GRUTA DELOURDES FRANCIA EN VIVO

SATÁN ENTRONIZADO EN EL TEMPLO SANTO" SE ARRODILLA ANTE HEREJES QUE ODIAN A LA MADRE DE DIOS



EN VIVO

SLIDERS

,

,

domingo, 12 de junio de 2016

12 DE JUNIO SAN ONOFRE."SI ALGUIEN OFRECIESE A DIOS SACRIFICIOS EN MI NOMBRE O ACORDANDOSE DE MI, SERÁ CONTADO ENTRE EL NUMERO DE TODOS LOS SANTOS Y SE VERA LIBRE DE TODAS LAS TENTACIONES"... NOVENA EN HONOR DE SAN ONOFRE

        





 

De muchos de los santos que a los altares han subido conocemos poco o casi nada. Si los mismos vivieron en siglos remotos no es de extrañar que de no haber sido por alguna persona que los hubiera conocido no tendríamos apenas noticias de ellos.

Tal es el caso de San Onofre, ermitaño que nació en el siglo IV y que, gracias al abad san Panufcio, sabemos de su existencia física y espiritual.

Y esto es así por voluntad de Dios ya que en revelaciones nos ha dicho:

A MIS MEJORES SANTOS NO LOS CONOCE EL MUNDO 

“NO LO PERMITO”


Pero por designios de Dios, el abad san Pafnuncio (Monje egipcio) alcanzó  a darle la Eucaristía a San Onofre, y estuvo con él en sus últimas horas hasta que falleció. Tiempo después San Pafnuncio escribió la biografía de San Onofre.








San Onofre

(Alrededor de 320 en Etiopía, † en torno al año 400) es un santo muy honrado y recordado hoy en día por los cristianos coptos.
Anacoreta: Ermitaño del desierto.

San Onofre fue hijo de un rey egipciaco  que vivió en el siglo IV. El diablo logró que su progenitor lo entregara a las llamas como prueba de si era o no hijo adulterino. Onofre, igual que el profeta Daniel, resultó ileso.

Ya de niño entró en un convento de la Tebaida egipciaca (monjes que vivían en el desierto). De adulto abandonó el cenobio y marchó a vivir de ermitaño. La tradición relata que un pilar de llamas le acompañó en el itinerario hacia lo que sería su ermita. Sólo comía dátiles y agua. Como vestimentas únicamente poseía sus propios cabellos. Un ángel le daba pan a diario y los domingos también la comunión. Sobrevivió de esta manera casi 70 años.








La vida de San Onofre, Ermitaño (Anacoreta)
Por  abad san Pafnuncio


Capítulo I
Un día cuando yo, Pafnuncio, estaba meditando en la soledad y el silencio, entró en mi mente que debía hacer una visita a todos los lugares del desierto donde había monjes santos, para dar luz sobre cómo llevaron sus vidas de devoción, y aprender a comprender la manera en la que sirvieron a Dios. Así que así empecé mi viaje, complacido en hacer esta  agradable aventura en el desierto.

Llevé algo de pan y agua conmigo para sostenerme en la labor de mi viaje, pero al final del cuarto día todo se había ido.
Mis miembros estaban empezando a perder su fuerza por la falta del alimento. Sin embargo por la luz de la gracia divina, mi muerte inminente fue abatida, y recogiendo mi fuerza reanudé mi viaje, continuando por otros cuatro días, sin comida alguna. Al final de esto estaba totalmente exhausto, y estuve tendido postrado en el suelo como si estuviese muerto.

Y repentinamente fui alegrado por una ayuda del cielo, porque vi a un hombre en frente de mí que era increíblemente glorioso, espléndidamente terrorífico, extraordinariamente hermoso, inmensamente alto, ilustre de aspecto. Estaba fuertemente agobiado de la vista, pero con el rostro apacible vino cerca mío, y tocó primero mis manos y luego mis labios. Mi fuerza fluyó enérgicamente en mí, y me puse de pie inmediatamente. Por gracia de Dios continúe por el desierto por diecisiete días, para arribar a cualquiera que sea el lugar que el Señor deseaba mostrarme, hasta el tiempo en el que yo pudiera terminar con mi trabajo.

Capítulo II
Mientras estaba descansando fatigosamente, y pensando de cómo había luchado por llegar a donde estaba, vi a la distancia a un hombre terrible de contemplar. Estaba cubierto en todas partes por pelos como una bestia salvaje. Su pelo era tan espeso que ocultaba su cuerpo en casi su totalidad. Su única ropa era un taparrabo de hojas e hierbas.





La visión de él me llenó de temor, ya sea por el miedo o el asombro, no estaba muy seguro. Nunca antes había puesto mis ojos en tal extraordinaria visión de una forma humana. No supe qué hacer, pero cuando valoré mi vida tomé refugio, y trepé apresuradamente hasta arriba de la cara de un despeñadero cercano.
Temblando me escondí bajo algunas plantas frondosas y gruesas, respirando agitadamente.

El hombre me vio sobre el despeñadero y me gritó con voz fuerte.

"Baje de la ladera, usted hombre de Dios. No tenga miedo. Soy sólo un débil hombre mortal como usted."

Tranquilizado por estas palabras recuperé mi inteligencia y bajé, y fui hasta el santo, súbitamente me postre a sus pies.

"Levántese, levántese", dijo. "Usted no debe arrodillarse ante mí. Usted también es un sirviente de Dios y su nombre es Pafnuncio, amado por los Santos."

Me levanté inmediatamente, y aunque estaba muy cansado con gran júbilo que me senté frente a él, con un deseo agudo de saber quién era, y qué tipo de vida ha vivido.

"Dios que me ha guiado a través del desierto ha cumplido el deseo de mi corazón", dije. "Mis miembros y articulaciones que se estaban desintegrando casi ya empiezan a sentirse renovadas. Pero mi mente todavía tiene sed de iluminación. Dígame señor, con un ferviente corazón le ruego, le apelo en nombre de él por cuyo amor usted habita estos desiertos, cuando ha venido, cuál es su nombre, cuánto tiempo ha estado aquí. Le ruego, me diga claramente."
Él obviamente podía ver como quería saber del objetivo de su vida, y me dio su respuesta.



Capítulo III
"Puedo ver cuán seriamente desea estar al tanto de las tribulaciones de mi larga vida, hermano amado. No tenga miedo alguno, le diré todo, bien desde el principio. Soy llamado Onofre, un pecador indigno, y he estado llevando mi vida laboriosa en este desierto durante casi setenta años. Tengo las bestias salvajes como compañía, mi comida regular es fruta e hierbas, coloco mi cuerpo miserable para dormir en laderas, en cuevas, y en valles. Durante todos estos años no he visto a nadie excepto usted, y no he sido proporcionado con comida por ningún ser humano.





"Fui criado en el monasterio de Hermópolis en el Thebaid, donde había aproximadamente cientos de monjes. Su vida era tal, que vivieron equitativamente entre ellos, en la voluntad y en la escritura. Eran de un solo corazón y un solo espíritu, inclinando sus cabezas bajo el yugo y la disciplina de una regla sagrada, despreocupados por los altibajos de la vida en el mundo entero. Lo que complació a uno complacía a todos. Caminaron después de Dios, con mente santa, fe pura, y perfecta caridad. Noche y día, nunca dejaron de servirlo con la mansedumbre y paciencia. Tenían tal afición al silencio, como parte de su abstinencia, que nadie desafiaba decir una palabra, excepto para hacer alguna pregunta necesaria o dar una respuesta apropiada. Allí, también recibí la doctrina sagrada en mi juventud, y aprendí de los hermanos, el modelo de una vida regular. Estaba seguro del amor que tenían por mí, y me enseñaron cómo debo desempeñar los mandamientos de Dios.

Capítulo IV
"Frecuentemente, por sobre todo, escuchaba a los venerables hermanos, elogiar la vida de nuestro sagrado padre Elias, que se disciplinó en el desierto con tal abstinencia y rezo que el Señor lo encontraba respetable de recibir grandes virtudes. Mientras era llevado en una carroza de fuego, dio sus obsequios del espíritu santo a su discípulo, y en su vejez no vio a la muerte (2 Reyes 2.12). Entonces pasarían luego al ejemplo del bendito Juan Bautista que brilla intensamente a través de las páginas del Nuevo Testamento. Durante un período de muchos años,  había sido llamado a sí mismo para un propósito especialmente divino, disciplinando su cuerpo hasta que el tiempo en el fuera digno para bautizar al redentor del mundo, cuando señalo con el dedo hasta los cielos y declaro que él es el cordero de Dios.








Capítulo V
"Mientras los escuchaba decir tales cosas, descubrí que tenía preguntas para hacer.

"'¿Por qué se mantenían con tanto rigor en sus vidas, " pregunté ", y por qué ensayan sus actos con tanto entusiasmo? ¿No son tan fuertes como lo eran, viviendo en el desierto de la forma en que lo hacían?

"'Mi hijo ", respondieron ", ésos que viven sin la ayuda de cualquier otro ser humano son mucho más fuertes de lo que somos nosotros. Cada uno de nosotros está siendo observado por todos los demás constantemente, compartimos toda la celebración de la divinidad, nuestra comida está lista para nosotros a la hora de comer, si alguien de nosotros está enfermo o sufre de cualquier otro tipo de incapacidad humana, los hermanos están ahí para cuidarnos con toda generosidad.

 Vivimos en edificios espaciosos que nos protegen del calor de verano y de la lluvia en invierno.

Somos protegidos de la turbulencia del viento y la tempestad. Pero los monjes en el desierto no tienen comodidad excepto la que les proporciona Dios. ¿Si en cualquier momento están sufriendo los juicios y las tribulaciones, o si empiezan a hacer la guerra con el diablo, ese enemigo antiguo de la raza humana, quién está ahí para ellos? ¿Quién puede ayudarlos? Pero cuando falta la ayuda humana, la ayuda divina siempre está presente. ¿Y si están hambrientos, quién los alimentará? ¿Si están sedientos, quién les dará agua donde no hay comida ni agua?

"Sin duda alguna, los lugares desérticos exigen la máxima cantidad de trabajo, para los requisitos indispensables de la vida que no están fácilmente disponibles. El primer elemento esencial para alguien que decide vivir en la soledad, por lo tanto, es estar seguro de pie firmemente en el miedo de Dios.










Crucifican sus cuerpos en el hambre y la sed, en el trabajo y en el sufrimiento. Luchan contra las artimañas del diablo valientemente, y contra los dardos encendidos del perverso conquistan con la espada del espíritu.
Ese enemigo antiguo, la fuente de todo mal, lucha para llevarlos a la ruina e inscribirlos en la compañía del perverso, socavando la plusvalía con la que partieron, atrapando sus mentes en las ideas de los placeres mundanos, y hacer que ellos se cansen de perseverar en el trabajo que han empezado.

"Pero el poderoso Dios nunca abandona a aquellos que expresaron su confianza en él, los rodea con la armadura de su poder, y los ataques de Satanás no tienen poder contra ellos, porque son protegidos desde arriba, por la piedad divina. Están constantemente bajo la protección de los ángeles de Dios que les traen todo lo que necesitan habitualmente. Beben el agua de la roca pedregosa (salmos 78.15), que es Cristo. Porque está escrito:

"Aquellos santos que confían en el Señor serán fuertes, se alzarán con alas como las águilas, volarán y no caerán, correrán y no se cansarán" (Isaiah 40.31). Y otra vez:
"Aquellos que tienen sed serán refrescados por las corrientes divinas, y las hojas verdes se derretirán en sus bocas como miel" (cf. Éxodo 16.31).

"'Siempre que el diablo arma sus ejércitos contra ellos, se ponen en pie y levantan sus manos a Dios, vertiendo sus oraciones fielmente ante la majestuosidad divina. La ayuda del cielo está ahí para ellos inmediatamente, y las flechas astutas del enemigo son destruidas. No ha comprendido usted, mi hijo, ¿qué está escrito en los salmos?

 "Él no olvida el sufrir de los pobres sin final; el sufrimiento de los pobres no durará para siempre" (salmos 9.12). Y otra vez: "El Señor los escuchará en época de problemas, y los repartirá en lugares alejados" (salmos 107.19). "Realmente cada uno recibirá su recompensa de acuerdo con su trabajo" (1 corintios 3.8). "Bendecido es el hombre que siempre es temeroso" (proverbios 28.14), que busca la voluntad de Dios en esta vida, y cuidan del débil.

El descanso está garantizado, mi hijo, que los ángeles de Dios están siempre alrededor del que es recto, y están siempre iluminando sus cuerpos y almas con el poder de arriba.'











Capítulo VI
"Esta fue la instrucción cuidadosamente dada a mí en el monasterio por los padres santos, y empecé a imaginarme silenciosamente la dicha gloriosa disfrutada en cielo, por aquellos que por el amor a Dios han soportado las grandes pruebas aquí en la tierra. Mi corazón se quemó dentro mío, mi mente empezó a fijarse en rechazar los placeres mundanos por completo, y buscar a mi padre celestial con todo mis fuerzas, como dice el salmo: "Es bueno que me parta a Dios y que ponga toda mi esperanza en el Señor mi Dios" (salmos 73.28)



Capítulo VI
Como resultado de cuidadosos pensamientos sobre estas cosas, fui movido a levantarme silenciosamente en medio de la noche, tomar un poco de pan y tomar suficiente para que me alcance por varios días, y me puse en camino, confiando en la orientación y la bondad de Dios de mostrarme el lugar donde habría de vivir. Cuando me fui de ese monasterio hacia las montañas en el desierto, donde tenía pensado quedarme, repentinamente vi una luz brillante frente de mí en el camino, que me llenó con tal miedo que pensaba que sería mejor que vuelva al monasterio de donde una vez había venido. Entonces vi un hombre de la apariencia más hermosa dirigirse hacia mí desde aquel rayo de luz.

"'No tengas miedo, " dijo ", soy tu ángel de la guarda, asignado por Dios desde un principio, para estar junto a ti por el mandato de Dios y poder llevarlo a través del desierto. Para que sea perfeccionado, camine humildemente con Dios, trabaje con alegría, siempre guarde la guardia sobre su corazón, viva sin quejarse, persevere en buenas obras. Este seguro de que nunca lo dejaré hasta que llegue el tiempo que yo lo acompañe arriba en presencia de su majestad.'
"Así habló el ángel, que se hizo mi compañero al principio de mi viaje.






Capítulo VIII
"Continuamos por aproximadamente seis o siete millas hasta que fuimos a inspeccionar una cueva algo insignificante. Me aproxime para ver si había alguien dentro, y como es la costumbre de los monjes, llamé humildemente para preguntar si había alguien. Vi un hombre más santo aparecer repentinamente, y me postré en el suelo ante él. Pero estiró sus manos, me levantó y me ofreció el beso de la paz.

"'Venga dentro, hijo", dijo. 'Usted es mi hermano en la vida del desierto. Que Dios permita que usted se queda siempre dentro de su temor, y que todas sus actividades pueden ser bendecidas en su visión.'

"Entré y me quedé con él por muchos días, quise saber qué hizo, queriendo enterarme sobre su vida solitaria. Sabía lo que yo quería saber, y en palabras de la mayor generosidad, me dio algunos consejos maravillosos sobre cómo contrarrestar las trampas del diablo.

"'Levántate, hijo mío", me exhortó, después de que había pasado algunos días con él. 'Parta de mí lado. Es el tiempo para usted de entrar en el desierto, y vivir en alguna otra cueva a solas. Pelee valientemente, y usted superará todas las tentaciones del diablo. Es la voluntad de Dios que usted sea evaluado en este desierto, para ver si puede cumplir con todas sus órdenes. "Porque sus órdenes son fieles y perdurarán para siempre, basadas en la verdad y en la justicia." (Salmos 111.7 - 8) "



“Habiendo dicho esto, el santo se levantó y vino conmigo, y viajó conmigo durante cuatro días por el desierto. En el quinto día vinimos a un lugar en Calidiomea donde había algunos árboles de palmera.
"'¿Ve usted?, hermano, "Este es el lugar que Dios ha preparado para usted.'

"Y se quedó conmigo por otros treinta días, enseñándome cómo servir las enseñanzas de las órdenes de Dios con la atenta diligencia.


Por fin me recomendó a Dios en sus oraciones santas, y se fue a su propio lugar. Continuó visitándome una vez al año, y nunca dejó de reprenderme con sus palabras piadosas sobre cómo vivir en la sencillez y la diligencia.


Capítulo IX
"Vino una vez a visitarme como de costumbre y cayó al suelo cuando me dio la bienvenida. Había entregado su alma al Señor y se había quedado dormido. Estaba vencido por el pesar, y me lancé abajo, llorando torrentes de lágrimas que provenían desde dentro mío. Y despues tome su cuerpo y lo encomendé a la tierra de Calidiomea."



Capítulo X
"Santo Padre", dije, en respuesta a todo lo sagrado que Onofre me había dicho, "intuyo que usted debe haber perseverado a través de algunas adversidades más que difíciles en este desierto, en el nombre de Cristo."



"Crea en mí, hermano amado, " respondió el santo ", he soportado tales cosas en este desierto que he pensado a menudo que estaba muy cerca de la muerte.

Ha habido tantas veces en mi vida que he perdido la esperanza y que apenas he tenido aliento en mi cuerpo. ¡Chamuscado de día por el calor y fuego candente del sol, expuesto a rocío y helada escarcha durante la noche, desmayándome de hambre y sed – Oh, con tales cosas he tenido que sufrir!



No puedo decirle cuántas heridas y golpes duros debe sufrir alguien que está dispuesto a morir por el amor a Dios, ni tampoco si es correcto hacer tales cosas. Pero el Señor recompensa a sus Santos (sabiduría 10.17), porque sus riqueza están más allá de lo que se dice, ni tampoco pueden ser disminuidas.










  

A través de todos los dolores múltiples y los tormentos que he sufrido, el frío y el calor, el hambre y la sed, su poder me ha reforzado con la riqueza divina de la compañía de los Ángeles.

Rechazando comida para mi cuerpo he sido recompensado con el pan del cielo.

Mi ángel santo me ha traído pan diariamente, y agua en la medida merecida, para refrescar mi cuerpo para que no desmayarme, así podría continuar en la bendición de Dios.


"Los árboles de palmera tienen esta propiedad que las hojas maduran doce veces en un año. Los recogía a diario y las comía junto con hierbas verdes, y estaban en mi boca como la miel y el panal. En el Evangelio está escrito, "El Hombre no vivirá del a pan pero si de cada palabra que salga de la boca de Dios" (Matthew 4.4).


Hermano Pafnuncio, si usted desea cumplir la voluntad de Dios, todo lo necesario está listo para usted. Porque la verdad misma lo aconseja, "No piense en lo que usted comerá, o lo que usted beberá, o lo que usted llevará, porque su Padre celestial sabe que usted tiene necesidad de todas estas cosas. Debe buscar primero el reino de Dios y entonces todas estas cosas serán dadas a usted " (Matthew 6 31 – 33).




Capítulo XI
Estaba perdido en la admiración que tenía por este bendito hombre, Onofre me estaba diciendo sobre sus actos y su labor.

"Digame, Padre, "pregunté", ¿usted recibe la comunión de alguien el día del Señor?"

"Encuentro cada día del Señor que el ángel del Señor ha preparado el cuerpo y sangre más sagrada de nuestro Señor Jesucristo para que me traigan. Con su propia mano me da estos preciados obsequios, para la salvación eterna de mi vida.

Efectivamente todos los monjes que llevan una vida espiritual en el desierto comparten este placer.






 Si quizás cualquier ermitaño santo que vive en la soledad tiene un deseo de ver a otro ser humano es llevado arriba por un Ángel al cielo donde puede contemplar la visión de las almas rectas, brillando de la misma manera que el sol en el reino del Padre. Allí, en compañía de los Ángeles, ven a sus propias almas reunirse con las almas de los bendecidos. Y todos los que pelean en la batalla con toda su mente, todo su corazón y toda su fortaleza abundan en buenas obras para que pueden ser encontrados respetables de compartir el orgullo de ese país celeste con Cristo y todos sus Santos."


Cuando escuché todas estas cosas que el venerable Onofre me estaba diciendo en la cima de su pequeña montaña, donde me conoció, estaba lleno de tal placer que cada privación que había sufrido durante mi viaje fue desterrada en el olvido.



Capítulo XII
"Padre", dije, "Me cuento entre los bendecidos por haberlo conocido, y por oír hablar de todas sus estupendas obras. Lo que usted me ha dicho es tan hermoso así que – como la miel más dulce, y ha llegado a lo profundo de mi corazón, por lo que realmente puedo decir con el Salmo, "Qué dulces son sus palabras para mi gusto, más dulce que la miel y el panal en mi boca.'" (Salmos 119.103).


"Venga conmigo, hijo mío", dijo. "Venga y vea dónde vivo. No más palabras por el momento."


Se levantó inmediatamente, se movió, y lo seguí. Me llevó por aproximadamente tres millas hasta que llegamos a su residencia espiritual en Calidiomea, un sitio ameno entre los árboles de palmera.


Primero dijimos las oraciones a Dios, luego nos sentábamos y conversamos juntos sobre temas espirituales. Al momento preciso de la puesta de sol noté un poco de pan y un poca de agua. El hombre de Dios podía ver qué preocupado estaba.


"Ven ahora, hijo mío, " dijo", puedo ver que usted esté casi a punto de desmayarse a menos que tome un poco de comida. Así que venga y coma."


"Como el Señor liveth, (1 Kings 17.12) y como el Señor en el que mi Dios es bendecido, en cuya visión vivimos, "Dije", no comeré ni beberé a menos que comamos juntos en perfecta caridad."

Sólo estaba tratando de convencerlo de que haga lo que le había dicho. Pero cuando vio que lo decía seriamente, quebró el pan y lo compartió conmigo, y comimos y estábamos satisfechos; a decir verdad sobraron algunos fragmentos de nuestra comida. Pasamos casi toda la noche sin dormir cuando ofrecimos divinas plegarias.



Capítulo XIII
Después observamos las horas de oraciones a la mañana siguiente, notaba que se había puesto muy pálido.

"¿Hay algo malo en usted?" Pregunté.

"No se alarme, hermano Pafnuncio, "Dijo", pero pienso que el Dios omnipotente ha puesto sus huellas directamente sobre este desierto para que usted me de un entierro honorable, y comprometa mi cuerpo a la tierra. Porque ésta es la hora cuando mi alma debe ser soltada de sus cadenas terrenales y sea llevada a su creador en el reino del cielo.

Sé lo que usted piensa hacer, mi hermano amado, así que cuando vuelva a Alguazas, cuente a todos sus hermanos y todos los fieles de Cristo mí vida.


 He hecho un pedido a Dios que me ha consentido:

"SI ALGUIEN OFRECIESE A DIOS SACRIFICIOS EN MI NOMBRE O ACORDANDOSE DE MI, SERÁ CONTADO ENTRE EL NUMERO DE TODOS LOS SANTOS Y SE VERA LIBRE DE TODAS LAS TENTACIONES"

Podrá resistir todas las tentaciones del diablo y será liberado de todas las cadenas de la perversidad humana, y podrá disfrutar la herencia del reino del cielo con los Ángeles santos para siempre.



"Y alguien que no pueda hacer el ofrecimiento, o no pueda pagarlo, que de limosnas en nombre del Señor y en su honor, y rogaré para él a la vista de Dios para que puede ser disfrutar la vida en las esferas celestiales.


"Si hay alguien que no pueda ofrecer el sacrificio o dar limosna, dejadle brindar un aroma dulce de incienso al Señor nuestro Dios por el amor a mí, y yo pedire que disfrute la dicha perpetua."


"No se enfadade conmigo, padre, "Dije", si le pregunto qué si hay alguien que no tiene incienso, y ningún dinero para ofrecerle a Dios.

¿Cómo debe pedirle con el propósito de que no sufrirá de la falta de su bendición?"


"Si hay cualquier persona pobre en el desierto o en cualquier otro lugar que no puede brindar el sacrificio, o dar limosna o incienso, déjelo ponerse de pie y estirar sus manos ante el Señor y diga el padrenuestro, la oración del Señor, tres veces, reteniéndome firmemente en su mente, y déjelo cantar un salmo en el nombre de la Sagrada Trinidad. Y rogaré por él ante el Señor para que sea digno de tomar parte en la vida del cielo con todos los Santos de Dios."






Capítulo XIV

Tenía un pedido adicional para hacerle.

"Si usted piensa que soy digno, y si usted pudiera encontrar en su corazón para hacerme un obsequio, déjeme quedarme en este lugar en el que pueda vivir después de su muerte."

"No, eso no puede ser consentido a usted", dijo. "El Dios no guió su viaje por este desierto en orden para que usted pueda encontrar un lugar en el que vivir, sino para que usted pueda disfrutar la compañía del recto en el desierto, y luego para decir el mundo sobre lo que usted ha aprendido en el desierto. Váyase a Alguazas. Viva allí por el resto de sus días. Sea perfecto en las buenas obras, y usted disfrutará la corona de la gloria permanente."



Capítulo XV
En respuesta a lo que el hombre de Dios estaba diciendo, caí rendido a sus pies.
"Amado Padre, "Dije", sé que cualquier cosa que usted pida a Dios, el Señor lo concederá debido a la inmensa labor y la larga lucha que usted ha soportado disciplinando su cuerpo durante setenta años en el nombre del Señor. Concédame el regalo de su sagrada bendición, para que pueda ser como usted en la virtud, y que mi espíritu siempre pueda ser guiado por sus intercesiones, y que puedo ser digno de compartir con usted la vida que está por venir."



" Pafnuncio," Respondió San Onofre", no se preocupe. El Señor permitirá que su deseo este firme.
Esté firme en su fe, actué valientemente (1 corintios 16.13), tenga sus ojos y su mente siempre sobre Dios, mantenga los mandamientos, no se conforme con lo hecho, trate de comprender la vida eterna. Que los Ángeles de Dios lo protejan y lo guarden de la perversidad, para que usted pueda ser declarado puro e inmaculado antes Dios en el día del Juicio Final."
Llorando, rezó al Señor, dobló sus rodillas y dijo, "En sus manos, Oh Señor, encomiendo mi espíritu."
Cuando dijo este, una luz brillante lo rodeó, y su alma santa dejó su cuerpo en un destello de luz cegadora.











Capítulo XVI
Y repentinamente escuche la voz de una multitud de Angeles que elogiaban a Dios cuando el alma sagrada de San Onofre partió, y esa canción angelical resonó con inefable júbilo entre todas las estrellas del universo, mientras que los ejércitos celestiales llevaron el alma»
de este distinguido guerrero hasta el cielo.

Lloré profundamente, ríos de lágrimas fluyeron, golpeé mi pecho una y otra vez. Me quejé con tristeza que apenas lo había conocido y no era más capaz de disfrutar su compañía.

Rompí mi túnica por la mitad, guardando la mitad para cubrir mi cuerpo y usando la mitad para envolver su bendito cuerpo.

Lo enterré en una tumba natural de una cueva en la roca sólida.

Estaba solo, lloré de nuevo. Todavía llorando, hice como si entrara en la cueva donde había vivido, pero cuando estuve de pie en frente de ella, se desplomó con un rugido muy fuerte, y los árboles de palmera fueron arrancados de raíz y cayeron tendidos impidiendo la entrada a la cueva.

 Y entonces sabía que no era la voluntad de Dios que yo, Pafnuncio, viviese en ese lugar. Regresé a Alguazas, y allí dije a la iglesia, todo lo que había visto y escuchado.

El Santo Onofre se murió en el undécimo día de junio, es decir el tercer día antes de los Ides. Sus bendiciones están con nosotros hasta la actualidad para la gracia y la Gloria de nuestro Señor Jesucristo, para quién es todo el honor y poder por los siglos de los siglos. Amen.




















Novena En Honor De San Honofre




O r a c i ó n   I n i c i a l
Para cada día


Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, que os hiciste hombre para satisfacer por nuestros pecados, con vuestra pasión y muerte: lleno de confusión y arrepentimiento lento, confieso que ha sido muy grande mi ingratitud e infidelidad: pues creyendo y confesando, como católico, estas verdades eternas y consoladoras,
he tenido la temeridad de ofenderos.

Más, viendo que sois bondad y misericordia infinitas, y que no desecháis a quien contrito y humillado implora vuestra clemencia os presento los méritos de vuestra Santísima Madre, y los ruegos e intercesión de vuestro fiel siervo San Onofre, y me postro reverente a vuestros pies, pidiendo que perdonéis mis pecados que detesto con verdadero auxilio de vuestra gracia no volver a pecar.

Amén.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.



O r a c i ó n   F i n a l
Para cada día

Glorioso San Onofre, a quien he escogido por mi Patrono y Modelo particular, y en quien tengo absoluta confianza; concededme que yo experimente los saludables efectos de tu poderosa intercesión, para con Dios.

En tus manos deposito todas las necesidades y en particular, la que hoy pongo bajo tu protección. Alcanzadme pues, éste favor, si me conviene, y todas las demás gracias necesarias para liberarme del pecado, y conseguir mi propia salvación, y aún mi santificación.

Amén














P r i m e r   D í a

Ilustre anacoreta, amado del Señor, San Onofre, os doy el parabién por la Gloria con que el Señor ha premiado vuestras virtudes; y os suplico que me alcancéis aquella fe viva, con la que le confesabais, en medio de los hombres, y entre las humillaciones con que comprobó vuestra fidelidad.

Alcanzadme también aquella confianza con que os arrojasteis en los brazos de la divina providencia, que os abrió el camino para conseguir el reino de los Cielos.

Amén.



S e g u n d o   D í a

Humilde anacoreta y glorioso San Onofre, uniéndome al espíritu en que vivís en el cielo, doy gracias infinitas al Señor, por que os creó, os conservó, os redimió; os santificó, os enseñó a vencer al mundo, al demonio y a la carne; y os exaltó, aumentando vuestra gloria y poniendo en vuestras manos una parte de su omnipotencia, para que favorezcáis a vuestros devotos: Interponed vuestros eficaces ruegos, para que, reconociendo, como vos, los beneficios de la creación, conservación, redención y demás misericordias divinas, consigamos la gloria del cielo, en vuestra santa compañía.

Amén.



T e r c e r   D í a

Glorioso y bienaventurado San Onofre; tu confundes mi tibieza, mi amor propio y mi apego a las cosas transitorias, con aquel santo fervor y grande amor tuyo a Jesucristo, nuestro Salvador, por el cual preferisteis, ante que ofenderle, dejar tu patria e intereses temporales, los amigos y aún las comodidades de una vida en el mundo, entregándote a la vida mortificada del desierto: Intercede, pues, glorioso santo, con el mismo Señor del Cielo para que imitando yo tu vida mortificada y tu prudencia admirable, cumpla el primer mandamiento de la ley de Dios, amándola siempre y sirviéndole con fidelidad en esta vida, merezca gozarle en tu compañía, para siempre en el cielo.

Amén.



C u a r t o   D í a

Fielísimo y venerado San Onofre, que has manifestado al mundo como verdadero discípulo e imitador de Cristo Jesús, renovado en tu bendito cuerpo su acerbísima pasión, siendo perseguido y despreciado, y macerando tu carne con continuos ayunos, vigías y austera penitencia: alcanzadme la gracia de la divina luz, que ilumine nuestros entendimientos, para que conozcamos, que si no hacemos penitencia solo seremos cristianos de nombre; pedidlo también, que infunda en nosotros el amor a la Cruz y a la mortificación interior, porque así podamos gozar las eternas alegrías de la gloria.

Amén.



Q u i n t o   D í a

Oh Glorioso San Onofre, vuestra constante práctica de la oración, de la mortificación de los sentidos, y de toda virtud, fueron los dones de la divina gracia con que te hiciste agradable a Dios,  a los ángeles y a los hombres: Alcanzadnos benignamente, la gracia de imitar estas virtudes, para que apoyados únicamente en Dios, salgamos triunfantes de todos los peligros del alma y cuerpo.

Amén.



S e x t o   D í a

Ejemplo de fortaleza y de valor, Glorioso San Onofre, que habéis experimentado en el curso de vuestra vida de penitencia, cuan suave es el yugo del señor. Vos podéis decir con San Pablo: "¿ Quien me podrá apartar de mi Dios? ¿El hambre, la tribulación, la angustia, la desnudez, el peligro, la persecución?" Yo espero que nada de eso ha de tener fuerza para apartarme de mi Dios, con cuya gracia triunfaré de todos mis enemigos interiores. Pero, acordaos, oh prodigioso Santo, de mi tibieza y debilidad que me hacen tan ingrato al soberano Bien, para que me alcancéis de Su Majestad el fervor en su servicio y una continua presencia de Dios, que anime todas mis obras.

Amén.



S é p t i m o   D í a

Ilustre anacoreta e invencible soldado de la milicia de Jesucristo: Sois un jardín ameno; fe viva, esperanza firme, caridad ardiente, prudencia admirable, justicia incorruptible; fortaleza suma, templanza heroica y humildad perfecta.

Este tesoro de virtudes, con que a vuestra muerte os presentasteis delante de Dios, os ha hecho tan celebre y conocido entre los hombres. Pedidle, pues, que avivando mi fe aprenda de vuestro ejemplo todas estas virtudes, para que, con su ayuda, merezca en la hora de muerte la gracia de que sea santo, y después, logre entrar en la gloria celestial.

Amén.



O c t a v o   D í a

Oh admirable y Glorioso San Onofre, por el ejemplo y lecciones tan eficaces que me dio vuestra conducta en todo el periodo de vuestra larga vida y en el instante de vuestra muerte; empeñaos en mi favor, con el Señor, para que imitando vuestro ejemplo admirable ofrezca a Dios este poco de vida corruptible, y alcance el premio de la vida y gloria que son interminables en el cielo.

Amén.



N o v e n o   D í a

Oh Glorioso San Onofre, que tenéis gran valimento ante Dios, como lo indican claramente los repetidos y grandes milagros que Él hace por vuestra mediación: usad, pues de este soberano don, en favor de los necesitados que imploran vuestra protección, y singularmente, alcanzadnos una fe firme y vigorosa.

Rogad, así mismo, por la exaltación de la Santa Iglesia; felicidad del Vicario de Cristo, nuestro Santísimo Padre El Papa; por la paz y concordia entre los pueblos Cristianos; extirpación de las herejías, vicios y  pecados; iluminación de los gentiles y acierto en todos los que nos gobiernan; aquella gracia que más necesito, y que os he pedido en esta novena, que ofrezco a gloria de Dios, honor tuyo y provecho de mi alma; a fin de que, aprovechando bien los días de mi corta vida merezca ver cuan hermosa es vuestra corona, entre los muchos cortesanos de la gloria.

Amén.






LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO