GRUTA DELOURDES FRANCIA EN VIVO

SATÁN ENTRONIZADO EN EL TEMPLO SANTO" SE ARRODILLA ANTE HEREJES QUE ODIAN A LA MADRE DE DIOS



EN VIVO

SLIDERS

,

,

martes, 1 de septiembre de 2015

22 DE AGOSTO FIESTA DE NUESTRA SEÑORA REINA DE CIELO Y TIERRA, REINA DEL UNIVERSO. SOY LA REINA DEL CIELO Y DE LA TIERRA Y TODO, TODO LO QUE EXISTE, DIOS LO COLOCÓ DEBAJO DE MI IMPERIO., Y POR ESO, TODOS LOS ELEMENTOS, TODOS LOS SERES ANIMADOS E INANIMADOS, TODOS ESTÁN DEBAJO DE MI PODER.




  
Los demonios y ni todo el infierno conjurado podrá impedir la salvación de ustedes si Yo así bien la quiero: NUESTRA SEÑORA


Quiero que sepan cuánto vale la intercesión de la que fue remedio de sus culpas, dando en sus entrañas vida mortal al Inmortal: Dios Padre  a Sor María de Agreda.




Mensajes De Dios Al Mundo a través de su profeta: Marcos Tadeu


Jacareí, 23 de Agosto del 2015
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial: www.apparitionstv.com


Fiesta De Nuestra Señora

Reina De Cielo
y
Tierra
Reina Del Universo



MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Mis Amados Hijos, hoy, cuando conmemoran aquí Mi Fiesta de Reina del Cielo y de la Tierra, Reina del Universo, Yo vengo una vez más a decir a todos, a todos que Soy la Reina del Cielo y de la Tierra y todo, todo lo que existe, Dios lo colocó debajo de Mi Imperio.

Soy la Reina del Cielo y de la Tierra, y por eso, todos los elementos, todos los seres animados e inanimados, todos están debajo de Mi Poder.

Puedo hacer lo que quiero, puedo cambiar lo que quiero para la Gloria de Dios, puedo realizar los milagros y prodigios que Yo quiero para suscitar la fe, para convertir los pecadores y para traerlos de vuelta a Dios.

Fue lo que Yo hice en Lourdes, en Fátima, en Knock y en tantos lugares donde aparecí, también aquí.

 Los prodigios que Yo realicé y realizo en Mis Apariciones son todas pruebas, señales de Mi Poder, señales del Poder que Me dio la Santísima Trinidad para ayudar y salvar a Mis Hijos, para despertar la fe, para convertir los pecadores, para reconducir todas las almas al buen camino de Dios.

Si Soy la Reina del Cielo y de la Tierra y tengo todo este Poder, puedo salvar a quien Yo quiero, o sea, puedo ir a buscar al pecador que esté en el pecado que Yo quiero y reconducirlo incluso a través de los milagros al buen camino de la salvación para que verdaderamente llegue a Dios a través de una vida santa, de la conversión y sea salvo.

Sí, puedo salvar al pecador que Yo quiero y feliz del pecador que cae en “Mis Buenas Gracias” como decía Mi Hijito Marcos.

Este no tendrá nada que temer de su salvación porque si Yo Soy favorable a alguien ¿Quién podrá perder esta alma que Yo amo, que Yo defiendo, que Yo protejo, que Yo guio, que Yo alimento, que Yo conduzco, que Yo formo y por quien Soy favorable, y quiero su salvación encima de todo?

Por eso Mis Hijos, ustedes que Yo escogí para conocer Mis Mensajes, ustedes son esos Hijos que Yo amo, protejo, guardo, prefiero y que cayeron en Mis Buenas Gracias.

Yo Soy a favor de la salvación de ustedes y si Soy a favor de la salvación eterna de ustedes  ¿Quién podrá impedir esta salvación? ¡Oh no! Los demonios y ni todo el infierno conjurado podrá impedir la salvación de ustedes si Yo así bien la quiero.

Los únicos que pueden impedir la salvación de ustedes, son ustedes mismos. Porque Dios les dio el libre albedrío, la voluntad libre que Él respeta y Yo no puedo salvarles si ustedes no quisieren, si ustedes no obedecen Mis Mensajes con amor, si no rezan las Oraciones que Yo pedí, si ustedes no se dejan conducir y formar por Mí en el camino de la Santidad, no puedo hacer nada por la salvación de ustedes.

Por eso Mis Hijos, decídanse hoy mismo por Dios, por Mí, denme su “Sí” para que Yo pueda conducirles por el camino de la Santidad, de la Salvación, de la Gracia y del Amor Divino, de la Perfecta Caridad. Mi Llama de Amor es la Perfecta Caridad y es el Amor Divino en sumo grado.

Si ustedes Me abrieren hoy sus corazones, colocaré en ustedes Mi Llama de Amor, el Amor Divino, la Perfecta Caridad.  Y cuanto más ustedes vayan despreciando la voluntad de ustedes, cuanto más ustedes vayan renunciando a la voluntad de ustedes, a los deseos de la carne de ustedes para hacer Mis deseos y la Voluntad de Dios, más y más Mi Llama de Amor, la Perfecta Caridad crecerá en ustedes hasta la plenitud de Su fuerza.

Y entonces, ustedes serán aquellos Santos que Yo tanto deseé, que Yo tanto esperé y que profeticé a Mi Siervo Luis María de Montfort:

“Los Grandes Santos que deberían surgir en el fin de los tiempos, haciendo obras admirables de amor por Mí, por el Señor, para la salvación del mundo.”

Sean ustedes Mis Hijos estos Santos, abriendo sus corazones totalmente a Mi Llama de Amor.

Soy la Reina del Universo, someto a Mi Poder a los Ángeles, a los Santos, al sol, a la luna, las estrellas, los animales, la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay. Someto a Mi Poder hasta incluso a los propios demonios, hasta incluso Lucifer. Y de buen o de malo agrado, ellos tienen que curvarse delante de Mí y reconocerme Inmaculada, Santa, sin pecado y Señora de todo lo que existe.


Pero no puedo someterles a Mi Poder
ni al Poder de Dios si ustedes no lo quisieren.

Por eso Mis Hijos, entiendan que la libertad de ustedes es la mayor debilidad de ustedes. Porque ustedes no entregan la libertad y la voluntad de ustedes a Mí y a Dios, Satanás consigue tentarles y llevarles a cometer pecado, entristeciendo el Corazón de Mi Hijo y el Mío.

Por eso Mis Hijos, líbrense de esa debilidad, o sea, den la libertad de ustedes a Mi Hijo Jesús y a Mí. Entonces, ustedes serán más fuertes que el mundo, más fuertes que Satanás, más fuertes que la propia carne de ustedes y finalmente Mi Llama de Amor podrá ser transmitida, comunicada de Mi Corazón al corazón de ustedes. Y allí romperá poderosa en el corazón, en el alma y en la vida de ustedes, realizando las mayores maravillas que jamás fueron vistas desde que el Verbo se hizo carne.

Yo les amo con todo Mi Corazón y rezo para que ustedes Me den su libertad, Me den su voluntad para que así, Mi Llama de Amor pueda comenzar a trabajar, a actuar en ustedes sin ningún obstáculo de apego material, de pecado o de amor desordenado a la carne y a la voluntad personal de ustedes.

Yo rezo para que ustedes escojan la opción cierta:

Dar a Dios el “Sí”, darme a Mí el “Sí”, para que Yo pueda realizar en ustedes finalmente Mi Plan de Amor que ya fue arruinado y atrasado porque las almas no Me dan su “Sí”.

Continúen defendiendo Mis Apariciones en Medjugorje y aquí con todo amor y celo de ustedes.

Gracias al celo de ustedes, los enemigos no pudieron esparcir las mentiras de Satanás por mucho tiempo.

 Ustedes queden firmes defendiendo Medjugorje, Jacareí y todas Mis Apariciones.

Con la defensa, con el trabajo, el celo ardoroso de ustedes Mis Hijos, las mentiras de Satanás serán finalmente neutralizadas, aniquiladas y caerán por tierra sin poder y el río de aguas que él vomitó de su boca contra Mí para sumergirme, finalmente será tragado por la tierra, o sea, detenido por ustedes y Satanás no podrá destruir Mis Planes.

Continúen rezando el Santo Rosario todos los días y todas las Oraciones que Yo di a ustedes aquí. Cada vez que ustedes rezan el Rosario hay una gran alegría en el Cielo, los Ángeles cantan, los Santos tienen un nuevo gozo accidental, o sea, son tomados de un nuevo júbilo celestial por el Rosario que ustedes rezan.         

Las almas del purgatorio salen de allí en bandas luminosas muy grandes. Suben al Cielo cantando, felices para siempre, para ver a Dios cara a cara. Y muchas almas que están prisioneras de Satanás en el pecado en la tierra, son tocadas por la Gracia de Dios y se enamoran por el Señor.

Con sus Oraciones, con sus Rosarios, cada día Yo hago avanzar Mi Plan de Amor, ello no solo avanzará más porque ustedes rezan poco, porque son tan pocos los que rezan. Recen más y hagan que el número de personas que rezan aumente más, para que así, Mi Plan de Amor finalmente sea realizado y el mundo sea liberado de la acción de Satanás, de la guerra, de la maldad y de la violencia, por un milagro de amor de Mi Corazón Inmaculado.

A todos bendigo ahora con amor: de LOURDES… de KNOCK… y de JACAREÍ.”


























http://mensajesdediosalmundo.blogspot.mx/2015/08/yo-soy-la-mujer-vestida-de-sol-y-por-lo.html


















  






















Lean más la vida de los Santos y lean más Mi vida
que Yo revelé a Mi Hija Sor María de Ágreda
en la Mística Ciudad de Dios.

Allí en Mis ejemplos, en Mis Virtudes, ustedes entenderán
Cuál es la Santidad que Dios quiere de ustedes
y ustedes sabrán lo que deberán hacer.

María Reina
Jacareí, 22 de Agosto del 2015







¡Oh, cuántas lágrimas producen mis ojos y qué dolorosa admiración siente mi alma de ver que este divino prodigio no sea conocido, ni esta maravilla del Altísimo no sea manifiesta a todos los mortales!

 Mucho se conoce, pero ignorase mucho más, porque este libro sellado no ha sido abierto.

Suspensa quedo en el conocimiento de este tabernáculo de Dios

Sor María de Jesús de Agreda



Mensajes De Dios Al Mundo a través de la Venerable: Sor María de Jesús de Agreda



Vida de la Virgen María




Señaladamente un dia de estas festividades de María Santísima me dijo el Altísimo que tenia ocultos muchos sacramentos y beneficios que con esta divina señora, como Madre suya, había
obrado cuando era viadora entre los mortales, y que era su voluntad manifestarlos para que yo los escribiese como ella misma me enseñaría.

Y esta voluntad he conocido continuamente por espacio de diez anos que resistí en Su Majestad altísima, hasta que empecé la primera vez a escribir esta divina Historia.

Y confiriendo este cuidado con los santos príncipes y ángeles que el Todopoderoso había señalado para que me encaminasen en esta obra de escribir la Historia de nuestra Reina y manifestándoles mi turbación y aflicción de corazón, cuan tartamuda y enmudecida era mi lengua para tan ardua empresa,
me respondieron repetidas veces era voluntad del Altisimo que escribiese la Vida de su purísima Madre y Senora nuestra, Y especialmente un dia que yo les replique mucho, representando mi dificultad, imposibilidad y grandes temores, me dijeron estas
palabras:

Con razón, alma, te acobardas y turbas, dudas y reparas en causa que los mismos angeles lo hacemos, como insuficientes para declarar cosas tan altas y magnificas como el brazo poderoso obro en la Madre de piedad y nuestra Reina.

Pero advierte, carisima, que faltara el firmamento y la máquina de la tierra y todo lo que tiene ser dejara de tenerle, antes
que falte la palabra del Altísimo

 y muchas veces la tiene dada a sus criaturas y en su Iglesia se halla en las santas Escrituras que el obediente cantara victorias de sus enemigos (Prov., 21, 28) y no será reprensible en obedecer.

 Y cuando crio al primer hombre y le puso el precepto de obediencia que no comiese del árbol de la ciencia, entonces estableció esta virtud de la obediencia y jurando juro para mas asegurar al hombre; que el Señor suele hacerlo, como con
Abrahán cuando le prometió que de su linaje descendería el Mesías y se le daría con afirmación de juramento (Gen., 22 16).

Así lo hizo cuando crio al primer hombre asegurándole que el obediente no erraría, y también repitió este juramento (Lc., 1, 73) cuando mando que su Hijo santísimo muriese y aseguro a los mortales que quien obedeciese a este segundo Adán, imitándole en la obediencia con que restauro lo que el primero perdió por su
desobediencia, viviría para siempre y en sus obras no tendria parte el enemigo.

Advierte, María, que toda la obediencia se origina de Dios, como de principal y primera causa, y nosotros, los ángeles, obedecemos al poder de su divina diestra y a su rectísima voluntad, porque no podemos ir contra ella, ni la ignoramos, que vemos el ser inmutable del Altísimo cara a cara y conocemos es santa, pura y verdadera, rectísima y justa.

 Pues esta certidumbre, que los ángeles tenemos por la vista beatifica, tenéis los mortales respectivamente y segun el estado de viadores en que estais con aquellas palabras que dijo el mismo Señor de los prelados y superiores:

Quien a vosotros oye, a mi oye y quien a vosotros obedece, a mi obedece (Lc., 10,16).

Y en virtud de que se obedece por Dios, que es la principal causa y superior, le compete a su providencia poderosa el acierto de los obedientes cuan do lo que se manda no es materia pecable; y por todo esto lo asegura el Señor con juramento, y dejara de ser antes siendo esto imposible por ser Dios que falta su palabra (Mt., 24, 35).

Y asi como los hijos proceden de los padres y todos los vivientes de Adán, multiplicados en la posterioridad de su naturaleza, así proceden de Dios todos los prelados como de supremo Señor, por quien obedecemos a los superiores: la naturaleza humana a los prelados vivientes y la angélica a los de superior jerarquía de nuestra naturaleza, y unos y otros en ellos a Dios eterno. Pues
acuérdate, alma, que todos te han ordenado y mandado lo que dudas y si, queriendo tu obedecer, no conviniera, hiciera el Altísimo con tu pluma lo que con el obediente Abrahán cuando sacrificaba a su hijo Isaac, que nos mando a uno de sus espíritus angélicos detuviésemos el brazo y cuchillo; y no manda detengamos tu pluma, sino que con ligero vuelo la llevemos, oyendo a Su Majestad, y rigiéndote alumbremos tu entendimiento y te ayudemos.



9. Estas razones y doctrina me dieron en aquella ocasion mis santos ángeles y señores. Y en otras muchas, el principe san Miguel me ha declarado la misma voluntad y mandato del Altísimo y, por continuas ilustraciones, favores y enseñanzas de este
gran arcangel y principe celestial, he entendido magnificos misterios y sacramentos del Senor y de la Reina del cielo.

Porque este santo arcángel fue uno de los que la guardaban y asistian con los demás que, para su custodia, fueron diputados de todos los ordenes y jerarquías, como en su lugar dire (Cf. infra n.
202-207), y siendo justamente patrón y protector universal de la Iglesia Santa, por todo fue especialmente testigo y ministro fidelisimo de los misterios de la encarnacion y redencion; y asi lo
tengo muchas veces entendido de este santo arcangel, de cuya proteccion he recibido singulares beneficios en mis trabajos y peleas y me ha prometido asistirme y ensenarme en esta obra.




Un dia de la Presentacion de Maria Santisima en el templo me dijo Su Majestad:

Esposa mia, muchos misterios hay en mi Iglesia militante manifiestos de mi Madre y de los santos, pero muchos estan ocultos, y mas los interiores y secretos, que quiero manifestarlos y que tu los escribas como fueres enseñada, y en especial de Maria purisima.

Yo te los declarare y mostrare, que por los ocultos juicios de mi sabiduria los he tenido reservados, porque no era el tiempo conveniente ni portuno a mi providencia; ahora lo es, y mi voluntad que los escribas; obedece, alma.

En confianza, pues, de esta virtud grande de la obediencia, me determine en nombre del Altísimo y de la Reina, mi Señora, a rendir mi resistencia.

Y llamo grande a esta virtud, no solo porque ella ofrece a Dios lo mas noble de la criatura, que es la mente, dictamen y voluntad, en holocausto y sacrificio, pero tambien porque ninguna otra virtud asegura el acierto más que la obediencia, pues ya la criatura no obra por si, sino como instrumento de quien la gobierna y manda.

Ella aseguro a Abrahan (Gen., 21, 1ss) para que venciese la fuerza del amor y ley natural con Isaac; y si fue poderosa para esto,
y para que el sol y los cielos detuviesen su velocísimo movimiento (Jos., 10, 13), bien puede serlo para que se mueva la tierra; que si por obediencia se gobernara Oza (2 Sam., 6, 6-8), por ventura no fuera castigado por atrevido y temerario en tocar el arca.

Bien veo que yo, mas indigna, alargo la mano para tocar, no el arca muerta y figurativa de la antigua ley, pero el arca viva del Nuevo Testamento, donde se encerró el mana de la divinidad y el original de la gracia y su santa ley; pero si callo, temo ya con razón desobedecer a tantos mandatos y podre decir con Isaias:

No escribire como maestra sino como discipula, no para enseñar sino para aprender, que ya se han de callar por oficio las mujeres en la Iglesia santa (1 Cor., 14, 34) y oir a los maestros.


Un dia de la Purificacion de Nuestra Senora, despues de
haber recibido el santisimo sacramento, quise celebrar esta
santa festividad porque cumplia en ella años de profesion
con hacimiento de gracias y rendido corazon al Altisimo
que, sin merecerlo, me admitio por su esposa.

Vi a la Madre de Dios y de Piedad y me dijo:

Hija mia, aun no has sacado el fruto conveniente para tu alma
del arbol de la vida de mi Historia que has escrito, ni llegado a la medula de su sustancia; no has cogido harto de este mana escondido, ni has tenido la ultima disposicion de perfeccion que necesitabas, para que el Todopoderoso grabe e imprima respectivamente en tu alma mis virtudes y perfecciones.

Yo te he de dar la cualidad y adorno conveniente para lo que la divina diestra quiere obrar en ti; y le he pedido que por mi mano e intercesion, y de la abundantisima gracia que me ha comunicado, me de licencia para adornarte y componer tu alma, para que  vuelvas a escribir mi vida, sin atender a lo material de ella sino a lo formal y sustancial, habiendote pasivamente y sin
poner obice para recibir el corriente de la divina gracia que el Todopoderoso encamino a mí y que pase a ti la parte que la voluntad divina dispusiere; no la coartes ni limites por tu
poquedad e imperfecto proceder.

Luego conoci que la Madre de piedad me vestia una vestidura mas blanca que la nieve y resplandeciente que el sol; y despues me ciño con una cintura riquisima y dijo:

Esta es participada de mi pureza.Y pidió ciencia infusa al Señor para adornarme con ella, que sirviese de hermosisimos cabellos, y otras dadivas y preseas preciosas que, aunque yo veia eran grandes, conocía ignoraba su valor. Y despues de este adorno, me
dijo la divina Senora:

Trabaja fiel y diligente por imitarme y ser perfectisima hija mia, engendrada de mi espiritu, criada a mis pechos. Yo te doy mi bendicion, para que en mi nombre y con mi direccion y asistencia escribas segunda vez.

Toda esta Vida santisima, para mayor claridad, se reduce a tres partes o libros:

El primero será de lo que pertenece y toca a los quince años primeros de la Reina del cielo, desde su concepcion purisima hasta que en su virginal vientre tomo carne humana el Verbo eterno, y lo que en estos años obro el Altisimo con Maria Purisima;

La segunda parte comprende el misterio de la Encarnacion,
toda la vida de Cristo Nuestro Senor, su Pasion, Muerte y
Ascension a los Cielos, que fue lo que vivio la divina Reina con su Hijo Santisimo, y lo que hizo en este tiempo;

 La tercera parte sera lo restante de esta vida de la Madre de la gracia, despues que se quedo sola sin Cristo nuestro Redentor en el mundo, hasta que llego la hora de su feliz transito, asuncion y coronacion en los cielos por Emperatriz de ellos, para vivir eternamente como Hija del Padre, Madre del Hijo y Esposa del Espiritu Santo.

Estas tres partes divido en ocho libros, para que sean mas manuales y siempre objeto de mi entendimiento, estimulo de mi voluntad y mi meditacion de dia y noche.


El Altisimo y la Reina del Cielo repitieron nuevos mandatos para que obedeciese. Y esta segunda vez, fue tan copiosa la luz que del ser divino tuve, los beneficios que la diestra del Altisimo me comunico tan abundantes, encaminados a que mi pobre alma se renueve y vivifique en las enseñanzas de su divina Maestra, las doctrinas tan perfectas y los sacramentos tan encumbrados, que es forzoso hacer libro aparte y será perteneciente a la misma
Historia y su titulo:

Leyes de la esposa, apices de su casto amor y fruto cogido del arbol de la vida de Maria Santisima Senora nuestra.

Y con el favor divino empiezo a escribirla en ocho de diciembre de mil seiscientos y cincuenta y cinco, dia de la Purisima Inmaculada Concepcion .

ignare me laudare te, Virgo Sacrata. Da mihi virtutem
contra hostes tuos.



PRIMERA PARTE

De la vida de la Reina del Cielo, y lo que el Altisimo obro en esta Pura criatura desde su Inmaculada Concepcion hasta que en sus Virginales entrañas tomo carne humana el Verbo, y los favores que la hizo en estos primeros quince anos, y lo mucho que por si misma adquirio con la Divina gracia.

LIBRO I

CONTIENE LA PREDESTINACION DE MARIA SANTISIMA;
SU CONCEPCION INMACULADA; SU NACIMIENTO Y SUS
OCUPACIONES Y EJERCICIOS HASTA QUE FUE PRESENTADA EN EL TEMPLO.

CAPITULO 1


De dos particulares visiones que el Senor mostro a mi alma y otras inteligencias y misterios que me compelian a dejarme de lo terreno, levantando mi espiritu y habitación sobre la tierra.

Al fin de la escala vi al Señor de los señores y a la Reina de todo lo creado y mandaronme que por estos magníficos sacramentos le glorificase, alabase y ensalzase y que escribiese lo que de ellos entendiese.

 Puso me el excelso y eminente Señor en estas tablas, mejores que las de Moisés, ley que meditase y observase, escrita con su dedo poderoso (Ex., 31, 18), y movió mi voluntad, para que en su presencia se la manifestase a la purísima Reina, de que vencería mi resistencia y con su ayuda escribiría su Vida santísima, llevando atención a tres cosas:

 la primera, que se conozca la profunda reverencia que se debe a Dios eterno y como se ha de humillar mas la criatura y abatir, cuando su inmensa Majestad se humana mas con ella, y que el efecto de los mayores favores y beneficios ha de ser mayor temor, reverencia, atención y humildad;

 segunda, para que el linaje humano, olvidado de su remedio, advierta y conozca lo que debe a su Reina y Madre de piedad en las obras de la redención, el amor y reverencia que ella tuvo a Dios y el que debemos tener con esta gran Señora;

la tercera, que quien gobierna mi alma y todo el mundo, si fuere conveniente, conozcan mi poquedad y vileza y el mal
retorno que doy de lo que recibo.

A este mi deseo me respondió la Virgen Santísima:

Hija mía, el mundo está muy necesitado de esta doctrina,
porque no sabe, ni tiene debida reverencia al Señor Omnipotente; y por esta ignorancia, la audacia de los mortales provoca a la rectitud de su justicia para afligirlos y oprimirlos y están poseídos de su olvido y oscurecidos con sus tinieblas, sin saber buscar el remedio ni atinar con la luz; y esto les viene por faltarles el temor y reverencia que debían tener.

— Estos y otros avisos me dieron el Altísimo y la Reina para manifestarme su voluntad en esta obra.

 Y me pareció temeridad y poca caridad conmigo misma no admitir la doctrina y enseñanza que esta gran Senora ha prometido darme en el discurso de su santísima vida; y tampoco me pareció convenía dilatarlo para otro tiempo, porque el Altísimo me manifestó ser este el oportuno y conveniente y sobre ello me dijo estas palabras:

 Hija mía, cuando yo envié al mundo a mi Unigénito, estaba en el peor estado que había tenido desde el principio, fuera de los pocos que me servían; porque la naturaleza humana es tan imperfecta, que si no se reduce al gobierno interior de mi luz y al ejercicio de la enseñanza de mis ministros, sujetando su propio dictamen y siguiéndome a mi, que soy camino, verdad y vida (Jn., 14, 6), y guardando mis mandamientos sin perder mi amistad, dará luego en el profundo de las tinieblas y en innumerables miserias, de abismo en abismo, hasta llegar a la obstinacion en el pecado.

Desde la creación y el pecado del primer hombre hasta la ley que di a Moisés, se gobernaron según sus propias inclinaciones y cometieron grandes yerros y pecados.

 Y aunque, después de la ley, los hacían por no obedecerla y así fueron caminando y alejándose mas de la
verdad y luz y llegando al estado del sumo olvido, yo con
paternal amor envié la salud eterna y la medicina a la
naturaleza humana para remedio de sus enfermedades
incurables, con que justifique mi causa.

Y como entonces atendí al tiempo que mas resplandeciese esta misericordia, ahora quiero hacerles otra muy grande, porque es el tiempo oportuno de obrarla mientras llegue mi hora, en la cual hallara el mundo tantos cargos y tan sustanciados sus procesos, que conoceran la causa justa de mi indignacion; en ella manifestare mi enojo, justicia y equidad y cuan bien
justificada esta mi causa.

Y para mas hacerlo y porque es el tiempo en que el atributo de mi misericordia mas se ha de manifestar y en que quiero que mi amor no esté ocioso; ahora, cuando el mundo ha llegado a tan desdichado siglo, después que el Verbo encarno, y cuando los mortales están más descuidados de su bien y menos le buscan;

Cuando más cerca de acabarse el día de su transitoria vida, al poner del sol del tiempo, y cuando se llega la noche de la eternidad a los prescitos; cuando a los justos les nace el eterno día sin noche;

 Cuando de los mortales los más están en las tinieblas de su ignorancia y culpas, oprimiendo a los justos y burlando de los hijos de Dios;

Cuando mi ley santa y divina se desprecia por la inicua materia de estado, tan odiosa como enemiga de mi providencia;

Cuando menos obligado me tienen los malos; mirando a los justos que hay en este tiempo para ellos aceptable, quiero abrir a todos una puerta, para que por ella entren a mi misericordia, y darles una lucerna, para que se alumbren en las tinieblas de su ceguedad; quiero darles oportuno remedio, si de el se quieren valer, para venir a mi gracia; y serán muy dichosos los que le hallaren y bienaventurados los que conocieren su valor; ricos, los que encontraren con este tesoro; felices y muy sabios, los que con reverencia le escudriñaren y entendieren sus enigmas y sacramentos; quiero que sepan cuánto vale la intercesión de la que fue remedio de sus culpas, dando en sus entrañas vida mortal al Inmortal; quiero que tengan por espejo, donde vean sus ingratitudes, las obras maravillosas de mi poderoso brazo con esta pura criatura y mostrarles muchas que están ocultas por mis altos juicios, de las que hice con la Madre del Verbo.

En la primitiva Iglesia no los manifesté, porque son
misterios tan magníficos, que se detuvieran los fieles en
escudriñarlos y admirarlos, cuando era necesario que la ley de gracia y el evangelio se estableciese; y aunque todo fuera compatible, pero la ignorancia humana pudiera
padecer algunos recelos y dudas, cuando estaba tan en
sus principios la fe de la encarnación y redención y los
preceptos de la nueva ley evangélica; por esto dijo la
persona del Verbo humanado a sus discípulos en la última
cena:

Muchas cosas tenía que deciros, pero no estáis ahora dispuestos para recibirlas (Jn., 16, 12).

Habló en ellos a todo el mundo, que no ha estado dispuesto, hasta asentar la ley de gracia y la: fe del Hijo, para introducir los misterios y fe de la Madre; y ahora es mayor la necesidad y ella me obliga más que su disposición.
Y si me obligasen reverenciando, creyendo y conociendo las maravillas que en sí encierra la Madre de piedad, y si todos solicitas en su intercesión, tendría el mundo algún reparo, si de corazón lo hiciesen. Y no quiero dejar de ponerles delante esta mística ciudad de refugio; descríbela y dibújala, como tu cortedad alcanzare. Y no quiero que sea esta descripción y declaración de su vida opiniones ni contemplaciones, sino la verdad cierta.
Los que tienen oídos de oír, oigan, los que tienen sed, vengan a las cisternas disipadas (Je., 2, 13) los que quieren luz, síganla hasta el fin.

— Esto dice el Señor Dios omnipotente.

   Estas son las palabras que el Altísimo me dijo en la
ocasión que he referido; y del modo cómo recibo esta
doctrina y luz y cómo conozco al Señor, diré en el capítulo
siguiente, cumpliendo con la obediencia que me lo ordena,
y para dejar declarado en todos las inteligencias y
misericordias que de este género recibo y referiré adelante.























http://mensajesdediosalmundo.blogspot.mx/2015/08/yo-soy-la-mujer-vestida-de-sol-y-por-lo.html



























































LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO