SATÁN ENTRONIZADO EN EL TEMPLO SANTO" SE ARRODILLA ANTE HEREJES QUE ODIAN A LA MADRE DE DIOS



EN VIVO

SLIDERS

,

,

sábado, 7 de noviembre de 2015

LOS CINCO PRIMEROS SÁBADOS DE MES EN REPARACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA…… Y EL SÁBADO DÍA EN QUE ENTRÓ EN EL MUNDO LA PURA CRIATURA MÁS SANTA, PERFECTA Y AGRADABLE A LOS OJOS DE DIOS DE CUANTAS HA CREADO Y CREARÁ HASTA EL FIN DEL MUNDO NI POR SUS ETERNIDADES.



En Reparación
Al Inmaculado Corazón De María


El Papa San Pío X el 12 de Julio de 1905 emitió un decreto en el que alababa esta práctica y ofrecía indulgencias por ella.


"Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar.

Quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón"







Los Sábados son tradicionalmente dedicados a la Virgen.

 Desde muy antiguo la Santa Iglesia, a considerado el sábado un día dedicado a intensificar la devoción Cristiana a la Santísima Virgen, Madre de Dios y nuestra amantísima Madre. 







SOR LUCIA VIDENTE DE FÁTIMA




Lucia es la mayor de los videntes.

Entró en la vida religiosa con las hermanas Doroteas, con las que vivió en Pontevedra antes de entrar en la clausura Carmelita en Coimbra, Portugal.





Durante su vida religiosa, recibe apariciones en las cuales la Virgen Santísima le revela:

La petición de los Cinco Primeros Sábados de Reparación

La visión de la Trinidad con la petición de la consagración de Rusia

Lucía, vidente de Fátima, era postulante en el Convento de las Doroteas en Pontevedra, España cuando tiene una aparición de la Virgen sobre una nube de luz, con el Niño Jesús a su lado. La Santísima Virgen puso su mano sobre el hombro de Lucía, mientras en la otra sostenía su corazón rodeado de espinas.


 El Niño Jesús le dijo: 

"Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre. Está cercado de las espinas que los hombres ingratos le clavan a cada momento, y no hay nadie que haga un acto de reparación para sacárselas."

Inmediatamente dijo Nuestra Señora a Lucía:

"Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes
. Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del rosario con el fin de desagraviarme les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación"

Lucía le habló (a Jesús) de la confesión para los primeros sábados y preguntó si valía hacerla en los ocho días. Jesús contestó: 

"Sí; todavía con más tiempo, con tal que me reciban en estado de gracia y tengan intención de desagraviar al Inmaculado Corazón de María".





Los elementos principales de los 5 primeros sábados de reparación son:


1-confesión. Es esencial en el camino del arrepentimiento y la conversión.


2-Eucaristía: Recibir la Santa Comunión. El primer fruto de esta devoción es el culto a la Santa Eucaristía en sus tres aspectos: sacrificio, comunión y adoración. Acompañar al Santísimo Sacramento por quince minutos.


3-rezo del Rosario con dos aspectos: oración y meditación. Se rezan cinco misterios con la meditacion de los misterios.
La oración vocal del Rosario tiene siempre en su base un acto de meditación interior en los misterios de la vida, sufrimiento y gloria de nuestro Señor y de la Stma. Virgen. La jaculatoria que la Virgen pide que recemos después de cada misterio:

"Oh  Dios Mío,
Perdonad nuestros pecados,
Líbranos del fuego del infierno.
Lleva al Cielo a todas las almas
Especialmente a las más necesitadas
De vuestra Gran  Misericordia".Amén.


 


¿Por qué 5 Sábados?

Después de haber estado Lucía en oración, Nuestro Señor le reveló la razón de los 5 sábados de reparación:

  "Hija mía, la razón es sencilla: se trata de 5 clases de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María:

(Estas 5 Reparaciones las podemos hacer al inicio del Rosario o Mencionar una reparación en cada misterio)




1-  Ofensas y Blasfemias contra su Inmaculada Concepción. (En reparación de las ofensas y blasfemias contra su Inmaculada Concepción.)


2-  Contra su Virginidad Perpetua. (En reparación de las ofensas y blasfemias Contra su Virginidad Perpetua.)


3-  Contra su Divina Maternidad, rehusando al mismo tiempo reconocerla como Madre de los hombres. (En reparación de las ofensas y blasfemias Contra su Divina Maternidad y Rechazo a reconocerla como Madre de los hombres.)


4-  (En reparación) Contra los que procuran públicamente infundir en los corazones de los niños, indiferencia y desprecio y aún el odio hacia esta Dulce y Santa  Madre.


5-  Contra los que la ultrajan y profanan directamente en sus sagradas imágenes.”
 (En reparación por las profanaciones  Contra sus Santas Imágenes.)


"He aquí hija mía, porque ante este Inmaculado Corazón ultrajado, se movió mi misericordia a pedir esta pequeña reparación, y, en atención a Ella, a conceder el perdón a las almas que tuvieran la desgracia de ofender a mi Madre.

 En cuanto a ti procura incesantemente con tus oraciones y sacrificios moverme a misericordia para con esas almas".


 


DAR CLICK:






Revelado a la Venerable: Sor María de Jesús de Agreda

 Y el sábado, se hizo concepción, creando el Altísimo el alma de su Madre e infundiéndola en su cuerpo; con que entró en el mundo la pura criatura más santa, perfecta y agradable a sus ojos de cuantas ha creado y creará hasta el fin del mundo ni por sus eternidades.

En la correspondencia que tuvo esta obra con la que hizo Dios creando todo el resto del mundo en siete días, como lo refiere el Génesis (Gén., 1, 1-31; 2, 1-3), tuvo el Señor misteriosa atención, pues aquí sin duda descansó con la verdad de aquella figura, habiendo creado la suprema criatura de todas, dando con ella principio a la obra de la Encarnación del Verbo divino y a la Redención del linaje humano.


Y así fue para Dios este día como festivo y de pascua, y también para todas las criaturas.

Por este misterio de la Concepción de María Santísima ha ordenado el Espíritu Santo que el día del sábado fuese consagrado a la Virgen en la Santa Iglesia, como día en que se le hizo para ella el mayor beneficio, creando su alma santísima y uniéndola con su cuerpo, sin que resultase el pecado original ni efecto suyo.


 Y al instante de la creación e infusión del alma de María
Santísima, fue cuando la Beatísima Trinidad dijo aquellas palabras con mayor afecto de amor que cuando las
refiere Moisés (Gén., 1, 26):


Hagamos a María a Nuestra imagen y semejanza, a Nuestra verdadera Hija y Esposa para Madre del Unigénito de la sustancia del Padre.

Con la fuerza de esta divina palabra y del amor con que procedió de la boca del Omnipotente, fue creada e infundida en el cuerpo de María Santísima su alma dichosísima, llenándola al mismo instante de gracia y dones sobre los más altos serafines del cielo, sin haber instante en que se hallase desnuda ni privada de la luz, amistad y amor de su Creador, ni pudiese tocarle la mancha y oscuridad del pecado original, antes en perfectísima y suprema justicia a la que tuvieron Adán y Eva en su creación.

Fuele también concedido el uso de la razón perfectísimo y correspondiente a los dones de la gracia que recibía, no para estar sólo un instante ociosos, -mas para obrar admirables efectos de sumo agrado para su Hacedor.

En la inteligencia y luz de este gran misterio me confieso absorta y que mi corazón, por mi insuficiencia para explicarle, se convierte en afectos de admiración y alabanza, porque mi lengua enmudece.

Miro la verdadera arca del testamento, fabricada y enriquecida y colocada en el templo de una madre estéril con más gloria que la figurativa en casa de Obededón (Sam., 6, 11) y de David y en el templo de Salomón (3 Re.,8, 1ss); veo formado el altar en el Sancta Sanctorum ( Ib.,6), donde se ha de ofrecer el primer sacrificio que ha de vencer y aplacar a Dios; y veo salir de su orden a la naturaleza para ser ordenada y que se establecen nuevas leyes contra el pecado, no guardando las comunes, ni de la culpa, ni de la naturaleza, ni de la misma gracia, y que se comienzan a formar otra nueva tierra y cielos nuevos (Is., 65, 17), siendo el primero el vientre de una humildísima mujer, a quien atiende la Santísima Trinidad y asisten innumerables cortesanos del antiguo cielo y se destinan mil Ángeles para hacer custodia del tesoro de un cuerpecito animado de la cantidad de una abejita.

Y en esta nueva creación se oyó resonar con mayor fuerza aquella voz de su Hacedor que, de la obra de su omnipotencia agradado, dice que es muy buena (Gén., 1,31).

Llegue con humildad piadosa la flaqueza humana a esta maravilla y confiese la grandeza del Criador y agradezca el nuevo beneficio concedido a todo el linaje humano en su Reparadora.


¡Oh dichosísima mujer, llámente bienaventurada
 y alábente todas las naciones y generaciones del orbe!




Reparación Sabatina
En Honra Del Corazón
 De María

Para fomentar más la devoción al Corazón de María, se agrega este piadoso Ejercicio, muy propio para los Primeros Sábados de mes, enriquecido con indulgencia plenaria.

Oración

¡Oh Inmaculado Corazón de María,
traspasado de dolor por las injurias
Con que los pecadores ultrajan vuestro santísimo Nombre
y vuestras excelsas prerrogativas!

Aquí tenéis postrado a vuestros pies,
un indigno hijo vuestro,
que, agobiado por el peso de sus propias culpas,
viene arrepentido y lloroso,
y con ánimo de resarcir las injurias que,
a modo de penetrantes flechas dirigen contra Vos
hombres insolentes y malvados.

Deseo reparar con este acto de amor y rendimiento,
Que hago delante de vuestro amantísimo Corazón,
Todas las blasfemias que se lanzan contra vuestro augusto Nombre,
Todos los agravios que se infieren
a vuestras excelsas prerrogativas
y todas las ingratitudes con que los hombres corresponden a vuestro maternal amor e inagotable misericordia.

Aceptad, oh Corazón Inmaculado
Esta pequeña demostración de mi filial cariño
y justo reconocimiento, junto con el firme propósito
Que hago de seros fiel en adelante,
De salir por vuestra honra cuando la vea ultrajada
y de propagar vuestro culto y vuestras glorias.

Concededme, oh Corazón amabilísimo,
Que viva y crezca incesantemente en vuestro santo amor,
Hasta verlo consumado en la gloria. Amén.






Pídanse las gracias que se desean conseguir por intercesión del Inmaculado Corazón de María.
Para obtener las gracias que hemos pedido, haremos las siguientes:


DEPRECACIONES


I.- Os venero, amabilísimo Corazón de María, que ardéis continuamente en vivas llamas de amor divino; por él suplico, Madre mía amorosísima, abraséis mi tibio corazón en ese divino fuego en que estáis toda inflamada.

Rezar Avemaría y Gloria.

II.- Os venero, purísimo Corazón de María, de quien brota la hermosa azucena de virginal pureza. Por ella os pido, Madre mía inmaculada, purifiquéis mi impuro corazón, infundiendo en él la pureza y castidad.

Rezar Avemaría y Gloria.

III.- Os venero, afligidísimo Corazón de María, traspasado con la espada de dolor por la pasión y muerte de vuestro querido Hijo Jesús, y por las ofensas que de continuo se hacen a su divina Majestad; dignaos, Madre mía dolorida, penetrar mi duro corazón con un vivo dolor de mis pecados y con el más amargo sentimiento de los ultrajes e injurias, que está recibiendo de los pecadores el divino Corazón de mi adorable Redentor.

Rezar Avemaría y Gloria.

Jaculatorias

¡Oh Corazón Inmaculado de María,
compadeceos de nosotros!

¡Refugio de pecadores, rogad por nosotros!
¡Oh dulce Corazón de María, sed la salvación mía!


Un Padrenuestro a intención del Sumo Pontífice.


 


Para meditar cada primer sábado de mes los 15 minutos en los misterios del Rosario -como nos pide la Virgen-, podemos hacerlo con las siguientes reflexiones del P. Claret:

MISTERIOS DE GOZO

1.- Encarnación. Mira, alma cristiana, qué humildad tan grande te enseña el Señor: siendo Dios se hace hombre, carga con todas las miserias humanas, se sujeta a todas las penalidades. Vistió con humildad, nunca con lujo; comió humildemente; huyó los honores; nunca se alabó; todas las alabanzas las dirigía a su Padre celestial. Aprende de Jesús a ser manso y humilde de corazón... Haz como la Santísima Virgen, que no obstante de ser sublimada a la dignidad casi infinita de Madre de Dios, se llama y se tiene por esclava, y es la que mejor ha imitado la humildad y mansedumbre de Jesús.

2.- Visitación. Alma cristiana, imita a María en las visitas que hagas, no murmures ni pierdas en ellas el tiempo; edifica con el buen ejemplo, y ejercer la caridad con los padres e hijos de la casa. Si los que visitas son pobres, socórrelos con lo que puedas; y en lo que no alcances, súplelo con las buenas palabras, consejos y oraciones, pues que no sólo de pan vive el hombre... Y debes saber que todo el bien que hagas a tus prójimos, el Señor en el día del juicio te lo elogiará y te lo premiará como si lo hubieras hecho a Él mismo.

3.- Nacimiento. Contempla, alma cristiana, al pobreza de Jesús; siendo riquísimo, y dueño del cielo y de la tierra, se priva de todo, y para que aun le falten las pequeñas comodidades que podría haber tenido en la casa de Nazaret, quiere nacer en Belén... Es preciso que nazca en una cueva desabrigada y falta de todo alivio, en una noche de invierno, sin lumbre ni abrigo alguno. Aprende de la Sagrada Familia a no quejarte cuando te veas despreciado; no te desconsueles cuando te veas sin recurso de ninguna especie... Piensa que así se halló Jesús; dale gracias porque te hace participante de sus penas, esperando que un día serás compañera de sus glorias. Si posees riquezas, no tengas pegado a ellas tu corazón: socorre con ellas a los pobrecitos, ya que por esto el Señor te las ha confiado.

4.- Presentación. Para enseñarnos la obediencia a las santas leyes de la Religión se sujetan a ellas el Hijo y la Madre Virgen. Alma cristiana, aprende de Jesús y de María a obedecer las santas disposiciones y leyes de la Iglesia; guarda sus mandamientos, oye misa, confiesa, comulga... Jesucristo y María, pudiéndose excusar de aquellas leyes antiguas, no se excusan, las cumplen puntualmente, y tú buscas excusas en donde no las hay, dejándote engañar por la pereza, por la soberbia, por los respetos humanos y por la irreligión.

5.- El Niño Perdido. Sin culpa la Virgen y San José perdieron a Jesús; al instante le buscaron, y no reposaron hasta que le hallaron. Alma cristiana, aprende de María y de José la diligencia que has de tener en buscar a Jesús cuando le hayas perdido por el pecado... ¡Oh, si supieras que el perder la gracia de Jesús es mayor pérdida que si perdieras todas las riquezas del mundo! ¡Ah, si reflexionaras que además has perdido las riquezas del cielo, y te has hecho merecedor del infierno! ¡Ah, cómo llorarías, cómo buscarías a Jesús con la solicitud de José y de María!... Tú también lo hallarás en el templo; sí, en el templo lo hallarás, recibiendo bien los santos sacramentos de penitencia y comunión.



MISTERIOS DE DOLOR

1.- Oración del Huerto. Mira, alma cristiana, a Jesús, puesto en la mayor tristeza, congoja y agonía; compadécete de Él, pregúntale cuál es la causa de tan grande pena, y te responderá que son tus pecados, y las penas que por ellos tienes merecidas; y queriendo Él pagar por ti, se ve agobiado por lo mucho que ve ha de sufrir; además, le aumenta la pena el saber tu poca gratitud y mala correspondencia. Detente, alma cristiana; compadécete de Jesús, arrepiéntete de tus pecados, al ver que con ellos has ofendido a un Dios tan bueno; trabaja para tu salvación y haz que en ti no se malogren las penas de tu divino Redentor.

2.- Flagelación. Jesús es inocente, y no obstante, le están azotando; es inocente, no tiene delitos propios, pero ha cargado con los tuyos; por ellos es tan cruelmente azotado... Yo soy el criminal, yo soy el que merezco esos azotes; haré penitencia todos los días de mi vida en remisión de mis pecados.

3.- Coronación de espinas. Admira, alma cristiana, la paciencia de Jesús en sufrir una corona tan dolorosa... Compadécete de Jesús, adórale por tu verdadero rey, guarda sus santas leyes, imita sus virtudes de paciencia, sufrimiento, y por lo tanto, cuando te veas perseguido, burlado, despreciado y calumniado, súfrelo con paciencia como Jesús, y de esta manera conseguirás la corona de la gloria.

4.- Cruz a cuestas. Alma cristiana, en la persona del enfermo, o del afligido con la cruz de los trabajos y penas, has de mirar la persona de Jesús, y con la reflexión imita a las hijas de Jerusalén; compadécete de Él; imita a la Verónica, enjúgale al pobre paciente, enjúgale sus lágrimas y sudores con las tocas de la caridad. Imita, además, a Simón de Cirene; ayúdale a llevar la cruz. Acompáñale como María Santísima, y no le desampares jamás hasta la muerte. ¡Oh, qué mérito tan grande contraerás para la gloria del Cielo!

5.- Crucifixión. Sabe, oh alma cristiana, que nadie tiene mayor amor que el que da la vida por el amado: pues Jesús la ha dado por ti; mira si te ama; amor con amor debe pagarse: ámale de veras. Le amarás si guardas sus mandamientos, y si recibes bien y con frecuencia los santos sacramentos... Imita a Nicodemo y a José de Arimatea, que desclavaron de la cruz a Jesús; esto harás tú cuando recibas el sacramento de la penitencia. Dice San Pablo que el que peca, vuelve a crucificar a Jesús; luego el que se confiesa, lo desclava. Mas José de Arimatea le dio su sepulcro para sepultarlo; tú le darás tu corazón, en el que le colocarás y tendrás por medio de la comunión, con los aromas de las virtudes de la fe, esperanza, caridad y humildad.




MISTERIOS DE GLORIA


1.- Resurrección. Mira, alma cristiana, cuán desfigurado estaba Jesús en el sepulcro, muerto y amortajado; pero tan pronto como resucita, deja mortaja y sudario en el sepulcro y sale triunfante y glorioso, sin jamás volver a morir. ¡Qué felicidad! ¡qué hermosura! Los cristianos que reciben los santos sacramentos de penitencia y comunión con buena disposición, resucitan a la vida espiritual, cambiando la fealdad del pecado con la hermosura de la gracia. Así, alma cristiana, resucita de veras como Jesús, y deja todas las ocasiones de pecar... y te salvarás.


2.- Ascensión. Alma cristiana, piensa que no eres creada para la tierra, sino para el cielo; el cielo es tu patria; allí tienes a tu Padre, que es Dios; a tu Madre, que es María santísima; a tus hermanos, amigos y compañeros, que son los ángeles y santos. Tú eres sobre la tierra un peregrino, un viajero que siempre debes suspirar por terminar pronto y felizmente tu viaje y llegar a tu patria... Es este mundo un verdadero destierro y un triste valle de lágrimas. Ama a Dios de veras, desea con vivas ansias ir al cielo, prepárate con acopio de buenas obras, y está siempre dispuesto para partir, y el Señor, a no tardar, te llevará a la gloria, en donde serás feliz por toda la eternidad.


3.- El Espíritu Santo. A la venida del Espíritu Santo los apóstoles quedaron llenos de la gracia que les dio... He aquí lo que debes hacer tú, alma cristiana: a todos se comunica la gracia, a unos de un modo, a otros de otro; lo que importa es ser siervo bueno y fiel, no tener escondido el talento, negociar con él hasta que venga el Señor y pedirnos cuenta y a darnos el premio; y tanto mayor será la paga que se nos dará, cuanto haya sido más profunda nuestra humildad, más constante nuestro trabajo y más heroica nuestra paciencia.


4.- Asunción. Alma cristiana, imita a María santísima, sé fiel a la gracia, camina siempre a la perfección, nunca digas basta, ni vuelvas atrás por el pecado; siempre has de perseverar y seguir adelante en el camino de la virtud; no te espantes por tropiezos, no te arredres por enemigos, no te detengas por respetos humanos. Todos los días oye misa, si puedes; reza el rosario, lee algún libro bueno, anda siempre en la presencia de Dios, y ofrécele todas tus obras o sufrimientos... y si en este bien obrar eres perseverante hasta el fin, tendrás una buena y feliz muerte, y después la corona de la gloria, que tanto debes desear.


5.- Coronación de María. Alma cristiana, levanta la vista de la consideración; fíjala en aquel trono de majestad y grandeza colocado a la derecha del Rey: allí está sentada María, y coronada por Reina y emperatriz de cielos y tierra, y abogada de pecadores... No se dispensa gracia alguna que no pase por sus manos: a Ella se le ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Esa Señora tan poderosa es tu Madre la más tierna y cariñosa; confía en Ella, acude a Ella en todas tus necesidades, ámala con fervor, sírvela con fidelidad, obséquiala con devoción. Te doy palabra que si eres devoto verdadero de María, y eres perseverante en su devoción, alcanzarás en este mundo todas las gracias que necesitas, y en el otro la eterna gloria, que tanto te deseo. Amén.





Visión De La Santísima Trinidad
Y
Petición de la consagración de Rusia


En Junio del 1929, Lucía estaba ya con las religiosas, Hijas Doroteas, y describe esta aparición así:

Pontevedra"...de repente toda la Capilla del convento se alumbro de una luz sobrenatural, y una Cruz de luz apareció sobre el altar, llegando hasta el techo.

En la claridad de la parte superior se podía ver la cara de un hombre y su cuerpo hasta la cintura.
En el pecho había una paloma de luz, y clavado en la Cruz había el cuerpo de otro hombre.

Por encima de la cintura, suspendidos en el aire, podía ver un cáliz y una gran Hostia, en la cual caían gotas de sangre del rostro de Jesús crucificado y de la llaga de su costado.
Estas gotas, escurriendo en la Hostia, caían en el cáliz.

Debajo del brazo derecho de la cruz estaba Nuestra Señora.

Era Nuestra Señora de Fátima, con su corazón Inmaculado en su mano izquierda, sin espada ni rosas, pero con una corona de espinas y llamas.

Debajo del brazo izquierdo de la Cruz, grandes letras, como si fuesen de agua cristalina, que corrían sobre el Altar formando estas palabras:

"Gracia y Misericordia".


"Entendí que era el Misterio de la Sta. Trinidad que se me enseñó, y yo recibí luces acerca de este misterio, que no se me permite revelar".




 La Virgen le dijo:

"Ha venido el momento en que Dios pide al Santo Padre que en unión con todos los obispos del mundo haga la consagración de Rusia a mi Corazón, prometiendo salvarla por este medio".

Prevenía la difusión de sus errores y se adelantaba su conversión."

 

Dic.1940 -Lucía recibe permiso para escribir al Santo Padre Pío XII, pidiéndole esta consagración.

Oct. 1942 -Papa Pío XII consagra al mundo con mención especial de Rusia.

Julio 1952 -Consagración especial solo de Rusia.

-1965 -Papa Pablo VI también consagra a Rusia.

1982 -Papa Juan Pablo II consagra el mundo al Corazón Inmaculado.
1984 -Papa Juan Pablo II, Roma, ante la imagen de la Virgen, consagra el mundo colegialmente (con obispos).


2000 -Año Jubilar, El Papa Juan Pablo II consagra colegialmente (con obispos) el mundo y el III milenio al Inmaculado Corazón el 8 de Octubre, durante el jubileo de los obispos. En la víspera el Papa guía la oración de un rosario mundial.



A pesar de que esta consagración ya ha sido hecha varias veces por diferentes papas la Santísima Virgen ha manifestado a través de diferentes profetas y videntes que la consagración no ha sido aceptada.

Y es que esta consagración debe ser hecha EN UNIÓN CON TODOS LOS OBISPOS DEL MUNDO, y pues HASTA EL DÍA DE HOY no se ha logrado.

Y aún más todavía….. hay pruebas de que otra monja usurpó a Sor Lucia ., ya que ella falleció enclaustrada sin permitirle hablar con nadie., Por eso hay declaraciones de esta falsa Lucia diciendo que la consagración ya ha sido aceptada., lo cual comprobaremos por el desarrollo de los acontecimientos.




SOR LUCIA VIDENTE DE FÁTIMA







LA FALSA VIDENTE
(t) 13 de Febrero de 2005.
























































Proyección de cómo la hermana Lucía de la década de 1940 se vería al final de su vida, a la derecha .
En la segunda fila, una foto conocida de la madre de Sor Lucía












Proyección de cómo la Sor Lucía presentada por el Vaticano desde 1960 en adelante, se veía en su niñez, de acuerdo con el servicio de regresión de edad.




























En 1948 A los 41 años entró en la clausura de las carmelitas sometida a un aislamiento férreo por orden superior.
Esto continuó por largos años. La Última Entrevista Pública que la Hermana Sor Lucía dio fue al P. Agustin Fuentes en 1957.


En 1960 la impostora Sor Lucía es presentada por el Vaticano.

La primera aparición pública fue 10 años después en 1967 con la visita de Pablo VI a Fátima,  50 años después de las apariciones.


La extrovertida Sor Lucía de la década de 1960, que comenzó a aparecer en eventos públicos y para posar con los Papas. 

Este nueva sor Lucía mostraba un rostro cuadrado, alegre y robusto - muy diferente del rostro ovalado , triste y pálido de la sor Lucía que habló con el padre Fuentes - fue vista con mayor regularidad en 1982, después de la visita de Juan Pablo II a Fátima.









La Última Entrevista Pública que la Hermana Sor Lucía dio fue al P. Agustin Fuentes en 1957.


El Padre Agustín Fuentes y Sor Lucía en 1957.


En esa entrevista la Hermana Lucía dijo que la Virgen le dijo: 

“Lo último que Dios dará al mundo para su salvación son el Santo Rosario y mi Inmaculado Corazón”

Estas afirmaciones de la entrevista de la Hermana Lucía con el Padre Fuentes aparecen en una traducción italiana fidedigna que el Hermano Michel anota en el tercer libro de su trilogía TOUTE LA VÉRITÉ SUR FATIMA (Todo la verdad sobre Fátima) nota 1 página 337.


“El diablo quiere tomar posisión de las almas consagradas. El trata de corromperlas para adormecer las almas de los laicos y llevarlas así a la impenitencia final. El emplea todas las tretas, aún yendo tan lejos como sugerir la demora en el ingreso a la vida religiosa.


“Resultado de esto es la esterilidad de la vida interior, y entre los laicos frialdad en materia de renunciar a los placeres y su total dedicación a Dios”.

“Dígales también, Padre, que mis primos Francisco y Jacinta se sacrificaron porque vieron siempre a la Santísima Virgen muy triste en todas sus apariciones. Nunca se sonrió con nosotros, y esa tristeza y angustia que notábamos en la Santísima Virgen, a causa de las ofensas a Dios y de los castigos que amenazaban a los pecadores, nos llegaban al alma; y no sabíamos qué idear para encontrar en nuestra imaginación infantil medios para hacer oración y sacrificio (...).”

Lo segundo que santificó a los niños fue la visión del infierno.


“Padre, la Santísima Virgen no me dijo que nos encontramos en los últimos tiempos del mundo, pero me lo dio a demostrar por tres motivos.

El primero, porque me dijo que el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen y una batalla decisiva es una batalla final, en donde se va a saber de qué partido es la victoria, de qué partido es la derrota. Así que ahora, o somos de Dios, o somos del demonio; no hay término medio.”



La segunda razón: “Lo segundo, porque (la Santísima Virgen) me dijo, tanto a mis primos como a mí, que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo; el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María; y , al ser los últimos remedios, quiere decir que son los últimos, que ya no va a haber otros”.




La tercera razón: “porque siempre en los planos de la Divina Providencia, cuando Dios va a castigar al mundo, agota antes todos los demás medios; y cuando ha visto que el mundo no le ha hecho caso a ninguno de ellos, entonces, como si dijéramos a nuestro modo imperfecto de hablar, nos presenta con cierto temor el último medio de salvación, Su Santísima Madre. Porque si despreciamos y rechazamos este último medio, ya no tendremos perdón del cielo; porque hemos cometido un pecado, que en el Evangelio suele llamarse pecado contra el Espíritu Santo.



“Este pecado consiste en rechazar abiertamente, con todo conocimiento y voluntad, la salvación que se presenta en las manos; y también porque Nuestro Señor es muy buen Hijo; y no permite que ofendamos y despreciemos a Su Santísima Madre, teniendo como testimonio patente la historia de varios siglos de la Iglesia que con ejemplos terribles nos indica cómo Nuestro Señor siempre ha salido en defensa del honor de Su Santísima Madre.”




“Me decía Sor Lucía ”, afirma el Padre Fuentes, “Dos son los medios para salvar al mundo ... la oración y el sacrificio”



Y el Escapulario Marrón de Nuestra Señora del Carmen que la Santísima Virgen sostenía en su mano el 13 de Octubre, en la última aparición a los tres niños. Ella quiere que todos nosotros usemos el Escapulario del Monte Carmelo, como explicó la Hermana Lucía. Ella explicó que el Rosario y el Escapulario van juntos.




En 1251 Ella se apareció a San Simón Stock y le dijo, “Lleva mi Escapulario. Será un signo de salvación y de protección en el peligro y una prenda de paz. Quienquiera que muriera usando este Escapulario no sufrirá el fuego eterno”. Todos los Papas desde el año 1280 han usado el Escapulario de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

El Escapulario es una versión acortada del manto carmelita. Del manto de Elías se ha escrito en la Sagrada Escritura. Elías, cuando quiso cruzar el Jordán, se quitó el manto, tocó el río y lo cruzó sin mojar sus pies. Cuando Elías fue ascendido al Cielo y su profeta sucesor le pidió su poder, el dijo “Si te dejo mi manto, sabe que has recibido mi autoridad profética”. Y cuando el carro encendido separó a Elías y a Eliseo, entonces el manto de Elías fue dejado para Eliseo.

El manto es, por consiguiente el símbolo de Elías. ¿Por qué de Elías? Elias fue el que rogó para que hubiera una sequía. Elías, como todos los profetas, supongo, tuvo el problema de llamar la atención de la gente. Y así, al poco rato, cuando él no pudo llamar la atención de la gente de otra manera, pidió a Dios que parara la lluvia que estaba cayendo. Así, por tres años y medio no hubo lluvia. ¡Elías lo había logrado; él finalmente atrajo su atención!

Elías pidió luego a Dios que volviera la lluvia. Después de todo, la gente estaba hambrienta. El estaba en el Monte Carmelo. El tenía a su ayudante con él y pidió la lluvia. Y él envió a su ayudante desde la cumbre del Monte Carmelo hasta el mar. El hombre subió a la montaña y dijo “no hay lluvia”. Elías pidió una segunda vez y una tercera vez, y aún una cuarta y una quinta y una sexta vez. Cada vez él hizo bajar al hombre de la montaña, y cada vez el hombre volvió a subir la montaña con el mismo mensaje, “no hay lluvia”.

Entonces Elías pidió a Dios una séptima vez que enviara lluvia. Su ayudante bajó la ladera de la montaña, fue al mar, y percibió, saliendo del agua salada del mar una pequeña nube. Era del tamaño de un pie. Esa nube creció y creció y creció hasta que cubrió toda la tierra de Israel. El hombre subió corriendo la montaña intentando contarle a Elías de la lluvia. La nube estaba allí ante el hombre. Pero Elías comprendió algo sobre esta nube.

Aparte de contestar a su pedido, él comprendió que esa nube simbolizaba a la Santísima Virgen María, porque era del tamaño de un pié. Esto simbolizó el pié que aplastará la cabeza de la serpiente, el pié de la mujer prometido por Dios en el Génesis 3:15. Es por eso que Elías fundó un grupo de eremitas para vivir en el Monte Carmelo, para preparar la venida del Salvador y de Su Madre. Ese grupo de eremitas continuó en el Monte Carmelo por siglos y se convirtió en la Orden Carmelita de nuestros tiempos presentes.

San Buenaventura nos dice que hay otra razón por la cual la nube representa a la Santísima Virgen. La nube era de agua dulce pero vino del agua salada del mar. De la humanidad pecaminosa, representada por esta agua salada de mar, viene la Unica, como fue llamada la Virgen, la Inmaculada Concepción.

Otros Doctores de la Iglesia han discernido una tercera razón para ver a Nuestra Señora prefigurada por esa misma nube. Fue de una nube que vino la lluvia. Y el agua representa simbólicamente la gracia. Todas las gracias que vienen a la humanidad vienen a través de la Santísima Virgen María, vienen a través de Nuestra Señora, quien es la Mediadora de todas la Gracias.


Siglos más tarde, Nuestra Señora se apareció al Superior General de los Frailes Carmelitas, quienes fueron los sucesores de los Eremitas del Monte Carmelo. Ella prometió que si ellos usaban el Escapulario – El Escapulario, dicho sea de paso, usado sobre los hombros, de frente y de espaldas, como un manto- lo pone a usted simbólicamente bajo Su protección, bajo Su manto.





DAR CLICK EN LOS ENLACES




El momento ha llegado para que la verdad sea revelada, a un mundo que está lleno de mentiras.

JESÚS: Hija Mía, el último secreto de Fátima, no fue dado al mundo, porque éste  revelaba la verdad de la secta maligna de Satanás entrando al Vaticano.
La última parte del secreto no ha sido revelada, con el fin de proteger a la perversa secta que entró al Vaticano, en gran número, desde las apariciones de Mi Madre en el santuario de Fátima.


Mi hija Lucía fue silenciada por los poderes que controlan parte del Vaticano, sobre los cuales Mis pobres y amados Papas tienen poco control.




Mi tercer secreto, que Yo revelé a los tres niños a quienes me aparecí y que hasta ahora no os ha sido revelado, será manifestado a todos por el mismo desarrollo de los acontecimientos.

La Iglesia conocerá la hora de su mayor apostasía, el hombre de iniquidad se introducirá en el interior de ella y se sentará en el mismo Templo de Dios, mientras el pequeño resto que permanecerá fiel será sometido a las mayores pruebas y persecuciones.

La humanidad vivirá el momento de su gran castigo, será de este modo preparada para recibir al Señor Jesús, que volverá a vosotros en gloria.
 Mensaje de la Santísima Virgen al Padre Gobbi, del Movimiento Sacerdotal Mariano: Fátima (Portugal), 13 de mayo de 1990.














LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO