GRUTA DELOURDES FRANCIA EN VIVO

SATÁN ENTRONIZADO EN EL TEMPLO SANTO" SE ARRODILLA ANTE HEREJES QUE ODIAN A LA MADRE DE DIOS



EN VIVO

SLIDERS

,

,

sábado, 14 de mayo de 2016

13 DE MAYO DÍA QUE LA VIRGEN DE FÁTIMA SALVÓ A JUAN PABLO II…ALÍ AGCA CONFIESA QUE FUERON SACERDOTES Y CARDENALES DEL VATICANO LOS RESPONSABLES DEL ATENTADO A S.S. JUAN PABLO II





El turco Ali Agca, quien llevó a cabo el frustrado intento de asesinar al Papa Juan Pablo II en 1981, aseguró que recibió ayuda de la Santa Sede para realizar la acción.








El turco Mehmet Ali Agca conocido como Alí Agca ( 9 de enero de 1958), autor del ataque contra Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981, sostiene que el Vaticano fue responsable de su decisión de atentar contra el Pontífice, aunque asegura que organizó y perpetró el ataque en solitario.


Asegura que el Santo Padre sabía quién había planeado lo sucedido.







La acusación de Agca fue categórica:



En una entrevista al diario italiano "La Repubblica" desde la cárcel turca de Kartel Maltepe (Estambul), Agca afirma que "ama y respeta al Papa polaco", pero insiste en que "el diablo está dentro del Vaticano".  Aseguró el turco, quien recibió el perdón del Papa en el 2000, no sin antes haber sido encarcelado a su regreso a su país natal por un asesinato anterior al frustrado intento contra Karol Wojtyla.






Sin ayuda de sacerdotes y cardenales no hubiera podido realizar aquel gesto, no habría podido disparar de tan cerca dos veces seguidas contra el jefe de la Iglesia Católica cuando pasaba en su vehículo abierto por la Plaza de San Pedro en 1981 PUNTUALIZÓ.


El 13 de mayo de 1981, al iniciar una audiencia en la Plaza San Pedro del Vaticano, el Papa Juan Pablo II fue herido por un impacto de bala en el vientre y en la mano izquierda. Minutos después, la policía detuvo al autor material, un terrorista turco de 23 años, llamado Alí Mehmet Agca. El responsable del suceso, disparó con una pistola Browning de nueve milímetros. Además del arma, se halló en su bolsillo una nota escrita en turco que decía:

"Yo, Agca, he matado al Papa para que el mundo pueda saber que hay miles de víctimas del imperialismo".

Agca, de confesión musulmana, declaró ante las autoridades ser "el instrumento inconsciente de un plan misterioso", cuya naturaleza no pudo ser resuelta por la investigación. En julio de ese mismo año fue condenado por un tribunal italiano a cadena perpetua y a la pena especial de "aislamiento".

En declaraciones en exclusiva a la televisión pública turca TRT, Agca culpó al entonces Pro Secretario del Estado del Vaticano., El Segundo hombre en el VaticanoCardenal Agostino Casaroli, fue el cerebro del atentado de s.s. juan Pablo II., Quien dio la orden de ejecutarlo a través de un agente del vaticano: El padre Michel.










Cardenal Agostino Casaroli (Castel San Giovanni, Piacenza, 24 de noviembre de 1914 - Roma, 9 de junio de 1998) fue un cardenal italiano de la santa Iglesia Católica, Secretario de Estado de la Santa Sede 
Entre 1979 y 1990.


“Hice prácticas para el ataque junto con el padre Michel y otro agente del vaticano, me reuní varias veces con él e incluso fuimos a la plaza de San Pedro para planear el atentado”.

Agregó ante las cámaras de televisión pública Turca que ni la CIA norteamericana ni la KGB Soviética ni ningún otro poder conspiró contra el papa de origen Polaco,  aunque aseguró que se creó la pista soviético-búlgara para ayudar a hundir a la Unión Soviética.


El Santo Padre fue herido de gravedad por tres tiros de pistola por Agca, en la mano, un brazo y el abdomen cuando viajaba en un vehículo abierto en la Plaza de San Pedro del Vaticano.





S.S. Juan Pablo II fue trasladado entonces al policlínico Gemelli de Roma y sometido a una operación.



"Definitivamente, el Gobierno del Vaticano estuvo detrás del intento de asesinato (del Papa). El cardenal Agostino Casaroli, el segundo hombre en el Vaticano, decidió esto", declaró Agca refiriéndose al "primer ministro" del Estado del Vaticano.


Tras calificar de "desvaríos" las acusaciones vertidas contra él por algunos miembros de la Santa Sede, dice que "sin ayuda de sacerdotes y cardenales no hubiera podido realizar aquel gesto", en referencia a los  disparos que estuvieron a punto de costar la vida a Karol Wojtyla en la plaza de San Pedro.



También admite haber mentido en varias ocasiones "con mis distintas versiones, contradictorias bajo el punto de vista jurídico y político", pero alega que "era muy difícil actuar de otra manera en un ambiente y circunstancias particulares, en una situación en la que se habían entrometido los servicios secretos de medio mundo".


Subrayó también que durante su encuentro de 22 minutos en la cárcel en Italia con el Santo Padre, en diciembre de 1983, éste no le preguntó nada sobre la autoría del atentado, porque según Agca, el jefe de la Iglesia católica "sabía muy bien que el Vaticano estaba detrás de ello".




ALÍ AGCA  AUTOR DEL ATENTADO DEL 13 DE MAYO DE 1981 
CONTRA S.S. JUAN PABLO II CONFIESA QUE SACERDOTES Y CARDENALES DEL VATICANO MANDARON MATAR A JUAN PABLO II.









VATICANO REVELA FOTO DE JUAN PABLO II SOSTENIDO POR LA VIRGEN MARÍA.


FOTO REAL DE LA VIRGEN PROTEGIENDO A SU S.S. PAPA JUAN PABLO II DEL ATENTADO DEL 13 DE MAYO DE 1981


  El Vaticano publicó por vez primera una foto que fue tomada por los responsables de la seguridad, en el preciso momento del atentado que sufriera el Papa Juan Pablo II cuando éste caía en el Papamóvil doblegado de dolor.

 En la foto se ve claramente la imagen de la Virgen de Fátima abrazando al papa, cuando los disparos habían alcanzado su cuerpo.

 No se sabe por qué Juan Pablo II quiso mantener oculta esta foto, por tantos años.

Según explicó Joaquín Navarro Valls, portavoz de la santa sede, fueron muchos años de estudio sobre el revelado de esta increíble foto y fundamentalmente sobre la calidad de la película utilizada, ya que al primer momento del revelado no se lograba comprender la imagen porque no era muy nítida.

Finalmente, y luego de haberla sometida a miles de controles con los fotógrafos más expertos del mundo, decidieron que no había ningún truco en ella y hoy la dan a conocer al mundo.





  
Mons. Pablo Galimberti , Luego de su viaje a Roma por 15 días donde concurrió a un evento de renovación espiritual y de formación para obispos y sacerdotes,  destacó esta foto, según dijo "muy comentada" entre los cardenales y obispos de todo el mundo.

En el encuentro realizado en Roma, participaron 230 religiosos de más de 80 países distintos.

Acerca de esta fotografía, el religioso señaló que en Roma se habla mucho de Juan Pablo II, fundamentalmente de su beatificación y su extenso apostolado al frente de la Iglesia Católica.

Señaló que cuando sufrió el atentado el 13 de mayo de 1982, tiempo después el propio Juan Pablo II confesó a unos religiosos que lo acompañaban que ese día (Día de la Virgen), "una mano disparó, otra dirigió el proyectil. 

Una de las balas pasó a milímetros de la aorta, lo que hubiera sido fatal, porque no hubiera llegado al Sanatorio Gemelli para ser atendido.


Galimberti recordó que un año más tarde Juan Pablo II formalizó su devoción y agradecimiento a la Virgen, donando al santuario de Fátima la bala que le extrajeron, fue guardada y llevada personalmente por él durante una peregrinación de acción de gracias, por la protección materna de María., desde 1984 el proyectil fue incrustado en la corona de oro de la Santísima Virgen de Fátima, que se encuentra en la cúpula de vidrio de la Capilla de las Apariciones.


Asimismo, donó la faja blanca que llevaba el día del atentado al santuario polaco de Jasna Gora, cuya Virgen es venerada desde hace siglos por sus compatriotas como símbolo de unidad nacional.

Para el obispo de Salto estos hechos sorprendentes y milagrosos suceden en la fe cristiana y todos los cardenales que rodearon a Juan Pablo II, saben que luego de ese atentado el Papa se hizo fervoroso seguidor de la Virgen de Fátima.






"Esta foto en la que La Virgen María auxilia a s.s. Juan Pablo II y lo salva del atentado del 13 de mayo de 1981 está relacionada con el  tercer secreto de Fátima, referente de las apariciones de La Virgen María en Fátima, Cova de Iría, Portugal. 




 En este tercer secreto La Virgen María profetizó el atentado contra el Papa, como en efecto se dio en la Plaza de San Pedro el día 13 de mayo de 1981 (el 13 de mayo es precisamente el litúrgico de día de la Virgen de Fátima.

 La Virgen María en sus apariciones de Fátima profetizó lo que iba a pasar en el Siglo XX.

 La primera aparición fue el 13 de mayo de 1917, fueron seis, desde el 13 de mayo al 13 de Octubre de 1917.

Hubo una coincidencia con el tercer secreto de Fátima ya que cuando su s.s. Juan Pablo II (Karol Wojtyła) era obispo, éste fue a visitar a San Pío de Pietrelcina (El Padre Pío) para que rezara por la curación de la esposa de un amigo que tenía cáncer terminal (se curó por la intercesión del Padre Pío).



Lo primero que le dijo El Padre Pío a Karol Wojtyła fue:

 “Veo tu sotana blanca manchada de sangre”; con lo que profetizó dos cosas:

 Que iba a ser Papa (sotana blanca)

 El atentado del 13 de mayo de 1981 (manchada de sangre)"






















El 13 de mayo de 1917 se apareció la Santísima Virgen una "Señora toda de blanco, más brillante que el sol", en Cova de Iría (lugar perteneciente a la parroquia de Fátima, en Portugal) a los tres pastorcitos Lucía, Jacinta y Francisco Marto, mandándoles rezar el Rosario todos los días para alcanzar la paz del mundo y el fin de la guerra.





Lucía le preguntó de dónde venía; ella respondió: "Vengo del cielo". Les pidió que regresaran al mismo lugar durante seis meses seguidos, los días trece.








La Virgen siguió apareciéndose a los niños otras cinco veces, pidiéndoles que hicieran muchos sacrificios para la conversión de los pecadores.

El 13 de junio de ese año, mientras se celebraba a San Antonio, patrono de Fátima, Nuestra Señora se apareció nuevamente a los tres niños. Alrededor de 50 personas se encontraban con ellos en Cova.

 La Señora dijo que Jacinta y Francisco irían pronto al cielo, que Lucía permanecería para ayudar a establecer el culto al "Sagrado Corazón de María" El 13 de julio de 1917, se trató de impedir que Lucía asistiera a este encuentro que fue uno de los más extensos y en el cual los niños tuvieron una visión del infierno que les despertó un anhelo de oración y penitencia incontenibles. Además les fue prometido que en octubre se realizaría un milagro para demostrar la verdad de las apariciones.



 En agosto de ese mismo año, el anticlerical administrador de Ourem, con engaños alejó a los tres pastores de Fátima y logró impedir que asistieran a la cita del día trece.

 El sábado 13 de octubre les dijo que era la Señora del Rosario y que su divino hijo nuestro Señor Jesucristo quería establecer en el mundo la devoción a su Corazón Inmaculado.






Ese mismo día sábado 13 de octubre 1917, hizo un gran milagro como lo había prometido:  El gran milagro del sol, movimiento giratorio del sol lanzando rayos de luz de diferentes colores, que fue presenciado por más de 70.000 personas allí presentes.












La devoción a la Virgen de Fátima está hoy extendida por todo el mundo y los milagros se multiplican sin cesar. Su conmemoración litúrgica se celebra el día 13 de mayo, fecha de la primera aparición en Cova de Iría.


 










El13 de mayo de 1981, S.SJuan Pablo II en el papamóvil recorría la Plaza de San Pedro saludando y bendiciendo a los fieles; de pronto el turco Alí Agca sacó un arma y disparó contra el Papa peregrino que cayó gravemente herido.



 Este atentado no acabó con su vida porque una “mano materna” intervino.




El fatídico atentado se produjo a las cinco y diecinueve minutos de la tarde del 13 de mayo, cuando Karol Wojtyla celebraba la audiencia general de los miércoles.

 El terrorista turco, que se encontraba en la Plaza de San Pedro, le disparó tres tiros, de los cuales dos le alcanzaron.



Uno le hirió en la mano izquierda, le perforó el bajo vientre, atravesó el hueso sacro y se incrustó en el suelo del vehículo papal. El proyectil pasó a pocos milímetros de la arteria aorta y le rozó la espina dorsal. El otro proyectil le rozó un codo e hirió a dos mujeres.


“Una mano disparó (la de Agca) y otra (la de la Virgen) desvió la bala”, “la Providencia Divina me ha salvado milagrosamente de la muerte, me ha prolongado la vida y en cierto sentido me la ha dado de nuevo”, dijo Juan Pablo II al recuperar la salud.




Mientras S.S. Juan Pablo II se recuperaba en el hospital pidió toda la documentación sobre la Virgen de Fátima. Más adelante el Pontífice empezó a trabajar para cumplir el segundo secreto de la Virgen, en el que la Madre de Dios pedía que se consagrase Rusia a su Inmaculado Corazón.



Una imagen de Nuestra Señora de Fátima le fue llevada al Papa en Castel Gandolfo y el Santo pidió que se construyera en Polonia una pequeña iglesia en la frontera con la Unión Soviética, donde fue colocada la imagen mirando hacia Rusia.



El Pontífice polaco viajó a Portugal para dar las gracias a María Santísima por haberle salvado la vida y para ofrecerle aquella bala que debía haberle llevado a la muerte.



El 13 de mayo de 1981 S.S. Juan Pablo II sintió haber sido milagrosamente salvado de la muerte gracias a la intervención de “una mano maternal”, como él mismo dijo, y todo su pontificado estuvo marcado por lo que la Virgen había preanunciado en Fátima.



Mehmet Alí Agca: Así intenté matar al Papa




13 de mayo de 1981. Espléndida tarde de primavera en Roma. Veinte mil peregrinos de los cinco continentes asisten en la Plaza de San Pedro a la audiencia general de los miércoles. Un joven, mal afeitado, de tez oscura, traje gris y camisa blanca se abre paso entre la muchedumbre. Busca situarse cerca de la trayectoria que seguirá el «Toyota» blanco con el escudo pontificio que hace unos segundos salió a la plaza por el Arco de las Campanas.



El Papa viaja de pie en la parte trasera del descapotable. Le acompañan su secretario, Stanislav Dziwisz, y su ayudante personal, Angelo Gugel.



 El coche avanza muy despacio. Los fieles se abalanzan para estrechar la mano al Santo Padre. Una mujer le tiende una niña rubia, Juan Pablo II la coge en brazos, la da un beso y la devuelve a su madre.
El hombre del traje gris ha conseguido situarse a sólo cinco metros de la barrera. Ha visto la escena. Sus ojos oscuros apenas parpadean, no dejan de seguir la figura del Papa.

En su bolsillo empuña una «Browning» de mortífera eficacia. Juan Pablo II acaricia a otro niño, hace la señal de la cruz en su frente, y vuelve a incorporarse. Ha llegado el momento. Pasan 19 minutos de las cinco de la tarde. Suenan dos disparos. Todas las palomas del Vaticano alzan el vuelo. Juan Pablo II cae sobre su secretario. En su rostro se refleja un intenso dolor.




El desconcierto es total. Guardias suizos de paisano suben al coche. El conductor acelera para regresar al interior del Vaticano lo antes posible, de nuevo por el Arco de las Campanas. La faja del Papa se tiñe de rojo.



El autor de los disparos huye abriéndose paso a codazos. 


El papamovil arrancó en alta velocidad en dirección a los Servicios de Urgencias del Vaticano, donde el médico personal del Papa, Dr. Renato Buzzonetti, ya había sido llamado de urgencia.



Juan Pablo II no deja de rezar un solo instante.

Sangraba mucho y fue llevado de inmediato para el Hospital Gemelli.

 Ingresa en el quirófano en estado muy grave.



 La vida del Papa se apagaba. Luego, después de la llegada al hospital, el Santo Padre perdió la consciencia.

 Los médicos que realizaban la operación de emergencia, llegaron a confesar, tiempos después, que dudaban de que pudiera sobrevivir, debido a la gravedad de las heridas y a los serios problemas con la presión sanguínea y con los latidos cardíacos de Juan Pablo II.
 El Dr. Buzzonetti pidió al Cardenal Stanislaw que le administrara al Papa, la Unción de los Enfermos.

Fueron cinco horas extremamente tensas, de operación y de espera. El mundo entero permanecía aturdido.

Terminada la intervención de los médicos, llegó la noticia, aún en el hospital, de que el procedimiento había salido bien y de que las esperanzas de recuperación habían aumentado.



El Papa sólo pudo volver al Vaticano, algunas semanas después. Algunas complicaciones, sin embargo, lo obligaron a retornar al hospital. Fue sólo hasta el día 14 de agosto, víspera de la festividad de la Asunción de la Virgen María, que Juan Pablo II dejó definitivamente la clínica Gemelli.





Juan Pablo II sobrevivió a un atentado cobarde y mortal en un día dedicado a la Virgen María. Juan Pablo II volvió recuperado al Vaticano, en otro día dedicado a la Virgen María








En uno de los episodios más destacados de su singular historia, el turno Agca obtuvo clemencia del Sumo Pontífice. 

Lo hizo en dos ocasiones.

La primera, el 17 de mayo de 1981, cuatro días después del atentado, cuando un Juan Pablo II convaleciente en el hospital "Policlínico Gemelli" manifestaba:

"Rezo por el hermano que me ha disparado,
A quien sinceramente he perdonado".


La segunda fue en 1983, cuando recibió la visita del Papa en la cárcel. Hablaron cara a cara y en actitud casi confidencial durante 18 minutos.



S.S. JUAN PABLO II LO VISITÓ EN LA CÁRCEL, FUE UNA CONVERSACIÓN SIN TESTIGOS, EN LA CELDA; UNA VERDADERA CONFESIÓN. EL MISTERIO DEL COMPLOT SIGUE.

JUAN PABLO II Y ALÍ AGCA SE SENTARON EN SILLAS DE PLÁSTICO FRENTE A FRENTE, SUS CABEZAS CASI JUNTAS, COMO EN UNA CONFESIÓN, Y DIALOGARON EN SUSURROS.



 EN DOS OPORTUNIDADES EL PAPA CERRÓ LOS OJOS Y CASI APOYÓ SU FRENTE EN EL HOMBRO DEL JOVEN TERRORISTA DE 25 AÑOS.

AL PRINCIPIO SE TOMARON LAS MANOS; LUEGO EL PONTÍFICE APRETÓ AFECTUOSAMENTE EL BRAZO IZQUIERDO DE ALÍ AGCA Y CUANDO SE DESPIDIERON LO PALMEÓ EN EL HOMBRO. COMO RESPUESTA, AGCA HIZO UNA GENUFLEXIÓN Y BESÓ LA MANO DE JUAN PABLO SONRIENDO CON EXPRESIÓN AGRADECIDA.





El Papa se declaraba convencido de que Ali Agca no cometió el atentado "por iniciativa propia, sino que otro lo planificó, que alguien lo ordenó".


El terrorista no dudó en preguntar al Pontífice: «¿Por qué sobreviviste? Soy un buen tirador». Wojtila respondió: «Tu mano disparó, pero 0tra mano guió y  desvió la bala: La Virgen de Fátima


«Yo sé que disparé bien, miré perfectamente. Sé que el proyectil era devastador y mortal… ¿Por qué entonces usted no ha muerto?». Este le reconocería que aquella tarde nunca dudó de que había conseguido su objetivo.


"Para él, asesino profesional, era inexplicable que hubiera podido fallar el tiro y por ello quería saber sobre el secreto de Fátima", explicó el entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Cardenal Joseph Ratzinger,


Juan Pablo II quedó muy sorprendido porque durante la visita a Agca no le pidió perdón Y lo único que éste le dijo fue: "me tienes que decir cuál es el secreto de la Virgen de Fátima".   

"Ninguna palabra de perdón. Estaba (Agca) obsesionado con lo que había leído en los diarios", señaló  el que fuera su portavoz, Joaquín Navarro Valls.



FUE LA PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA DEL CRISTIANISMO QUE UN PAPA ESTUVO FRENTE A FRENTE CON SU VICTIMARIO, Y CUANDO ABANDONÓ LA CELDA ESTABA CONMOVIDO. 

"HE HABLADO CON AGCA COMO SE HABLA CON UN HERMANO AL QUE HE PERDONADO Y GOZA DE MI CONFIANZA", DIJO. 
CUANDO SE LE PREGUNTÓ POR EL TENOR DE LA CONVERSACIÓN, CONTESTÓ: 

"ES UN SECRETO QUE NO ME PERTENECE Y QUE DEBO RESPETAR".


Juan Pablo visitó a Agca en la cárcel en 1983  e intercedió ante las autoridades italianas en el 2000 para que liberaran a Agca, quien cumplía cadena perpetua por el atentado en la Plaza de San Pedro.

El ultraderechista turco permaneció 19 años en una prisión italiana antes de ser perdonado por iniciativa del propio Pontífice en 2000. Posteriormente fue extraditado a Turquía, donde fue encarcelado por su participación, en 1979, en el asesinato de Abdi Ipecki, el director de un periódico.





Juan Pablo II lo sabía

La entrevista de Agca coincide con la inminente publicación de un libro de memorias sobre su vida, en el que el autor adelantó que revelaría todos los detalles de lo sucedido en el ataque a Karol Wojtyla en 1981.

Subrayó también que durante su encuentro de 22 minutos en la cárcel en Italia con el Santo Padre, en diciembre de 1983, éste no le preguntó nada sobre la autoría del atentado, porque según Agca, el jefe de la Iglesia católica "sabía muy bien que el Vaticano estaba detrás de ello".

Agca, de 52 años, pasó 19 años en una cárcel de Italia antes de que el presidente del país, Carlo Azegli Ciampi, lo indultara en junio de 2000, pero fue entregado a Turquía, donde le esperaba condena perpetua por varios delitos cometidos cuando era miembro del grupo ultraderechista turco 'Lobos Grises'.

Entre otras fechorías, Agca fue hallado culpable de asesinar en febrero de 1979 en Estambul a Abdi Ipekci, editor del periódico de gran tirada izquierdista 'Milliyet'.

Pero tras cumplir seis meses de cárcel, logró fugarse con la ayuda de un activista de los 'Lobos Grises' y juntos fueron a Bulgaria, entonces una de las bases de operaciones de la mafia turca.

El  lunes18 de enero del 2010 fue puesto en libertad de una cárcel próxima a Ankara, pese a que debería haber permanecido preso, al menos hasta 2017.

Agca fue trasladado inmediatamente a una oficina de reclutamiento militar para ser sometido a un examen médico y decidir si es apto para el servicio militar, porque aún no lo ha cumplido a sus 52 años.

 Y fue declarado incapacitado para cumplir el servicio militar, tras ser considerado mentalmente inestable.




RECIENTEMENTE EN FÁTIMA Y OTROS SANTUARIOS MARIANOS HA HABIDO MANIFESTACIONES DEL SOL 
















































































































LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO