EN VIVO

SATÁN ENTRONIZADO EN EL TEMPLO SANTO" SE ARRODILLA ANTE HEREJES QUE ODIAN A LA MADRE DE DIOS



SLIDERS

,

,

viernes, 3 de junio de 2016

JUNIO MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS







Sagrado Corazón De Jesús


Verónica - Él toca a un lado de su capa y la abre, Y hay un enorme corazón rojo en su pecho.






La Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús se celebra el viernes posterior al segundo domingo de Pentecostés.



La devoción al Corazón de Jesús ha existido desde los primeros tiempos de la Iglesia, desde que se meditaba en el costado y el
Corazón abierto de Jesús, de donde salió sangre y agua. De ese Corazón nació la Iglesia y por ese Corazón se abrieron las puertas del Cielo.


La Santa Iglesia Católica dedica todo el mes de junio al Sagrado Corazón de Jesús, con la finalidad de que los católicos lo veneremos, lo honremos y lo imitemos de una manera especial en estos 30 días.

Santa Margarita María de Alacoque era una religiosa de la Orden de la Visitación. Tenía un gran amor por Jesús. Y Jesús tuvo un amor especial por ella.

Se le apareció en varias ocasiones para decirle lo mucho que la amaba a ella y a todos los hombres y lo mucho que le dolía a su Corazón que los hombres se alejaran de Él por el pecado.




La devoción de la HORA SANTA tuvo su origen en la oración que Jesús hizo en Getsemaní, la víspera de su muerte en la noche del Jueves al Viernes Santo.

Su institución se debe a Nuestro Señor mismo, que la pidió a su fiel sierva Santa Margarita María de Alacoque, en estos términos:

 “Todas las noches del Jueves al Viernes, te haré participante de aquella mortal tristeza que quise sentir en el huerto de las Olivas...







Y para acompañarme en la humilde oración que presenté entonces a mi Padre; te levantarás entre once y doce de la noche; y prosternada, pegando el rostro con la tierra, procuraras no solo aplacar la ira divina pidiendo la gracia para los pecadores, sino también endulzar de alguna manera la amargura que sentí por el abandono de mis Apóstoles, a quienes reprendí por no haber podido velar una hora conmigo”.




JESÚS: "Mira este corazón mío, que a pesar de consumirse en amor abrasador por los hombres, no recibe de los cristianos otra cosa que sacrilegio, desprecio, indiferencia e ingratitud, aún en el mismo sacramento de mi amor. Pero lo que traspasa mi Corazón más desgarradamente es que estos insultos los recibo de personas consagradas especialmente a mi servicio."








Durante estas visitas a su alma, Jesús le pidió que nos enseñara a quererlo más, a tenerle devoción, a rezar y, sobre todo, a tener un buen comportamiento para que su Corazón no sufra más con nuestros pecados.

He aquí las promesas que hizo Jesús a Santa Margarita, y por medio de ella a todos los devotos de su Sagrado Corazón:

Las promesas del Sagrado Corazón de Jesús:

NOTA: Para obtener estas promesas se debe uno consagrar al sagrado corazón de Jesús.


1.       A las almas consagradas a mi Corazón Les daré todas las
         gracias necesarias a su estado (casado(a) soltero(a),
         viudo(a)+  o consagrado(a) a Dios).

2.      Pondré paz en sus familias.

3.      Los consolaré en todas las aflicciones.

4.      Seré su refugio durante la vida y, sobre todo,                       
          a la hora de la muerte.

5.      Bendeciré abundantemente sus empresas.

6.      Los pecadores hallarán misericordia en mi Corazón que es 
         fuente y  océano infinito de misericordia.

7.      Los tibios se harán fervorosos.

8.      Los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección.

9.      Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea
         expuesta y venerada.

10. Daré a los sacerdotes el talento de mover los corazones más          empedernidos.

11.  Las personas que propaguen esta devoción tendrán su                   nombre escrito en mi Corazón y jamás será borrado de Él.

12. La gran promesa: Un viernes, durante la Sagrada
      Comunión, dijo estas palabras a su devota esclava:

«Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que mi amor todopoderoso concederá a todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes seguidos, la gracia de la perseverancia final: es decir, no morirán en desgracia y sin haber recibido los Sacramentos.
Mi Corazón será su seguro refugio en aquel momento supremo.

  Las condiciones para ganar esta gracia son tres:

1. Recibir la Sagrada Comunión durante nueve primeros viernes de mes de forma consecutiva y sin ninguna interrupción.

2. Tener la intención de honrar al Sagrado Corazón de Jesús y de alcanzar la perseverancia final.

3. Ofrecer cada Sagrada Comunión como un acto de expiación por las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.









Para consagrarnos al Sagrado  Corazón de Jesús, podemos rezar el Acto de Consagración que hizo de sí Santa  Margarita María al Divino Corazón de Jesús, y es muy bueno que lo repitamos  todos los días de nuestra vida, y es el siguiente:

  Hay concedida indulgencia parcial a todos los fieles que devotamente reciten esta CONSAGRACIÓN PERSONAL al Sagrado Corazón de Jesús.

Forma resumida de pacto con el Corazón de Jesús:

 "Corazón de Jesús yo cuidaré de tu honra y de tus cosas y tú cuida de mí y de las mías."





Consagración
Al Sagrado Corazón De Jesús

Yo, N. N., me dedico y consagro al Sagrado Corazón de  Nuestro Amado Señor Jesucristo; le entrego mi persona y mi vida, mis acciones, penas y  sufrimientos, para no querer ya servirme de ninguna parte de mi ser sino para  honrarle, amarle y glorificarle.

 Ésta es mi irrevocable voluntad: pertenecerle a  Él enteramente y hacerlo todo por amor suyo, renunciando de todo mi corazón a  cuanto pueda disgustarle.

Te tomo, pues, Corazón divino, como único objeto de mi  amor, por protector de mi vida, seguridad de mi salvación, remedio de mi  fragilidad y mi inconstancia, reparador de todas las faltas de mi vida, y mi  asilo seguro en la hora de la muerte.

Sé, pues, Corazón bondadoso, mi  justificación para con Dios Padre, y desvía de mí los rayos de su justa  indignación.
Corazón amorosísimo, en ti pongo toda mi confianza, porque, aun  temiéndolo todo de mi flaqueza, todo lo espero de tu bondad.

 Consume, pues, en  mí todo cuanto pueda disgustarte o resistirte.

Imprímase tu amor tan  profundamente en mi corazón, que no pueda olvidarte jamás, ni verme separado de  ti.

Te ruego encarecidamente, por tu bondad que mi nombre esté escrito en ti.


Ya  que quiero constituir toda mi dicha y toda mi gloria en vivir y morir llevando  las cadenas de tu esclavitud. Así sea.










Dice Jesús: La Consagración puede  reducirse a un pacto: a aquel que Yo pedí a mi primer apóstol de España,  Bernardo de Hoyos, y antes, en términos equivalentes, a mi sierva Santa  Margarita:

Cuida tú  de mi honra y de mis cosas; que mi Corazón cuidará de ti y de las  tuyas.



Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío



María Santísima:

Reaviva la devoción al Sagrado Corazón



Diciembre 4/07 (6:25 a. m.)

Angelito mío: aprende esta oración que es muy del agrado del Corazón de Jesús. Te pido que la enseñes a muchos hijitos míos, que aman y adoran su Sacratísimo Corazón.
Este tesoro del Cielo se lo obsequié un día a mi querida Sor Josefa y hoy te lo cedo a ti,  Agustín del Divino Corazón, para que extiendas y reavives en todas partes de la tierra, la devoción a su Sagrado Corazón.





Oración Al Sagrado Corazón
De Jesús

¡Oh dulcísimo y amadísimo Jesús mío!:
Si no fueseis mi Salvador, no me atrevería a venir a Vos. Pero bien sé que sois mi Jesús, mi salvador y mi esposo, y tenéis un Corazón que me ama con el amor más tierno y más ardiente, cual ningún otro corazón es capaz de amarme.

Dulce Jesús mío: yo deseo corresponder a ese amor que me tenéis y quisiera tener para con Vos, que sois mi único amor: Todo el ardor de los Serafines, toda la pureza de Los Ángeles y de las Vírgenes y toda la santidad de los Santos que os poseen y glorifican en el Cielo.
Si tuviera todo esto, aún, no sería bastante para alabar vuestra bondad y Vuestra misericordia.

Más, como no lo tengo: os presento mi pobre corazón, tal como es, con todas sus enfermedades, con todas sus miserias y con todos sus buenos deseos.

Vos lo purificaréis con la Sangre de Vuestro Corazón, lo transformaréis y lo abrasaréis
En amor puro y ardiente, y así resultará que una pobre criatura como yo, incapaz de
Todo lo bueno y capaz de todo lo malo, os amará y os glorificará tanto como los más encendidos Serafines.

En fin, dulcísimo Jesús mío: yo os pido que comuniquéis a mi alma la santidad de vuestro mismo corazón, o sea, que la abisméis en Vuestro Corazón Divino, y que en Él:
Os ame, os sirva, os glorifique y se pierda durante toda la eternidad.

Os pido esta misma gracia, para todas las personas que quiero, y deseo que ellas os den la gloria y el honor que yo os he quitado, cuando os he ofendido. Amén.








SOBRE LA Consagración al Sagrado Corazón de Jesús: Todos los elementos fundamentales del misterio de la Salvación -la revelación del amor de Dios en la verdadera humanidad del amor de Cristo, la centralidad del Misterio pascual y, por tanto, de la Eucaristía, el sentido sacerdotal-victimal de todo el pueblo cristiano, el espíritu de adoración y expiación, la confianza en la misericordia divina, la realeza grandiosa de Jesucristo, y tantos otros aspectos- están aquí perfectamente sintetizados. Y es en la Eucaristía y en la consagración personal al Corazón de Jesús donde halla su centro esta devoción y culto.

Como bien señala el padre Jesús Solano, «el culto al corazón del Salvador está centrado en la Eucaristía» (Teología... II/1,28). Es en ella donde nuestra donación y consagración personal al Corazón de Jesús, nuestra unión de amor con Él, se hace máxima en esta vida. Pero, como complemento moral intensivo -si vale la expresión- ya Santa Margarita María de Alacoque y San Claudio La Colombière (+1682) se consagran al Sagrado Corazón de Jesús (21-VI-1675), con un sentido profundo de donación personal, total e irrevocable, obrada en espíritu de amor y servicio.


Y el desarrollo pujante en toda la Iglesia de la devoción al Corazón de Jesús generaliza en el pueblo cristiano esa misma devoción de la consagración personal (+J. Solano,Teología... I,197-303).





UN MENSAJE DEL
SAGRADO CORAZON DE JESUS


"Quiero que las almas crean en mi Misericordia, que lo esperen todo de mi Bondad, que no duden nunca de mi Perdón."

Yo soy el amor. Mi Corazón no puede contener la llama que constantemente le devora.

Yo amo a las almas hasta tal punto, que he dado la vida por ellas.

Por su amor he querido quedarme prisionero en el Sagrario, y hace veinte siglos que permanezco allí noche y día, oculto bajo las especies de pan, escondido en la hostia, soportando por amor, el olvido, la soledad, los desprecios, blasfemias, ultrajes y sacrilegios.

El amor a las almas me impulsó a dejarles el sacramento de la Penitencia, para perdonarles, no una vez, ni dos, sino cuantas veces necesiten recobrar la gracia.

Este mensaje está sacado de las comunicaciones que Sor Josefa Menéndez recibió  varias veces, durante los últimos meses de los años, 1922 y 1923.















LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO