GRUTA DELOURDES FRANCIA EN VIVO

SATÁN ENTRONIZADO EN EL TEMPLO SANTO" SE ARRODILLA ANTE HEREJES QUE ODIAN A LA MADRE DE DIOS



EN VIVO

SLIDERS

,

,

viernes, 29 de mayo de 2015

31 DE MAYO DE 2015 FIESTA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD - TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD



31 De Mayo 2015
Fiesta Solemne
De La Santísima Trinidad

La Santa Iglesia dedica el siguiente domingo después de Pentecostés a la celebración del día de la Santísima Trinidad.

La Santísima Trinidad es el misterio de un sólo Dios en tres personas. El hombre debe inclinarse con respeto ante ese misterio sublime y creerlo sin procurar profundizarlo, porque se halla por encima de la luz de su razón.

La Santísima Trinidad es el misterio fundamental de nuestra religión. En su nombre hemos sido bautizados.



La señal de la cruz nos la recuerda, y el sacerdote, en el altar, la invoca para terminar todas sus oraciones.

En su nombre somos absueltos en el tribunal de la penitencia, y en su nombre, se renueva todos los días, en nuestros altares, el sacrificio del Calvario.

La Santísima Trinidad es, además, prenda de nuestra felicidad eterna:

Dios mismo será nuestra recompensa si hemos guardado su ley.




Santo, Santo, Santo, es el Señor, Dios de los ejércitos.
Llenos están los cielos y la tierra de su gloria.

Os adoro, Dios tres veces santo,
Padre, que nos habéis creado,
Hijo que nos habéis, redimido con vuestra sanare,
Espíritu Santo, que nos santificáis con las gracias que nos concedéis todos los días.

Haced que guarde en mi alma vuestra semejanza o imagen,
a fin de que, un día, me reconozcáis y reine con vos en la eternidad.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén. Así sea.

Oración de una estampa religiosa de finales del siglo XIX







Credo de San Atanasio:

"El Padre es Dios, el Hijo es Dios, y el Espíritu Santo es Dios, y, sin embargo, no hay tres Dioses sino uno solo".

Un misterio es todo aquello que no podemos entender con la razón. Es algo que sólo podemos comprender cuando Dios nos lo revela.

El misterio de la Santísima Trinidad - Un sólo Dios en tres Personas distintas -, es el misterio central de la fe y de la vida cristiana, pues es el misterio de Dios en Sí mismo.

Aunque es un dogma difícil de entender, fue el primero que entendieron los Apóstoles.

Después de la Resurrección, comprendieron que Jesús era el Salvador enviado por el Padre. Y, cuando experimentaron la acción del Espíritu Santo dentro de sus corazones en Pentecostés, comprendieron que el único Dios era Padre, Hijo y Espíritu Santo.

 ­­--En la Creación, Dios Padre está como principio de todo lo que existe.

-- En la Encarnación, Dios se encarna, por amor a nosotros, en Jesús, para liberarnos del pecado y llevarnos a la vida eterna.

-- En Pentecostés, el Padre y el Hijo se hacen presentes en la vida del hombre en la Persona del Espíritu santo, cuya misión es santificarnos, iluminándonos y ayudándonos con sus dones a alcanzar la vida eterna.

Para explicar este gran misterio, existen ciertos símbolos que son entendibles a nuestra razón:

La Santísima Trinidad es simbolizada como un triángulo.

Cada uno de los vértices es parte del mismo triángulo y sin embargo cada uno es distinto.


También podemos simbolizar a la Santísima Trinidad como una vela encendida:

 La vela en sí misma simboliza al Padre, la cera que escurre es el Hijo, que procede del Padre y la llama encendida es el Espíritu Santo.
Los tres son "vela", pero son distintos entre sí.

La Iglesia nos invita hoy a la consideración y rendida adoración del gran misterio que nos hace reconocer y adorar en Dios la unidad de naturaleza en la trinidad de personas.

"Apenas hemos celebrado la venida del Espíritu Santo, cantamos la fiesta de la Santísima Trinidad en el Oficio del Domingo que sigue, escribía San Ruperto en el siglo XII, y este lugar está muy bien escogido, porque tan pronto como hubo bajado el Espíritu Santo, comenzó la predicación y la creencia; y, en el bautismo, la fe y confesión en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo."



Cada vez que hacemos la Señal de la Cruz sobre nuestro cuerpo, recordamos el misterio de la Santísima Trinidad.

- En el nombre del Padre: Ponemos la mano sobre la frente, señalando el cerebro que controla todo nuestro cuerpo, recordando en forma simbólica que Dios es la fuente de nuestra vida.

-...y del Hijo: Colocamos la mano en el pecho, donde está el corazón, que simboliza al amor. Recordamos con ello que por amor a los hombres, Jesucristo se encarnó, murió y resucitó para librarnos del pecado y llevarnos a la vida eterna.

-...Y del Espíritu Santo: Colocamos la mano en el hombro izquierdo y luego en el derecho, recordando que el Espíritu Santo nos ayuda a cargar con el peso de nuestra vida, el que nos ilumina y nos da la gracia para vivir de acuerdo a los mandatos de Jesucristo.



Algunas personas argumentan que no es verdad porque no podemos entender el misterio de la Santísima Trinidad a través de la razón. Esto es cierto, no podemos entenderlo con la sola razón, necesitamos de la fe ya que se trata de un misterio. Es un misterio hermoso en el que Dios nos envía a su Hijo para salvarnos.

Afirmaciones del dogma de la Trinidad, se ven continuamente en la Liturgia. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, así empieza y termina la Santa Misa y el Oficio divino, y se confieren los Sacramentos.
Igualmente A los salmos sigue el Gloria Patri ...; los himnos tradicionales acaban con la doxología y las oraciones con una conclusión en honor a las Tres Divinas Personas.  

Trisagio A La Santísima Trinidad

Para Consolar, desagraviar Al Padre, y para dar gloria y alabanza de la Santísima Trinidad.


P/ Abre, Señor, mis labios
R/ Y mi boca proclamará tus alabanzas
P/ Ven, Oh Dios, en mi ayuda
R/ Señor apresúrate en socorrerme
P/ Por la señal de la Santa Cruz……
R/ Como era en el principio...


Acto preparatorio.

Benignísimo Dios, Uno en esencia y Trino en Personas;
Aquí tienes una de tus humildes criaturas, que conoce en sí la venerable imagen de Tu Trinidad Santísima.

 Confieso que no he cumplido con las obligaciones a que me empeña el honor de Tu Divina Semejanza.

He pecado, Dios mío, pero nunca negué, sino he créido constantemente en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo; que el Padre no tiene algún principio, que el Hijo es producido por el Padre, a quien es consubstancial, y que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, de cuyo amor recíproco es también consubstancial a ambos; que el Padre no es primero que el Hijo, ni los dos primeros que el Espíritu Santo.

Adoro al Padre como Dios,
Al Hijo como Dios
Y al Espíritu Santo como Dios;
y con todo, en los tres solo creo y adoro un solo Dios.

Yo no entiendo, Señor, este misterio; pero cautivo mi entendimiento en obsequio de la fé, para mayor gloría Tuya
y mérito mío.
Ofrezco estos profundísimos sentimientos de religión, de reverencia y amor, como unos votos gratísimos a Tu Santidad, para que por ello perdones tantas ofensas cometidas por mí contra Tú Majestad increada.

¡Oh Trinidad Beatísima!
A Ti suspira la trinidad miserable de mis potencias.
Mi memoria, my enferma de fragilidad; mi entendimiento, atestado de ignorancia;
mi voluntad, contagiada de inclinaciones al mal.
Sánala, purifícala, y dame auxilios para que jamás falte a los propósitos que Te has dignado inspirarme; que yo protesto de todo corazón dedicarme desde hoy en adelante a mantener la nobleza de costumbres que corresponde al carácter de Ti mismo con que me has sellado, y hacer todo el aprecio que me sea posible de Tu gracia y a valerme para conservarla de la devoción al misterio de Tu Augustísima Trinidad, en quien espero hallar misericordia, piedad y beneficiencia para siempre. Amén.

Himno

Ya se va el sol de Fuego;
Tú Unidad, Luz Perenne,
Trinidad Santa, infunde
Tu amor en nuestra mente.
De mañana y de tarde
Rogamos que nos lleves
A alabarte en el Cielo
Con himnos reverentes
Al Padre, al Hijo y a Tí, Divino
Espíritu siempre la gloria que hasta
Aquí sea dada eternamente. Amén.

Un Padre Nuestro y Gloria al Padre.



Con los Serafines.

V. Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos.

R. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,
Ten misericordia de nosotros.

Con los Querubines.

V. Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos.

R. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,

Ten misericordia de nosotros.


Con los Tronos.

V. Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos.

R. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,

Ten misericordia de nosotros.


Oración a Dios Padre.

Omnipotente y sempiterno Dios Padre,
Que con tu Unigénito Hijo y con el Espíritu Santo
Eres un solo Dios,
Uno en la esencia
y Trino en las Personas.

Yo te adoro, venero y bendigo
con las tres angélicas jerarquías;
y con los tres Coros de la primera, a
mantes Serafines,
sabios Querubines y excelsos Tronos,
te aclamo Santo, Santo, Santo, poderoso y Eterno Padre
del Verbo Divino, principio del Espíritu Santo,
Señor de los Cielos y Tierra, a quien sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.


Padre Nuestro y Gloria al Padre.


Con las Dominaciones.

V. Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos.

R. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,
Ten misericordia de nosotros.

Con las Virtudes.

V. Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos.

R. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,
Ten misericordia de nosotros.

Con las Potestades.

V. Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos.

R. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,
Ten misericordia de nosotros.


Oración a Dios Hijo

Sabio y soberano Dios Hijo, hecho hombre por nosotros,
que con tu Eterno Padre y el Divino Espíritu eres un solo Dios, Uno en la esencia, y Trino en las Personas.

Yo te venero, bendigo y adoro con las tres jerarquías
de los Ángeles; y con los tres Coros de la segunda, Dominaciones, Virtudes y Potestades,
te aclamo Santo, Santo, Santo, Omnipotente Verbo Divino
y Unigénito Hijo de Dios, principio del Espíritu Santo,
Señor de los Cielos y Tierra, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Padre Nuestro y Gloria al Padre.


Con los Principados.

V. Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos.

R. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,
Ten misericordia de nosotros.

Con los Arcángeles.

V. Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos.

R. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,
Ten misericordia de nosotros.

Con los Ángeles.

V. Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos.

R. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,
Ten misericordia de nosotros.

Oración a Dios Espíritu Santo.

Amante Dios, Espíritu Santo, Amor divino,
que con el Eterno Padre y su Unigénito Hijo eres un solo Dios, Uno en la esencia y Trino en las Personas.

Yo te bendigo, adoro y venero con las tres jerarquías angélicas; y con los tres Coros de la tercera, Principados, Arcángeles y Ángeles, te aclamo Santo, Santo, Santo,
Divino Amor y suavísima unión del Eterno Padre y del Hijo, procediendo en amor de uno y otro,
Señor de los Cielos y la tierra,
a quien sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Antífona.

Tres son los que dan testimonio en el Cielo;
El Padre, El Verbo y El Espíritu Santo,
Y estos tres son una misma cosa.

V. Bendigamos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

R. Alabemos y ensalcémosle en todos los siglos.

Oración.

Altísimo e incomprensible Dios, que dentro del Santuario de Tu Divina Naturaleza, donde nadie entra, tienes encerrado el misterio de Tu Trinidad Santísima, a quien no se puede correr el velo para verla de lleno, sino que todas las criaturas debemos adorarla profundamente desde fuera; dígnate admitir nuestros humildes votos, deprecaciones y alabanzas, que presentamos reverentemente al pie del trono de Tu inefable Majestad, por los merecimientos de Nuestro Señor Jesucristo, que contigo, vive y reina en unidad del Espíritu Santo Dios, por todos los siglos de los siglos. Amén.

Gozos a Dios Trino y Uno.

¡Señor Dios! en dulce canto
Te alaban los Querubines,
Y Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo.

Eterna y Pura Deidad
De incomparable excelencia,
Que en la Unidad de Tu esencia
Encierras la Trinidad:
De nuestra fe la humildad
Te adora en sencillo canto.

Y Ángeles y etc.


Tú del hombre delincuente
Tiernos suspiros recoges,
Y sus plegarias acoges,
Porque eres Padre clemente.
¿Quién, amándote, no siente
Trocarse en dicha el quebranto?

Y Ángeles y etc.

Nuestros padres celebraron
Con sus cánticos de gloria
De tus prodigios la historia,
Que gozosos admiraron.
La fe, Señor, nos legaron,
Que es nuestro escudo y encanto.

Y Ángeles y etc.

Cuando tu justa venganza
Con plagas al hombre aterra,
Y hace estremecer la tierra,
Y airada sus rayos lanza,
La luz de nuestra esperanza
Es tu nombre Sacrosanto.

Y Ángeles y etc.

Tus excelsas bendiciones
Derrama pródigo y tierno,
Y a tus hijos ¡Dios eterno!
Colma de inefables dones.
Para su dicha dispones
Tanto bien, prodigio tanto.

Y Ángeles y etc.

¡Quién del amante Isaías
Ardiera en el sacro fuego,
Para alzar su humilde ruego
En divinas melodías!
Supla a vuestras voces frías
La tierra, el mar, entretanto.

Y Ángeles y etc.

Por el misterio que adora
¡Oh Dios! tu escogida grey,
Signa Tu Divina Ley,
Y de la muerte en la hora,
Con su sombra bienhechora
Nos cubra Tu regio manto.

Y Ángeles y etc.

¡Señor Dios! En dulce canto
Te alaban los Querubines,
Y Ángeles y Serafines
Dicen Santo, Santo, Santo.

Antífona.

Bendita seas, Santísima Trinidad
y Unidad indivisible de nuestro Dios;
nosotros confesamos este misterio Augustísimo de Ser
 con cuanta reverencia podemos,
porque no cesas de ejercitar en nosotros Tu Misericordia.

V. Bendito eres, Señor, en el Firmamento del Cielo.
R. Y llena está de Tu gloria la Tierra.

Oremos.

Omnipotente y sempiterno Dios, que has concedido a tus siervos la gracia de conocer en la confesión de la verdadera fe la gloria de la eterna Trinidad de tus Personas y de adorar en el Poder de la Majestad la Unidad de tu incomprensible Naturaleza; nosotros te suplicamos que por la firmeza de esta misma fe seamos libres de todo género de adversidades.
Por nuestro Señor Jesucristo, que contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Oración.

Dios, de quien viene la santidad en los deseos, la rectitud de los consejos y la justicia en las obras; concede a tus siervos la paz que el mundo no puede dar, para que, entregados nuestros corazones a la observancia de tus mandamientos y desterrado el miedo de todo enemigo, tengan con tu protección los tiempos tranquilidad. Por Nuestro Señor Jesucristo Tu Hijo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.





   












LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO