EN VIVO

SATÁN ENTRONIZADO EN EL TEMPLO SANTO" SE ARRODILLA ANTE HEREJES QUE ODIAN A LA MADRE DE DIOS



SLIDERS

,

,

jueves, 30 de julio de 2015

26 DE JULIO FIESTA DE SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA, PADRES DE NUESTRA SEÑORA MARÍA SANTÍSIMA Y ABUELOS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO--LA VIDA DE SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA REVELADOS A ANA CATALINA EMMERICK




Mensajes De Dios Al Mundo A Través de su profeta: Marcos Tadeu


Jacareí, 26 de Julio del 2015
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial: www.apparitionstv.com


Mensaje de Nuestra Señora
Reina Y Mensajera de Paz






Marcos:  "¡Allí está ella! Sí Mamita del Cielo, sí lo haré! Sí, sí, lo haré.
Muchas Gracias a ti también Señora. Sí, ¿Te gustó Señora? Muy bien, si te gustó Señora, todo está bien. Sí, sí. Cuenta siempre conmigo y con mis fieles amigos. Defenderemos tus Mensajes Señora. Nunca quedarás indefensa Señora, nunca quedarás sin que nadie te cuide Señora, que te defienda Señora. Sí, sí.”

(Diálogo entre Marcos y la Madre de Dios)


26 de Julio Fiesta de San Joaquín y Santa Ana
Abuelos de Nuestro Señor Jesucristo
y Padres de Nuestra Señora María Santísima

Nuestra Señora: "Mis amados hijos, hoy en el día, de Mi Madre Santa Ana y Mi Padre San Joaquín, vengo del cielo para deciros:








"Amen más a Mis santos padres San Joaquín y Ana, rezándoles con más amor, imitando sus virtudes que fueron tan grandes, Su amor ardiente a Dios  y de los cuales yo aprendí también a amar a Dios con la misma fuerza con la misma intensidad de amor.

Imiten a Mis Santos Padres Joaquín y Ana siguiendo los pasos que caminaron antes de vosotros, huellas de oración, huellas de devoción a Dios, huellas de caridad perfectas huellas de amor.

Si vosotros hicieren esto, seréis agradables a Dios como fueron ellos y así como Dios les dio tesoros inconmensurables, de los cuales, yo misma, la Madre de Dios para ser su hija.

 Si vosotros fuereis como ellos Dios les confiará grandes cosas, grandes misiones, grandes tareas. Les dará también grandes gracias, grandes bendiciones en la vida.

Aquellos que fueren como mis padres Joaquín y Ana serán muy agradables a Dios y atraerán su mirada de agrado, su mirada de amor. Sean como ellos, porque lo que el mundo necesita hoy más que nunca es que hayan almas santas, como mis padres Joaquín y Ana.


No fue por nada que Mi Madre Ana fue una de las primeras, de los primeros santos que os dieron mensajes aquí, después de mí. Ella y mi Padre Joaquim son los mayores ejemplos de santidad que vosotros debéis seguir e imitar.

Si vosotros hacéis esto mis hijos, vosotros también seréis muy queridos de mi corazón, porque me daréis la alegría de ver en vosotros las virtudes de Mis Santos Padres creciendo cada día más, embelleciendo cada día más vuestras almas volviéndoos semejantes a ellos.

Continúen rezando el Santo Rosario todos los días y todas las oraciones que os he dado aquí, a través de estas oraciones nosotros estamos salvando muchas almas todos los días.

Os agradezco por las coronillas que hoy aquí rezaron conmigo, gracias a vosotros cuarenta y ocho mil almas (48 000) hoy pudieron ser salvas. Alegraos conmigo mis hijos, porque vuestras oraciones unidas a las mías suben hasta la Santísima Trinidad con un gran poder para la salvación de muchas, y muchas almas.


Os amo y estoy con vosotros hoy, cada vez más. No tengan miedo de los que persiguen Mis Apariciones, porque la verdad siempre triunfará. Propaguen la verdad, Propaguen las Gracias, Mensajes, Señales y los frutos de mi hijo Marcos, las obras de él que son imbatibles (invencibles) y veréis Mis hijos que Mi gloria, Mi luz mística irradiará desde este lugar al mundo entero, venciendo y disipando todas las tinieblas de  las mentiras de los malos y de los impíos.



A todos ahora os bendigo con amor de Fátima, de Montichiari y de Jacarei ".


 (Marcos): "Asta pronto querida Madre del Cielo".







Mensajes De Dios Al Mundo A Través de su profeta: Marcos Tadeu


Jacareí, 20 de Mayo del 2007
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV mundial: www.apparitionstv.com

Mensaje de Santa Ana
Madre de la Santísima Virgen





SANTA ANA:

“Marcos, hijo queridísimo, te amo mucho y estoy contigo… ¡Vengo hoy para bendecirte y bendecir a todos Mis hijos queridos! ¡Pues todos los hijos de MI HIJA “MARÍA SANTÍSIMA” son también Mis hijos amados!

¡Luchad hijos de la Luz!
¡Luchad apóstoles de los últimos tiempos!
¡Luchad verdaderos discípulos de CRISTO!
¡Luchad, luchad con la Luz de la Verdad!
¡Luchad con el Santo ROSARIO!
¡Luchad con la Santa Fe en el corazón y en los labios, para debelar los errores del mundo actual!

¡Para reencender de nuevo la Llama de la Santa Fe!
¡Apagada y disminuida por la maldad de los hombres, para que brille delante del mundo entero:
 La Luz de la Verdad que es CRISTO!
¡La Luz de la Verdad que es María!
¡La Luz de la Verdad que es DIOS!

¡Luchad con las Armas de la Fe!
¡Luchad con la Oración!
¡Luchad con la Penitencia!
¡Luchad con el Amor!
¡Luchad con la Verdad!

¡Haced que resplandezca nuevamente la “Verdadera Devoción a Mi Hija MARÍA”!… ¡Pues de esto depende la venida del “Reino de CRISTO” hacia la Tierra!

¡Es la “Verdadera Devoción a MARÍA”, es el “Reino de MARÍA” que va a preparar la venida del “Reino de CRISTO”!

Si el “Reino de MARÍA” no fuera establecido primero en la Tierra, ¡no podrá ser establecido el “Reino de CRISTO”! Pues como de la misma forma, así como la primera vez ÉL vino primero por MARÍA, ¡la segunda vez también deberá ser primero por MARÍA que ÉL vendrá!

¡Si! Primero vino MARÍA al mundo la primera vez, la “SEÑORA de Todos los Pueblos” y después vino CRISTO.

Ahora de la misma forma, ¡es MARÍA que debe venir al mundo y Reinar en el mundo para que después venga CRISTO y Reine CRISTO!

Haced… ¡Haced eso hijos Míos y veréis el “TRIUNFO de la SANTA FE CATÓLICA! ¡Veréis el TRIUNFO de DIOS!

¡Luchad! Para que Mi Hija MARÍA sea de nuevo recolocada, en el lugar de donde la hicieron descender…

¡Haced que la “Verdadera Devoción” a ELLA reflorezca por toda parte! ¡Haced que ELLA sea amada! ¡Conocida! ¡Venerada! ¡Obedecida! ¡Alabada y Bendecida! ¡Por todas las lenguas, pueblos, razas y naciones de los cuatro rincones de la Tierra!

¡Haced que SU INMACULADO CORAZÓN sea conocido!

¡Amado! ¡Venerado! ¡Alabado! ¡Buscado! ¡¡¡Deseado!!!! Pues solamente cuando eso suceda el CORAZÓN DE JESÚS también será conocido… Amado… Deseado… ¡Buscado! ¡Procurado! ¡Alabado! y ¡Amado!...

¡Primero la Devoción al INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA debe Reinar para que después Reine el CORAZÓN DE CRISTO!

¡Luchad! ¡Para que la “Devoción a MI Hija MARÍA” recupere Su esplendor de Sus primeros tiempos de la Fe! Porque solamente así CRISTO encontrará los corazones preparados, purificados, formados para que ÉL pueda, entonces, en ellos operar, salvar y reinar…

¡YO bendigo todos vuestros esfuerzos en defender a Mi Hija MARÍA, en amar a Mi Hija MARÍA, en volver conocida a Mi Hija MARÍA! ¡YO Soy vuestra defensora y os quiero a todos vosotros aquí a que os comprometáis, haciendo una “Verdadera Consagración” de vosotros mismos a Mi Hija MARÍA para vivir solamente para ELLA! ¡Para luchar por ELLA! ¡Para amarLa de todo corazón! A pesar de los hombres, del mundo! y del demonio…

¡YO os ayudaré con bendiciones tan copiosas! ¡Y con Gracias tan eficaces que los buenos no podrán resistir a vuestras palabras! ¡Y ellos se apasionarán por DIOS y por Mi Hija MARÍA, cuando oyeren la voz, cuando oyeren vuestra voz divulgando los Mensajes de ELLA!

¡Los buenos no podrán resistir vuestras palabras, cuando os oyeren anunciando los Mensajes de ELLA!...  ¡Los buenos no podrán resistir! ¡Y hasta los malos aunque no se conviertan TEMERÁN vuestras palabras! ¡Temerán a MARÍA!

¡Si, hijos Míos! YO estaré con vosotros y os ayudaré… ¡Podéis tener plena certeza de Mi asistencia, de Mi presencia y de Mi compañía constante junto a vosotros! Todos los días de vuestra vida… Mientras fuereis fieles a MARÍA en estas Apariciones aquí!

¡Mientras fuereis fieles a los Mensajes de ELLA! Siempre tendréis en MÏ una amiga, una compañera y una protectora…

Pero os advierto: Si traicionáis a MARÍA, si traicionáis el AMOR de MARÍA en esta Aparición, NO miréis hacia MÏ, pues no seré más vuestra Amiga! ¡Antes seré vuestra enemiga! Pues vosotros ya habéis pasado para el lado de la serpiente infernal y por eso estaremos en ejércitos opuestos, en lados opuestos, y ¡os tendré que combatir!

 Por eso os digo hijitos: ¡Pedid todos los días la “Gracia de la Fidelidad a MARÍA”, la “Gracia de la Fidelidad a los Mensajes de MARÍA”! ¡Pues muchos la traicionan, muchos ya traicionaron Su AMOR aquí porque no vigilaron! ¡Porque no rezaron! Porque no pidieron la Gracia del AMOR FIEL…
¡Rezad todos los días para tener un AMOR SÓLIDO por los Mensajes de MARÍA! ¡Un AMOR que resista a todas las tentaciones, pruebas, tribulaciones y sufrimientos! ¡Un AMOR que resista a “vientos contrarios” que Satanás nunca deja de soplar para intentar destruir vuestro AMOR! ¡Un AMOR fuerte que resista a todas las tempestades! Un AMOR fuerte que resista a todas las contrariedades…
¡Si vosotros, hijos Míos, pidiereis esta Gracia al PADRE, a JESÚS al ESPÍRITU SANTO por medio de MÍ!, ELLOS de prisa os la darán, darán esta Gracia.

 ¡Si! DIOS de prisa dará esta Gracia, porque lo que es pedido por medio de MÍ siempre se alcanza, pues YO gozo de mucho favor junto a la SANTÍSIMA TRINIDAD…

¡Mi mayor deseo es ver el “Reino de Mi Hija MARÍA” esparcirse, extenderse por el mundo! Hasta que él se transforme en un Jardín de PAZ, de GRACIA, de AMOR, de FE, DEVOCIÓN y SANTIDAD…

¡Haced todo esto que YO os digo hijos Míos, y veréis el milagro! ¡Seguid las indicaciones que Yo os di y no erraréis, pues aquellos que van por MÍ nunca yerran y siempre llegan a MARÍA! Y quien llega a MARÍA llega a la SALVACIÓN, pues quien vive por ELLA nunca pecará…
Si hijos Míos, ¡YO Soy vuestra MADRE, rezadMe!

Agradezco a todos los que besan devotamente Mi Imagen, ¡YO he recibido esos cariños, esas caricias que vosotros me hacéis! ¡Y por todo Soy muy Agradecida! ¡Sepan que ningún beso Me será dado en vano, todo tendrá recompensa y premio en la Gloria Celestial!

¡Continuad hijos Míos! ¡Divulguen todas las Oraciones que Mi Hija MARÍA aquí os dio, pues estas Oraciones Salvarán el mundo!
¡¡¡Creed en eso!!!
¡No hagáis otras cosas diferentes de aquellas que Mi Hija MARÍA os mandó hacer!

¿Acaso vosotros sois más inteligentes que ELLA?

¿Acaso tenéis más Sabiduría que ELLA?

¡Que es la sede de la Sabiduría!

¡El Trono de la Sabiduría!

¡El árbol, el río de la Sabiduría!

¿Acaso vosotros sois más Santos y Perfectos que Mi MARÍA, para crear cosas que Salvan y Convierten más que ELLA?

¡NO PEQUÉIS POR SOBERBIA HIJOS MÍOS!

¡PUES TODOS LOS SOBERBIOS NO ENTRARÁN EN EL REINO DE LOS CIELOS!

El CIELO es de los humildes…

¡Es de aquellos que obedecen a DIOS y a MARÍA despreciándose a sí mismos!

¡El CIELO es de los humildes de corazón!

¡Quien no es humilde no es digno de MARÍA!

¡Quien no se desprecia a sí mismo y a su voluntad para hacer la Voluntad de MARÍA no es digno de ELLA y quien no es digno de MARÍA no es digno de DIOS que Vive y Reina en ELLA!

Por eso hijitos, orad… Orad esas Oraciones maravillosas que Mi MARÍA os dio y que Mi Marcos hizo para ustedes…

¡Divulgad estas Oraciones, rezadlas fervorosamente!

Y veréis hijitos como la “Gracia Divina” obrará, convirtiendo los pecadores, salvándolos y transformándolos en “grandes Santos” para la Gloria de DIOS, de JESÚS, del ESTPÍRITU SANTO y de Mi MARÍA…

¡Estoy con vosotros, siempre!

¡Cuando rezáis el Rosario Me uno a vosotros!

Y Yo también rezo el AVE MARÍA, saludando a Mi Hija con aquellas palabras maravillosas del ÁNGEL GABRIEL:

“AVE MARÍA LLENA DE GRACIA”…

SI hijos Míos, Yo rezo el ROSARIO con vosotros, porque nada Me da más alegría que Bendecir a MARÍA el fruto Inmaculado de Mis entrañas.

Nada Me da más alegría que decir:

“EL SEÑOR ES CON VOSOTROS” ¡Si! Nada Me da más alegría que Bendecir al ALTÍSIMO por haber creado a MARÍA Santa, Bella, Perfecta, Pura y haberSe unido a ELLA de una forma indisoluble y misteriosa. Y por haberMe dado la gran dicha, la gran ventura de haber sido MADRE de la MADRE de Mi propio DIOS y SEÑOR…

¡Oh! ¡Oh! ¡Maravilla de las maravillas! ¡¡¡MARÍA MADRE de DIOS es la Maravilla de las maravillas!!! ¡Oh, si! MARÍA es la Estrella de las estrellas, es el Sol de los soles!

¡MARÍA es la Luz de las luces!

¡Y YO fui escogida para ser MADRE de esta Criatura Maravillosísima! ¡Incomparable! ¡E inigualable en todo el universo…!

¡Bendito sea Mi DIOS! ¡DIOS de Israel! ¡Dios del CIELO! ¡Dios de la Tierra! ¡DIOS de Mares! ¡¡¡DIOS de todo lo que existe!!!  ¡Por haber creado a MARÍA y por haberMe HECHO MADRE de MARÍA!

¡Oh, sí! ¡YO Soy ANA la Bienaventurada!
¡YO Soy ANA la dichosa!
¡YO Soy ANA la siempre feliz!

Porque fui elegida para ser MADRE de la MADRE de Mi propio DIOS… YO Soy ANA la dichosa… YO Soy ANA la agraciada… ¡YO Soy ANA la siempre favorecida por el ALTÍSIMO! Porque ÉL Me dio el Favor de los favores que es MARÍA…
YO Soy MADRE de MARÍA y ELLA es todo MI AMOR y juntas Amamos a DIOS! ¡Y DIOS es todos Nuestro AMOR!... ¡Oh! ¡Ventura de las venturas! ¡Oh! ¡Maravillas de las maravillas!

Yo Bendeciré los esfuerzos de todos los que se declaren a luchar para establecer el “Reino de MARÍA” en la Tierra.

 Y ahora, juntas, YO, Mi Hija MARÍA y Nuestra Hija y Sierva CECILIA os Bendecimos a todos con AMOR…

YO regresaré aquí… En la Fiesta de la Asunción de MARÍA en agosto, en el segundo domingo de agosto regresaré y estaré aquí con vosotros una vez más para bendeciros…
La PAZ… La PAZ Mi Ángel… La PAZ Marcos…”


Mensaje de Santa Cecilia



SANTA CECILIA:

“Marcos, Yo soy CECILIA, Sierva de DIOS… Sierva de MARÍA… Sierva de SANTA ANA… Sierva del
ESPÍRITU SANTO…

Yo soy la Sierva de los Siervos del SEÑOR y también vengo hoy para bendeciros y para deciros:

¡Sed fieles!... ¡Sed Santos!...  Cumplid y obedeced todos los Mensajes que aquí os fueron dados para que podáis ser dignos y merecer la Vida Eterna.

Ved… Ved hermanos Míos… Cuán grande es la recompensa del SEÑOR por el corto tiempo de vida en esta Tierra en que la Fe es probada, en que el AMOR es probado…
¡Si vosotros fuereis fieles a DIOS, si vosotros amareis a DIOS con el Corazón puro y sincero por el pequeño espacio de esta vida! Vosotros mereceríais una corona incorruptible que jamás os será robada ni por el demonio, ni por el mundo, ni por la carne humana, ni por nada…

¡Vuestra corona ya está siendo preparada en el Cielo!

 Cuidad de no perderla por el pecado… cuidad de no perderla por la desobediencia a la Madre de DIOS.

¿¿¿NO VEIS QUE LA DESOBEDIENCIA A LA MADRE DE DIOS EN SUS APARICIONES ACTUALES ES EL CANCER DEL MUNDO??? ¿¿¿Y QUE TODOS LOS CASTIGOS Y MALES ACTUALES SON CONSECUENCIAS DE ESTA DESOBEDIENCIA, QUE YA VIENE DESDE 180 AÑOS ATRÁS AGRABÁNDOSE Y CRECIENDO MÁS???
¿Hasta cuando continuaréis maltratando y haciendo sufrir así a la MADRE de DIOS? ¿Será que hasta vosotros que os decid  hijos de Ella y que decid que Ella es vuestra MADRE… ¿Será que hasta vosotros repetiréis el pecado de los malos y torturadores todavía más a la MADRE de Nuestro SEÑOR?
¿Será que ni incluso vosotros os compadeceréis y tendréis piedad de Ella? ¡Oh no! ¡Que comience en vosotros la gran Conversión! … ¡Que comience en vosotros la gran transformación!...
Transformaos en ÁNGELES… Obedientes, dóciles y Santos que La Amen, que La Alaben, que La quieran, que La obedezcan, que La agraden… ¡Que Le den contentamiento y satisfacción!
¡Yo estoy aquí con vosotros para ayudaros en esta Santa Tarea que no es fácil!... Pero con Mi ayuda y la de todos los Santos que aquí ya vinieron y que están en el CIELO, ¡será posible par vosotros! SERÁ POSIBLE….

YO OS ASEGURO… ¡QUE TODO AQUEL QUE OBEDEZCA LOS MENSAJES DE LA MADRE DE DIOS NO PERECERÁ! ¡OH NO! ¡NO PERECERÁ! NO PERECERÁ…

Yo os digo, si hubiese habido Apariciones de Ella en la época en que YO viví… En aquella época del Imperio Remano, todos se habrían Convertido bien de prisa y el mundo habría sido un Paraíso, oh si… Pero nuestro SEÑOR tiene Sus Designios y ÉL reservó para este tiempo las Apariciones multiplicadas de la VIRGEN SANTÍSIMA en la Tierra… Y vosotros… ¿¿¿Qué frutos presentáis??? y vosotros… ¿Qué frutos disteis hasta ahora?

¿Correspondisteis a tanto Amor? ¿Correspondisteis a tanta Gracia? ¿Correspondisteis a tanta benevolencia del Altísimo y de la Madre de DIOS por vosotros?

Si no, falta poco tiempo… todavía resta un tiempo… Regresad… Volved… Transformaos y dad los frutos de los Mensajes de la Madre de DIOS… De los SAGRADOS CORAZONES…

Con estos frutos muchas almas se Salvarán y se saciarán del hambre espiritual que sienten y entonces vivirán… Pues el fruto de estos Mensajes no termina en esta vida sino dura para la Vida Eterna.

¡Oh si! Si vosotros diereis de esos frutos bien de prisa el “Reino de MARÍA” vendrá al mundo y luego después de él el “Reino de JESÚS”.

Yo estaré con vosotros, Yo bendeciré vuestra voz…

¡Yo soy la “Protectora de la Voz!

Yo Bendeciré vuestra voz para que ella sea completamente ungida por el ESPÍRITU SANTO y las almas no podrán resistir a vuestras palabras repletas de Unción cuando vosotros anunciareis no vuestros mensajes, ¡Los Mensajes de la MADRE de DIOS, de los SAGRADOS CORAZONES!
HE AQUÍ POR QUÉ LA PREDICACIÓN NO TIENE EFECTO, LOS HOMBRES PREDICAN SU OPINIÓN, SU BONDAD, NO PREDICAN LA PALABRA DE LA MADRE DE DIOS. SI ESO FUESE HECHO, EL MUNDO YA ESTARÍA EN GRAN SANTIDAD…
¡Pero todavía es tiempo! ¡Salid! ¡Combatid apóstoles de la Luz! Llevad a todos la Luz del CORAZÓN INMACULADO de MARÍA para que entonces las tinieblas sean vencidas por la Luz y Triunfe el CORAZÓN DE MARÍA, el CORAZÓN DE JESÚS, el CORAZÓN DE JOSÉ, el CORAZÓN DE DIOS…

¡Estoy con vosotros siempre!

¡Rezadme! ¡Hablad conmigo!

Llamadme en los momentos de dudas y sufrimiento y Yo os esclareceré y os digo: quien se entregue a Mí, quien Me de la mano no caerá e incluso si cae no quedará caído.
 ¡Ha de levantarse! Ha de continuar la carrera y ha de alcanzar el Premio de la Victoria…

A todos doy la PAZ… La PAZ Marcos… Te Amo… La PAZ… Queda en Mí, descansa en Mi AMOR…
La PAZ…”





Vida De
San Joaquín
y
Santa Ana





Mensajes De Dios Al Mundo A Través de su profeta: Ana Catalina Emmerick


Los Esenios

Los antepasados de Santa Ana fueron Esenios

 Estos piadosísimos hombres descendían de aquellos sacerdotes que en tiempos de Moisés y Aarón tenían el encargo de llevar el Arca de la Alianza, los cuales recibieron,
en tiempos de lsaías y Jeremías, ciertas reglas de vida.

 Al principio no eran numerosos.

tiempos de lsaías y Jeremías, ciertas reglas de vida. Al principio no eran numerosos. Más tarde vivieron en Tierra santa reunidos en una extensión como de 48 millas de largo y 38 de ancho, y sólo más tarde se acercaron a las regiones del Jordán Vivían principalmente en el monte Horeb y en
el Cannelo.

En los primeros tiempos, antes que Isaías los reuniese, vivían desparramados, entregados a la penitencia.

 Llevaban siempre los mismos vestidos y no los remendaban, no cambiándolos hasta que se les caían de puro viejos.

Vivían en estado de matrimonio, pero con mucha pureza de costumbres. A veces, de común acuerdo, se separaban hombre y mujer, y
vivían cierto tiempo entregados a la oración.

Cuando comían estaban separados los hombres de las mujeres; comían primero aquéllos y cuando se alejaban los hombres, lo hacían las mujeres.

Ya desde entonces había, entre estos judíos, antepasados de Ana y de la Sagrada Familia. De ellos también derivan los llamados "hijos de profetas".
Vivían en el desierto y en los alrededores del monte Horeb. En Egipto también he visto a muchos de ellos. Por causa de las guerraS estuvieron un tiempo alejados del monte Horeb; pero fueron nuevamente recogidos por sus jefes.

Los Macabeos pertenecieron también a ellos. Eran grandes veneradores de Moisés: tenían un trozo de vestido de él, que éste había dado a Aarón y que les había llegado en posesión.

Era para ellos cosa sagrada, y he visto que en cierta ocasión unos quince murieron en lucha por defender este sagrado tesoro.

Los jefes de los Esenios tenían conocimiento del misterio encerrado en el Arca de la Alianza. Los que permanecían célibes formaban una agrupación aparte, una orden espiritual y eran probados largamente durante varios años antes de ser admitidos.

Los jefes de la orden los recibían por mayor o menor tiempo, según la inspiración que recibían de lo alto. Los Esenios que vivían en matrimonio observaban mucho rigor entre ellos y sus mujeres e hijos, y guardaban la misma relación, con los verdaderos Esenios, que los Terciarios Franciscanos respecto a la Orden Franciscana. Solían consultar todos sus asuntos al anciano jefe del monte Horeb.

 Los Esenios célibes eran de una indescriptible pureza y piedad. Llevaban blancas y largas vestiduras, que conservaban perfectamente limpias. Se ocupaban de educar a los niños.
 Para ser admitidos en la orden debían contar, por lo menos, catorce años de edad.

Las personas de mucha piedad eran probadas por sólo un año; los demás por dos.
Vivían en perfecta pureza y no ejercían el comercio; lo que necesitaban para el sustento lo obtenían cambiando sus productos agrícolas.
Si un Esenio faltaba gravemente, era arrojado de la orden, y esta excomunión era seguida generalmente de castigo, como en el caso de Pedro con Ananías, es decir, moría.

El jefe sabía por revelación divina quién había faltado gravemente.

He visto que algunos debían sólo hacer penitencias: se ponían un saco muy tieso, con los brazos extendidos, que no podían doblar y el interior lleno de puntas agudas.

Tenían sus cuevas en el monte Horeb.
En una cueva mayor se había acomodado una sala de mimbre donde a las once reuniánse todos para la comida en común. Cada uno tenía delante un pequeño pan y un vaso. El jefe iba de uno a otro, bendiciendo los panes. Después de la refección
cada uno volvía a su celda. En esa sala vi un pequeño altar, y sobre él panes bendecidos cubiertos, que luego se distribuían a los pobres.

 Poseían muchas palomas tan mansas que picoteaban en las manos. Comían de estas palomas, y supe que tenían algún culto religioso por medio de ellas, porque decían algo sobre las aves y las dejaban volar. De la misma manera he visto
que decían algo sobre corderos, que luego dejaban vagar por el desierto.
Tres veces al año iban al templo de Jerusalén. Tenían sacerdotes entre ellos, que cuidaban de las vestiduras sagradas, a las cuales purificaban, hacían de nuevo y costeaban su hechura. Se ocupaban de agricultura, de ganadería y especialmente de cultivar huertas.

El monte Horeb estaba lleno de jardines y árboles frutales, en medio de sus chozas y viviendas. Otros tejían con mimbres o paños, o bordaban y adornaban vestiduras sacerdotales.
 La seda no la usaban para sí: la llevaban atada al mercado y la cambiaban por productos.

En Jerusalén tenían un barrio especial para ellos y aún en el templo un lugar reservado.
 Los judíos comunes no congeniaban con ellos.

Vi llevar al templo ofrendas como uvas de gran tamaño, que cargaban dos hombres, atravesadas en un palo.
Llevaban corderos, que no eran sacrificados, sino que se
dejaban correr libremente. No los he visto ofrecer sacrificio cruento.

Antes de partir para el templo se preparaban con la oración, riguroso ayuno, disciplinas y otras penitencias.

Quien se acercaba al templo con pecados no satisfechos
penitencialmente temía ser castigado con muerte repentina, cosa que a veces sucedía.

Si en el camino a Jerusalén encontraban a un enfermo o necesitado, no proseguían su camino hasta no haber ayudado al desvalido.

 Los he visto juntar yerbas medicinales, preparar bebidas y curar enfermos con estos medios: les imponían las manos o se tendían con los brazos extendidos sobre los mismos enfermos.

Los he visto sanar a veces a la distancia.
Los enfermos que no podían acudir, mandaban algún mensajero, en el cual hacían todo lo que el enfermo verdadero necesitaba, y éste sanaba en el mismo instante.

Ascendientes de Santa Ana



En tiempo de los abuelos de Ana era jefe de los Esenios el anciano Arcos.

Este hombre tenía visiones en la cueva de Elías, en el monte
Horeb, referentes a la venida del Mesías.

Sabia de qué familia debía nacer el Mesías.

Cuando Arcos tenía que profetizar sobre los antepasados de Ana, veía que el tiempo se iba acercando.

Ignoraba, empero, que a veces se retardaba e interrumpía el orden por el pecado, y por cuánto tiempo era la tardanza.

Sin embargo, exhortaba a la penitencia y al sacrificio.

El abuelo de Ana era un Esenio que se llamaba Estolano antes de su matrimonio.
Por su mujer y por las posesiones de ésta se llamó después Garesha o Sarziri.

 La abuela de Ana era de Mara, en el desierto, y se llamaba Moruni o Emorún, esto es, madre excelsa. Se unió con Estolano por consejo del profeta Arcos, que fue jefe de los Esenios por noventa años, y era un santo varón con quien
siempre se aconsejaban antes de contraer matrimonio, para oír su palabra y acertar en la elección.

Me extrañaba ver que estos santos hombres y profetas
siempre profetizaban sobre descendencia de mujeres y que los antepasados de Ana y la misma Ana tenían siempre hijas mujeres. Parecía que fuera su intento religioso preparar recipientes puros, que debían dar hijos santos, como el Precursor, el Salvador, los apóstoles y los discípulos.

He visto que Emonín, antes de su casamiento, fue a consultar a Arcos. Tuvo que entrar en la sala de reunión, en el monte Horeb, en un lugar sefialado y hablar, a través de una reja, con el jefe supremo, como se usa en el confesionario.
Después se encaminó Arcos por muchos escalones a lo alto del monte Horeb, donde estaba la cueva de Elías. La entrada era pequeña y unas gradas llevaban hacia abajo. La cueva estaba limpia y aseada y la luz entraba en el interior por una abertura superior.
He visto, contra la pared, un pequeño altar de piedra, y sobre él, la vara de Aarón y un cáliz brillante como hecho de piedra preciosa.
 En este cáliz estaba depositada una parte del sacramento
o misterio del Arca de la Alianza.
Los Esenios habían adquirido este tesoro en ocasión en que el Arca había caído en manos de los enemigos.
La vara de Aarón estaba guardada en una vaina en forma de arbolito con hojas amarillas alrededor. No podría decir si el arbolito era verdadero o sólo un trabajo artístico, como una raíz de Jessé.
Cuando rezaba el superior de los Esenios, por causa de un casamiento, tomaba la vara de Aarón en sus manos. Si la unión se refería a la genealogía de María Virgen, la vara daba un brote y éste varias floraciones con la señal de la elección.

 Los antepasados de Ana fueron elegidos brotes de esta genealogía, y sus hijas lo fueron por medio de estas señales, las cuales daban otros brotes cuando estaban por contraer matrimonio.

Este arbolito con sus retorcidas ramas, era como el árbol genealógico, como la raíz de Jessé, mediante el cual se podía conocer, según lo que hubiera crecido, la proximidad del nacimiento de María.

Había allí otros pequeños arbustos en tarros, sobre el altar, los cuales tenían significación cuando reverdecían o se agostaban.

 En torno de las paredes habían espacios guardados por rejillas, donde se conservaban, envueltos en seda y lana, huesos de antiguos santos varones israelitas que habían vivido y muerto en el monte y en los alrededores.

También en las mismas cuevas de los Esenios vi semejantes huesos delante de los cuales rezaban, ponían flores o
encendían lámparas.

Arcos se revestía al modo de los sacerdotes del templo, cuando oraba en la cueva de Elías. Su vestidura se componía de ocho partes. Primero se ponía sobre el pecho un vestido que había llevado Moisés: una especie de escapulario, que tenía una abertura para el cuello y caía en igual largo sobre el pecho y las espaldas. Sobre esto se ponía un alba blanca de seda, ceñida con un cíngulo ancho y una estola cruzada sobre el pecho que le llegaba hasta las rodillas. Luego se ponía una especie de casulla de seda blanca, que por detrás llegaba hasta el suelo, con dos campanillas en la parte inferior.
Sobre el cuello llevaba una especie de corbata tiesa, cerrada por delante con botones.
Su larga barba descansaba sobre esta corbata. Por último se ponía un pequeño manto brillante de seda blanca, que se cerraba por delante con tres garfios con piedras, sobre los cuales había letras o sigilos grabados.

De ambos hombros colgaba una especie de piedras preciosas en número de seis, algunas también grabadas. En medio de la espalda había un escudo con signos y letras. En el manto se veían flecos, borlas y frutos. En el brazo llevaba un manípulo. La mitra era de seda blanca arrollada a modo de turbante y terminada en un adormo de seda que tenía en la frente una plancha de oro con piedras preciosas.

Arcos rezaba postrado o echado sobre el suelo delante del altar. Vi que tuvo una visión en la cual vio que salía de Emorún un rosal de tres ramas. En cada rama había una rosa y la rosa de la segunda rama estaba señalada con una
letra. También vio a un ángel que escribía una letra en la pared. A raíz de esto declaró Arcos a Emorún que debía casarse con el sexto pretendiente que tendría una hija, con una señal, que sería un vaso de elección de la cercana
promesa.

Este sexto pretendiente era Estolano. No vivieron mucho
tiempo en Mara, sino que pasaron a Efrén.
He visto también a sus hijas Emerencia e Ismeria consultar al anciano Arcos, el cual les aconsejó el casamiento porque eran ellas también vasos elegidos para la próxima promesa.

 La mayor, Emerencia, casóse con un Levita de nombre Afras y fue madre de Isabel, madre, a su vez, de Juan el Bautista.

Otra hija de Estolano se llamó Enué. lsmeria fue la segunda hija de Estolano y Emorún. Esta tuvo en su nacimiento la señal que dijo Arcos haber visto en la segunda rosa en su visión de Emorún. Ismeria casó con Eliud, de la tribu de Leví. Eran de condición noble y ricos de bienes. Lo he visto esto
en la vasta economía de la casa. Tenían mucho ganado, pero todo parecía que lo destinaban para los pobres y no para sí mismos. Vivían en Séforis, a seis hojas lejos de Nazaret, donde poseían una heredad. Tenían una posesión en el valle de Zabulón, adonde iban en los tiempos buenos del año y donde Eliud fijó su residencia después de la muerte de su mujer Ismeria. En el mismo valle se había establecido el padre de Joaquín con su familia.

La piadosa educación que había tenjdo Estolano y Emorún pasó a su hija Ismeria y a Eliud. La primera hjja de Ismeria se llamó Sobe. Ésta se casó más tarde con Salomón, y fue la madre de María Salomé, que se casó con Zebedeo, padre de los apóstoles Santiago el Mayor y Juan.

 Como no llevase Sobe la señal dicha por Arcos se contristaron mucho los padres y fueron al monte Horeb, a ver al profeta, quien les impuso oración y sacrificio, y los consoló.
Por espacio de dieciocho años no tuvieron hijos, hasta el nacimiento de Ana.
Tuvieron entonces ambos una visión nocturna. Ismeria vio a un ángel que escribía una letra en la pared, junto a su lecho. Contó esto a su marido, que había visto lo mismo, y ambos vieron la letra al despertar. Era la letra M, que Ana había traído al mundo al nacer, grabado en el bajo vientre.

Los padres amaban a Ana de una manera particular. He visto a la niña Ana: no era hermosa en grado notable, pero sí más que otras niñas de su edad. No fue de ningún modo tan hermosa como lo fue María; pero era muy sencilla, inocente
y piadosa. Así la he visto en todo tiempo, como joven, como madre, como anciana, de manera que cuando veo a una campesina realmente sencilla, pienso siempre:"Esta es como Ana".

Ana fue llevada a la edad de cinco años al templo, como más tarde María. Vivió doce años allí y a los diecisiete volvió a su casa. Entre tanto tuvo su madre una tercera hija, llamada Maraha, y Ana encontró a su vuelta a un hijo de su hermana mayor Sobe, llamado Eliud.
Maraha consiguió más tarde la posesión de la casa paterna, en Séforis, y fue madre de los discípulos Arastaria y Cocharia.
El joven Eliud fue más tarde marido segundo de la viuda de Naíam, Maroni. Un año después enfermó Ismeria y murió.

Desde el lecho de dolor hizo venir a su presencia a todos
los de la casa, los exhortó y aconsejó y designó a Ana como ama de casa después de su muerte.
Luego habló con Ana y le dijo que debía casarse, pues era un vaso de elección y de promesa.

San Joaquín y Santa Ana



Un año y medio más tarde se casó Ana con Helí o Joaquín, también por un aviso profético del anciano Arcos.

Hubiera debido casar con un levita de la tribu de Aarón, como las demás de su tribu; pero por la razón dicha fue unida con Joaquín, de la tribu de David, pues María debía ser de la tribu de David.

Había tenido varios pretendientes y no conocía a Joaquín; pero lo prefirió a los demás por aviso de lo alto. Joaquín era pobre de bienes y era pariente de San José. Era pequeño de estatura y delgado, era hombre de buena índole y de atrayentes maneras. Tenía, como Ana, algo de inexplicable
en sí. Ambos eran perfectos israelitas y había en ellos algo que ellos mismos no conocían: un ansia y un anhelo del Mesías y una notable seriedad en su porte. Pocas veces los he visto reír, aunque no eran melancólicos ni tristes. Tenían un carácter sosegado y callado, siempre igual y aún en edad temprana llevaban la madurez de los ancianos. Fueron unidos en matrimonio en un pequeño lugar donde había una pequeña escuela. Sólo un sacerdote asistió al acto.

Los casamientos eran entonces muy sencillos; los pretendientes se mostraban en general apocados; se hablaban y no pensaban en otra cosa sino que así debía ser. Decía la novia "sí", y quedaban los padres conformes; decía, en cambio, "no", teniendo sus razones, y también quedaban los padres de acuerdo.

 Primeramente eran los padres quienes arreglaban el asunto; a esto seguíase la conversación en la sinagoga. Los sacerdotes rezaban en el lugar sagrado con los rollos de la ley y los parientes en el lugar acostumbrado. Los novios se hablaban en un lugar aparte sobre las condiciones y sus intenciones; luego se presentaban a los padres. Éstos
hablaban con el sacerdote que salía a escucharlos, y a los pocos días se efectuaba el casamiento.

Joaquín y Ana vivían junto a Eliud, el padre de Ana.

Reinaba en su casa la estricta vida y costumbre de los Esenios. La casa estaba en Séforis, aunque un tanto apartada, entre un grupo de casas, de las cuales era la más grande y notable. Allí vivieron unos siete años. Los padres de Ana eran más bien ricos; tenían mucho ganado, hermosos tapices, notable menaje y siervos y siervas. No he visto que cultivasen campos, pero sí que llevaban el ganado al pastoreo.

Eran muy piadosos, reservados, caritativos, sencillos y rectos. A menudo partían sus ganados en tres partes: daban una parte al templo, adonde lo llevaban ellos mismos y que eran recibidos por los encargados del templo. La otra parte la daban a los pobres o a los parientes necesitados, de
los cuales he visto que había algunos allí que los arreaban a sus casas. La tercera parte la guardaban para sus necesidades. Vivían muy modestamente y daban con facilidad lo que se les pedía.
Por eso yo pensaba en mi niñez:
"El dar produce riqueza; recibe el doble de lo que da".
He visto que esta tercera parte siempre se aumentaba y que muy luego estaban de nuevo con lo que habían regalado, y podían partir de nuevo su hacienda entre los demás.

Tenían muchos parientes que solían juntarse en las solemnidades del año.
No he visto en estas fiestas derroche ni exceso. Daban una parte de la comida a los pobres. No he visto verdaderos banquetes entre ellos. Cuando se encontraban juntos se sentaban en el suelo entre tapetes, en meda, y hablaban
mucho de Dios con grandes esperanzas. A veces había entre los parientes gente no tan buena que miraba mal estas conversaciones y cómo dirigían los ojos a lo alto y al cielo.

Sin embargo, con estos malos, ellos se mostraban buenos y les daban el doble. He visto que estos mal criados exigían con tumulto y pretensiones lo que Joaquín y Ana daban de buena voluntad.
Si había pobres entre su familia les daban una oveja o a veces varias.

En este lugar tuvo Ana su primera hija, que llamó también María. He visto a Ana llena de alegría por el nacimiento de esta niña. Era una niña muy amable; la he visto crecer robusta y fuerte, pero muy piadosa y mansa. Los padres la querían mucho. Tenían, sin embargo, una inquietud que yo no entendía bien: les parecía que ella no era la niña prometida (de la visión del profeta) que debían esperar de su unión.

 Tenían pena y turbación como si hubiesen faltado en algo contra Dios. Hicieron larga penitencia, vivieron separados
uno de otro y aumentaron sus obras de caridad. Así pennanecieron en la casa de Eliud unos siete años, lo que pude calcular en la edad de la primera niña, cuando terminaron de separse de sus padres y vivir en el retiro para
empezar de nuevo su vida matrimonial y aumentar su piedad para conseguir la bendición de Dios.

Tomaron esta resolución en casa de sus padres y Eliud les preparó las cosas necesarias para el viaje. Los ganados eran divididos, separando los bueyes, asnos y ovejas; estos animales me parecían más grandes que los de nuestro país.

Sobre los asnos y bueyes fueron cargados utensilios, recipientes y vestidos.
Estas gentes eran tan diestras en cargarlos, como los animales en recibir la carga que les ponían. Nosotros no somos tan capaces de cargar mercaderías sobre carros como eran diestros éstos en cargar sus animales. Tenían hermoso menaje: todos sus utensilios eran mejores y más artísticos que los nuestros. Delicados jarrones de formas elegantes, sobre los cuales había lindos grabados, eran empaquetados, llenándolos con musgo y envueltos diestramente; luego eran sujetados con una correa y colgados del lomo de los animales. Sobre las espaldas de los animales colocaban toda clase de paquetes con vestimentas de multicolores envoltorios, mantas y frazadas bordadas de oro. Eliud les dio a los que partían una bolsita con una masa pequeña y pesada, como si fuera un pedazo de metal precioso. Cuando todo estuvo en orden acudieron siervos y siervas a reforzar la comitiva y arreaban los animales cargados delante de sí hacia la nueva vivienda, la cual se encontraba a cinco o seis horas de camino. La casa estaba situada en una colina entre el valle de Nazaret y el de Zabulón. Una avenida de terebintos bordeaba el camino
hasta el lugar. Delante de la casa había un patio cerrado cuyo suelo estaba formado por una roca desnuda, rodeado por un muro de poca altura, hecho de peña viva: detrás de este muro por encima de él había un seto vivo.
En uno de los costados del patio había habitaciones de poca monta para hospedar pasajeros y guardar enseres. Había un cobertizo para encerrar el ganado y las demás bestias de carga. Todo estaba rodeado de jardines, y en medio de ellos, cerca de la casa, se levantaba un gran árbol de una especie rara; sus ramas bajaban hasta la tierra, echaban raíces y así brotaban nuevos árboles formando una tupida vegetación. Cuando llegaron los viajeros a la vivienda encontraron todo arreglado y cada cosa en su lugar, pues habían los padres enviado a algunos antes con el encargo de preparar todo lo necesario.
Los siervos y siervas habían desatado los paquetes y colocado cada cosa en su lugar. Pronto quedó todo ordenado y habiendo dejado instalados a sus hijos en la nueva casa, se despidieron de Ana y Joaquín, con besos y bendiciones, y regresaron llevándose a la pequeña María, que debía permanecer con los abuelos. En todas estas visitas y en otras ocasiones nunca los he visto comer con exceso o despilfarro. Se colocaban en rueda, teniendo cada uno, sobre la alfombra, dos platitos y dos recipientes. No hablaban generalmente en todo el tiempo sino de las cosas de Dios y de sus esperanzas en el Mesías. La puerta de la gran casa estaba en medio. Se entraba por ella a una especie de antesala, que corría por todo lo ancho de la casa.
 A derecha e izquierda de la sala había pequeñas piezas separadas por biombos de juncos entretejidos, que se podían quitar o poner a voluntad. En la sala se hacían las comidas más solemnes, como se hizo cuando María fue enviada al templo.
Desde entonces comenzaron una vida completamente nueva. Queriendo sacrificar a Dios todo su pasado y haciendo como si por primera vez estuviesen reunidos, se empeñaron, desde ese instante, por medio de una vida agradable a Dios, en hacer descender sobre ellos la bendición, que era el único
objeto de sus ardientes deseos. Los vi visitando sus rebaños y dividiéndolos en tres partes, siguiendo la costumbre de sus padres: una para el templo, otra para los pobres y la tercera para ellos mismos. Al templo enviaban la mejor parte; los pobres recibían un buen tercio, y la parte menos buena la reservaban para sí. Como la casa era amplia, vivían y dormían en pequeñas habitaciones separadas, donde era posible verlos a menudo en oración, cada uno por su lado, con gran devoción y fervor. Los vi vivir así durante largo tiempo.
Daban muchas limosnas y cada vez que repartían sus bienes y sus rebaños, éstos se multiplicaban de nuevo rápidamente. Vivían con modestia en medio de sacrificios y renunciamientos. Los he visto vestir ropas de penitencia cuando rezaban y varias veces vi a Joaquín, mientras visitaba sus rebaños en lugares apartados, orar a Dios en la pradera.

En esta vida penitente perseveraron diecinueve años después del nacimiento de su primera hija María, anhelando ardientemente la bendición prometida y su tristeza era cada
día mayor.
Pude ver también a algunos hombres perversos acercarse a
ellos y ofenderlos, diciéndoles que debían ser muy malos para no poder tener hijos; que la niña devuelta a los padres de Ana no era suya; que Ana era estéril y que aquella niña era un engaño forjado por ella; que si así no fuera la tendrían a su lado y otras muchas cosas más. Estas detracciones aumentaban el abatimiento de Joaquín y de Ana. Tenía ésta la firme convicción interior de que se acercaba el advenimiento del Mesías y que ella pertenecía a la familia dentro de la cual debía encarnarse el Redentor.

Oraba pidiendo con ansia el cumplimiento de la promesa, y seguía aspirando, como Joaquín, hacia una pureza de vida cada vez más perfecta. La vergüenza de su esterilidad la afligía profundamente, no pudiendo mostrarse en la sinagoga
sin recibir ofensas. Joaquín, a pesar ser pequeño y delgado, era de constitución robusta. Ana tampoco era grande y su complexión, delicada: la pena la consumía de tal manera que sus mejillas estaban descarnadas, aunque bastante subidas de color. De tanto en tanto conducían sus rebaños al templo
o las casas de los pobres, para darles la parte que les conrrespondía en el reparto, disminuyendo cada vez más la parte que solían reservarse para sí mismos.

La Santa e Inmaculada Concepción De María



Cuando Joaquín, que se encontraba de nuevo entre su ganado, quiso ir de nuevo al templo para ofrecer sacrificios, le envió Ana palomas y otras aves en canastos y jaulas por medio de los siervos para que fuesen a llevárselas a la pradera. Joaquín tomó dos asnos y los cargó con tres animalitos pequeños, blancos y muy despiertos, de cuellos largos, corderos o cabritos, encerrados en cestas. Llevaba el mismo una linterna sobre su cayado: era una luz en una calabaza vacía. Subieron al templo, guardando sus asnos
en una posada, que estaba cerca del mercado. Llevaron sus ofrendas hasta los escalones más altos y pasaron por las habitaciones de los servidores del templo. Allí se reunieron los siervos de Joaquín después que les fueron tomadas
las ofrendas. Entró Joaquín en la sala donde se hallaba la fuente llena de agua en la cual eran lavadas las víctimas; se dirigió por un largo corredor a otra sala a la izquierda del sitio donde estaba el altar de los perfumes, la mesa de los panes de la proposición y el candelabro de los cinco brazos.

Se hallaban reunidas en aquel lugar varias personas que habían acudido para sacrificar.

Joaquín tuvo que sufrir aquí una pena muy cruel. Vi a un sacerdote, de nombre Rubén, que despreció sus ofrendas, puesto que en lugar de colocarlas junto a las otras, en lugar aparente, detrás de las rejas, a la derecha de la sala, las puso completamente de lado. Ofendió públicamente al pobre Joaquín a causa de la esterilidad de su mujer y sin dejarlo acercarse, para mayor injuria, lo relegó a un rincón.

Vi entonces a Joaquín lleno de tristeza abandonar el templo y, pasando por Betania, llegar a los alrededores de Maquero.
Pennaneció tan triste y avergonzado que, por algún tiempo, no dio aviso del sitio donde se encontraba.

 La aflicción de Ana fue extraordinaria cuando le refirieron lo que le había acontecido en el templo y al ver que no volvía.

Cinco meses permaneció Joaquín oculto en el monte Hennón.

 He visto su oración y sus angustias. Cuando iba donde estaban sus rebaños y veía a sus corderitos, se ponía muy triste y se echaba en tierra cubriéndose el rostro.

Los siervos le preguntaban por qué se mostraba tan afligido; pero él no les decía que estaba siempre pensando en la causa de su pena: la esterilidad de su mujer.

También aquí dividía su ganado en tres partes: lo mejor lo enviaba al templo; la otra parte la recibían los esenios, y el se quedaba con la más inferior.

También Ana tuvo que sufrir mucho por la desvergüenza de una criada, que le reprochaba su esterilidad. Mucho tiempo la estuvo sufriendo hasta que la despachó de su casa. Había pedido ésta ir a una fiesta a la cual, según la rigidez de los esenios, no se podía acudir. Cuando Ana le negó el permiso ella le reprochó duramente esta negativa, diciendo que merecía ser estéril y verse abandonada de su marido por ser tan mala y tan dura. Entonces despachó Ana a la criada, y por medio de dos servidores la envió a la casa de sus padres,
llenándola antes con regalos y dones, rogándoles la recibiesen de nuevo ya que no podía retenerla más consigo. Después de esto se retiró a su pieza y lloró amargamente. En la tarde del mismo día se cubrió la cabeza con un paño amplio, se envolvió toda con él y fue a ponerse bajo un gran árbol, en el patio de la casa. Encendió una lámpara y se entregó a la oración.
Permaneció aquí mucho tiempo Ana clamando a Dios y diciendo:

 "Si quieres, Señor, que yo quede estéril, haz que, al menos, mi piadoso esposo vuelva a mi lado". Entonces se le apareció un ángel. Venía de lo alto y se puso delante, diciéndole que pusiera en paz su corazón porque el Señor había oído su oración; que debía a la mañana siguiente ir con dos criadas a Jerusalén y que entrando en el templo, bajo la puerta dorada del lado del valle de Josafat, encontraría a Joaquín. Añadió que él estaba en camino a ese lugar, que su ofrenda sería bien recibida, y que allí sería escuchada su oración. Le dijo
que también ya había estado con Joaquín, y mandóle que llevase palomas para el sacrificio, y anuncióle que el nombre de la criatura que tendría, luego lo vería escrito.

Ana dio gracias a Dios y volvió a su casa contenta. Cuando después de mucho rezar en su lecho, se quedó dormida, he visto aparecer sobre ella un resplandor que la penetraba.

 La he visto avisada por una inspiración interior, despertar e incorporarse en su lecho. En ese momento vi un rostro luminoso junto a ella, que escribía con grandes letras hebreas a la derecha de su cama.
He conocido el contenido de la frase, palabra por palabra. Expresaba en resumen, que ella debía concebir; que su fruto sería único, y que la fuente de esa concepción era la bendición que había recibido Abraham.

La he visto indecisa pensando cómo le comunicaría esto a Joaquín; pero se consoló cuando el ángel le reveló la visión de Joaquím.

Tuve entonces la explicación de la Inmaculada Concepción de María y supe que en el Arca de la Alianza había estado oculto un sacramento de la Encarnación, de la Inmaculada Concepción, un misterio de la Redención de la humanidad caída. He visto a Ana leer con admiración y temor las letras de oro y rojas brillantes de la escritura, y su gozo fue tan grande que pareció rejuvenecer cuando se levantó para dirigirse a Jerusalén. He visto, en el momento en que el ángel se acercó a ella, un resplandor bajo el corazón de
Ana, y allí, un vaso iluminado.
No puedo explicarlo de otro modo sino diciendo:
había allí como una cuna, un tabernáculo cerrado que ahora se abría para recibir algo santísimo. No puedo expresar cómo he visto esto maravillosamente.
Lo vi como si fuera la cuna de toda la humanidad renacida y
redimida; lo vi como un vaso sagrado abierto, al cual se le quita el velo. Reconocí esto con toda naturalidad. Este conocimiento era a la vez natural y celestial. Ana tenia entonces, según creo, cuarenta y tres años.

La visión de Joaquín


He visto también la aparición del ángel a Joaquín. El ángel le mandó llevar las ofrendas al templo y le prometió que sería escuchada su oración. A pesar de que le dijo que fuera después a la puerta dorada del templo, Joaquín sentíase temeroso de ir. Pero el ángel le dijo que los sacerdotes ya tenían aviso de su visita. Esto sucedía en tiempo e la fiesta de los tabenáculos.

 Joaquín había levantado su choza con ayuda de sus pastores.

Al cuarto día de fiesta dirigióse a Jerusalén con numeroso ganado para el sacrificio, y se alojó en el templo. Ana, que también llegó el mismo día a Jerusalén, fue a hospedarse con la familia de Zacarías, en el mercado de los peces, y se encontró con Joaquín al finalizar las fiestas.

Cuando Joaquín llegó a la entrada del templo, le salieron al encuentro dos sacerdotes, que habían recibido un aviso sobrenatural.

Joaquín llevaba dos corderos y tres cabritos.

Su oferta fue recibida en el lugar acostumbrado: allí mismo degolladas y quemadas las víctimas. Una parte de este sacrificio, sin embargo, fue llevada a la derecha de la antesala y allí consumida.

 En el centro del lugar estaba el gran sillón desde donde se enseñaba. Mientras subía el humo de la víctima, descendía un rayo de luz sobre el sacerdote y sobre Joaquín. Hubo entonces un silencio general y gran admiración. Luego vi que dos sacerdotes llevaron a Joaquín a través de las cámaras laterales, hasta el Sancta Sanctorum, ante el altar del incienso. Aquí echó el sacerdote incienso, no en granos, como era costumbre, sino una masa compacta sobre el altar (era una mezcla de incienso, mirra, casia, nardo, azafrán, canela, sal fina y otros productos y pertenecía al sacrificio diario), que se encendió.

Joaquín quedó solo delante del altar del incienso, porque los sacerdotes se alejaron.
Vi a Joaquín hincado de rodillas, con los brazos levantados, mientras se consumía el incienso. Permaneció encerrado en el templo toda la noche, rezando con gran devoción. Estaba en éxtasis cuando se le acercó un rostro resplandeciente y le entregó un rollo que contenía letras luminosas. Eran los tres nombres: Melia, Anna y Miryam (Diversas formas de los nombres Joaquín, Ana y María). Junto a ellos veíase la figura del Arca de la Alianza o un tabemáculo pequeño. Joaquín colocó este rollo escrito bajo sus vestidos, junto al corazón.

El ángel habló entonces:

"Ana tendrá una Niña inmaculada y de ella saldrá la salud del mundo. No debe lamentar Ana su esterilidad, que no es para su deshonra sino para su gloria. Lo que tendrá Ana no
será de él (Joaquín) sino que por medio de éL será un fruto de Dios y la culminación de la bendición dada a Abraham".

Joaquín no podía comprender esto, y el ángel lo llevó detrás del cortinado que estaba separado lo bastante para poder permanecer allí. Vi que el ángel ponía delante de los ojos
de Joaquín una bola brillante como un espejo: él debía soplar sobre ella y mirar. Yo pensé que el ángel le presentaba la bola, según costumbre de nuestro país donde, en los casamientos, se presenta al sacristán.

Cuando Joaquín echó su aliento sobre la bola, aparecieron diversas figuras en ella, sin empañarse en lo más mínimo. Joaquín observaba.
Entendí que el ángel le decía que de esa manera Ana daría a luz, por medio de él, sin ser empañada.

El ángel tomó la bola y la levantó en alto, quedando suspendida.
Dentro de ella pude ver, como por una abertura, una serie de cuadros conexos que se extendían desde la caída del hombre hasta su redención. Había allí todo un mundo, donde las cosas nacían unas de otras. Tuve conocimiento de todo, pero ya no puedo dar los detalles.
En lo más alto hallábase la Santísima Trinidad; más abajo, a un lado, el Paraíso, Adán y Eva, el pecado original la promesa  de la redención, todas las figuras que la anunciaban de antemano, Noé, el diluvio, el Arca, la bendición de Abrahan, la transmisión de la bendición a su hijo Isaac, y de éste
a Jacob; luego, cuando le fue retirada a Jacob por el ángel con quien luchó; cómo pasó a José en el Egipto; cómo se mostró en él y en su mujer en un grado de más alta dignidad; y cómo el don sagrado, donde reposaba la bendición, era sacado de Egipto por Moisés con las reliquias de José y se transformaba en el Santo de los Santos del Arca de la Alianza, la residencia de Dios vivo en medio de su pueblo.

 Vi el culto y la vida del pueblo de Dios en sus relaciones con este misterio, las disposiciones y las combinaciones para el desarrollo de la raza santa, del linaje de la Santísima Virgen, así como las figuras y los símbolos de maría y del Salvador en la historia y en los profetas.

Vi esto en cuadros simbólicos dentro de la esfera luminosa. Vi grandes ciudades, torres, palacios, tronos, puertas, jardines, flores, todas estas imágenes maravillosamente unidas entre sí por puentes de luz. Todo esto era
embestido por fieras y otras temibles apariciones. Estos cuadros mostraban como la raza de la Santísima Virgen, al igual que todo lo santo, había sido conducida por la gracia de Dios, a través de combates y asaltos. Recuerdo haber visto, en esta serie de cuadros, un jardín rodeado por densa valla espinosa,a través de la cual se esforzaban por pasar, en vano, una cantidad de
Serpientes y bestias repulsivas semejantes. Vi también una torre muy firme, asaltada por todas partes por guerreros, que luego eran precipitados desde lo alto de las murallas.

 Observé muchas imágenes análogas que se referían a la
historia de la Virgen en sus antepasados. Los pasajes y puentes que unían el conjunto significaban la victoria obtenida sobre obstáculos e interrupciones que se oponían a la obra de la salvación. Era como si una carne inmaculada, una sangre purísima hubiesen sido puestas por Dios en medio de la humanidad, como en un río de agua turbia, y debiesen, a través de muchas penas y esfuerzos, reunir sus elementos dispersos, mientras el río trataba de atraerlas hacia sí y empañarlas; pero al final, con la gracia de Dios, de los innumerables favores y de la fiel cooperación de parte de los hombres, esto debía, después de oscurecimientos y purificaciones, subsistir en un río que renovaba sus aguas sin cesar, y elevarse fuera del río bajo la forma de la Santísima
Virgen, de la cual nació el Verbo, hecho carne, que habitó entre nosotros.
Entre las imágenes que contemplé en la esfera luminosa había muchas que están mencionadas en las letanías de la Virgen: las veo, las comparo, las comprendo y las voy considerando con profunda veneración cuando recito las letanías.

Más tarde se desarrollaban en estos cuadros hasta el perfecto cumplimiento de la obra de la divina Misericordia con la humanidad, caída en una división y en un desgarramiento infinitos. Por el costado del globo luminoso opuesto al Paraíso, llegaban los cuadros hasta la Jerusalén celestial, a los pies del trono de Dios.

Cuando hube visto todo, desvaneciéndose el globo resplandeciente, que no era sino la misma sucesión de cuadros que partiendo de un punto volvían todos a él luego de haber formado un círculo de luz. Creo que fue una revelación
hecha a Joaquín por los ángeles, bajo la forma de una visión, de la cual tuve yo también conocimiento.

Cuando recibo una comunicación de esta clase se me aparece siempre dentro de una esfera luminosa.

Joaquín recibe el misterio
 del Arca de la Alianza



Tomó el ángel, sin abrir la puerta del Arca, algo de dentro. Era el misterio del Arca de la Alianza, el sacramento de la Encarnación, de la Inmaculada Concepción, el cumplimiento y la culminación de la bendición de Abraham.
He visto como un cuerpo luminoso este misterio del Arca. El ángel ungió o bendijo con la punta del pulgar y del índice la frente de Joaquín; luego pasó el cuerpo luminoso bajo el vestido de Joaquín, desde donde, no sé decir cómo, penetró dentro de él mismo. También le dio a beber algo de un vaso o cáliz brillante que sostenía por debajo con sus dos dedos.

Este cáliz tenía la forma del cáliz de la Última Cena, pero sin pie, y Joaquín debió conservarlo para sí y llevarlo a su casa. Entendí que el ángel le mandó a Joaquín que conservase el misterio, y entendí, entonces, por qué Zacarías, padre del Bautista, quedó mudo después de haber recibido la bendición y la promesa de tener un hijo de Isabel, bendición y promesa que venían del misterio del Arca de la Alianza.

Sólo más tarde fue echado en menos el misterio del Arca por los sacerdotes del templo. Desde entonces se extraviaron del todo y se volvieron farisaicos. El ángel sacó a Joaquín del Sancta Sanctorun y desapareció.

Joaquín permaneció tendido en el suelo rígido y fuera de sí.
Vi que luego llegaron los sacerdotes y sacaron de allí reverentemente a Joaquín y lo sentaron en un sillón, sobre unas gradas, que sólo usaban los sacerdotes.

El sillón era cómodo y forrado en el asiento, semejante a las sillas que usaba Magdalena en sus tiempos de lujo.

Los sacerdotes le echaron agua en la cara y le pusieron delante de la nariz algo o le dieron alguna cosa para tomar; en una palabra, lo trataron como a uno que se ha desmayado.

Con todo, he visto que Joaquín quedó, después de lo recibido por el ángel, todo luminoso, más joven y rozagante.

Encuentro de Joaquín y Ana

Joaquín fue guiado por los sacerdotes hasta la puerta del pasillo subterráneo, que corría debajo del templo y de la puerta derecha. Era éste un camino que se usaba en algunos casos para limpieza, reconciliación o perdón.

Los sacerdotes dejaron a Joaquín en la puerta, delante de un conrredor angosto al comienzo, que luego se ensanchaba y bajaba insensiblemente.

Había allí columnas forradas con hojas de árboles y vides y brillaban los adornos de oro en las paredes iluminadas por una luz que venía de lo alto.
Joaquín había andado la tercera parte del camino, cuando vino a su encuentro Ana, en el lugar del corredor, debajo de la puerta dorada donde había una columna en forma de palmera con hojas caídas y frutos.

Ana había sido conducida por los sacerdotes a través de una entrada que había del otro lado del subterráneo.

Ella les había dado con su criada las palomas para el sacrificio, en unos cestos que había abierto y presentado a los sacerdotes, conforme le había mandado el ángel.

 Había sido conducida hasta allí en compañía de otras mujeres, entre ellas, la profetisa Ana. He visto que
cuando se abrazaban Joaquín y Ana, estaban en éxtasis.

Estaban rodeados de numerosos ángeles que flotaban sobre ellos, sosteniendo una torre luminosa y recordando la torre de marfil la torre de David y otros títulos de las letanías
lauretanas. Desapareció la torre entre Joaquín y Ana: ambos estaban llenos de gloria y resplandor. Al mismo tiempo, el cielo se abrió sobre ellos y vi la alegría de los ángeles y de la Santísima Trinidad y la relación de todo esto con la concepción de María Santísima.

Cuando se abrazaron, rodeados por el resplandor, entendí que era la concepción de María en ese instante, y que María fue concebida como hubiera sido la concepción de todos sin el
pecado original.

Joaquín y Ana caminaban así, alabando a Dios, hasta la salida. Llegaron a una arcada grande, como la capilla donde ardían lámparas, y salieron afuera.

Aquí fueron recibidos por los sacerdotes, que los despidieron.

 El templo estaba abierto y adornado con hojas y frutos. El culto se realizaba bajo el cielo, al aire libre. En cierto lugar había ocho colunmas aisladas adornadas con ramajes.

 Joaquín y Ana llegaron a una salida abierta al borde extremo de la montaña del templo, frente al valle de Josafat No era posible ir más lejos en esa dirección, pues el camino doblaba a derecha e izquierda. Hicieron todavía una visita a un sacerdote y luego los vi con su gente dirigirse a su casa.

Una vez llegado a Nazaret, Joaquín dio un banquete de regocijo, sirvió a muchos pobres y repartió grandes limosnas.

Vi el júbilo y el fervor de los esposos y su agradecimiento a Dios, pensando en su misericordia hacia ellos; observélos a menudo orando juntos, con los ojos bañados en lágrimas.

Se me explicó en esta ocasión que los padres de la Santísima Virgen la engendraron en una pureza perfecta, por el efecto de la obediencia. Si no hubiera sido con el fin de obedecer a Dios, habrían guardado perpetua continencia.

Comprendí, al mismo tiempo, cómo la pureza, la castidad, la reserva de los padres y su lucha contra el vicio impuro tiene incalculable influencia sobre la santidad de los hijos engendrados.

En general, siempre vi en la incontinencia y en el exceso, la raíz del desorden y del pecado. Vi también que mucha gente se congratulaba con Joaquín por haber sido recibida su
ofrenda en el templo.

Después de cuatro meses y medio, menos tres días, de haber concebido Ana bajo la puerta dorada, vi que María era hecha tan hermosa por voluntad de Dios. Vi cómo Dios mostraba a los ángeles la belleza de esa alma y cómo ellos sintieron por ello inexplicable alegría.
He visto también, en ese momento, cómo María se movió sensiblemente por primera vez dentro del seno materno.

 Ana se levantó al punto y se lo comunicó a Joaquín; luego salió a rezar bajo aquel árbol debajo del cual le había sido anunciada la Concepción Inmaculada.

Figuras del misterio De La Inmaculada Concepción



Vi la tierra de Palestina reseca por falta de lluvia y a Elias subiendo con dos servidores al monte Carmelo; al principio, a lo largo de la ladera; luego sobre escalones, hasta una terraza, y después de nuevo sobre escalones en una planicie con una colina que tenía una cueva hasta la cual llegó.

Dejó a sus servidores sobre la ladera de la planicie para que mirasen al mar de Galilea, que aparecía casi seco, con honduras, pantanos y hoyos llenos de peces y animales muertos. Elías se inclinó sobre sí hasta poner su cabeza
sobre las rodillas, se cubrió y clamó con fuerza a Dios.

 Por siete veces llamó a sus siervos, preguntándoles si no veían alguna nube levantarse sobre el mar. Finalmente vi que en medio del mar se levantaba una nubecilla blanca, de la cual salió otra nube negra, dentro de la cual había una figura blanca; se agrandó y en lo alto se abrió ampliamente.

Mientras la nube se levantaba, vio Elias dentro de ella la figura de una Virgen luminosa. Su cabeza estaba coronada de rayos, los brazos levantados en fornma de cruz, en una mano una corona de victoria y el largo vestido estaba como sujeto bajo los pies.

 Parecía que flotaba y se extendía sobre la tierra de Palestina.

Elías reconoció cuatro misterios de la Virgen Inmaculada que debía venir en la séptima época del mundo y de qué estirpe debía venir; vio también a un lado del mar un árbol pequeño y ancho, y al otro, uno muy grande, el cual echaba sus ramas superiores en el árbol pequeño. Observé que la nube se
dividía. En ciertos lugares santificados, donde habitaban hombres justos que aspiraban a la salvación, dejaba la nube como blancos torbellinos de rocío, que tenían en los bordes todos los colores del arco iris, y vi concentrarse en ellos la bendición, como para formar una perla dentro de su concha.

Fuéme explicado que era ésta una figura profética y que en los lugares bendecidos donde la nube había dejado caer los torbellinos hubo cooperación real en la manifestación de la Santísima Virgen. Vi en seguida un sueño profético, en el cual, durante la ascensión de la nube, conoció Elías muchos misterios relativos a la Santísima Virgen. Desgraciadamente, en medio de tantas cosas que me perturban y me distraen, he olvidado los detalles, como también otras muchas cosas.

Supo Elías que María debía nacer en la séptima edad del mundo; por esto llamó siete veces a su servidor. Otra vez pude ver a Elías que ensanchaba la gruta sobre la cual había orado y establecer una organización más perfecta entre los hijos de los profetas. Algunos de ellos rezaban habitualmente en esta gruta para pedir la venida de la Santísima Virgen,
honrándola desde antes de su nacimiento. Esta devoción se perpetuó sin interrupción, subsistió gracias a los esenios, cuando estaba ya sobre la tierra, y fue observada más tarde por algunos ermitaños, de los cuales salieron finalmente
los religiosos del Carmelo.

Elías, por medio de su oración, había dirigido las nubes de agua según internas inspiraciones: de otro modo se hubiera originado un torrente devastador en lugar de lluvia benéfica.

 Observé como las nubes enviaron primero el rocío; caían en blancas líneas, formaban torbellinos con los colores del arco
iris en los bordes, y finalmente caían en gotas de lluvia.

Reconocí en esto una relación con el maná del desierto, que por la mañana aparecía rojizo y denso cubriendo el suelo como una piel que se podía extender. Estos torbellinos corrían a lo largo del Jordán, y no caían en todas partes, sino en ciertos lugares, como en Salén, donde Juan debía más tarde bautizar. Pregunté qué significaban los bordes rojizos, y se me dio la explicación de la concha del mar, que tiene también estos multicolores bordes, que expuesta al sol
absorbe los colores y purificada de colores se va formando en su centro la madreperla blanca y pura. No puedo explicar mejor todo esto; pero se me dio a entender que ese rocío y esa lluvia significaba mucho más de lo que podía ser considerándolo sólo un refrescamiento de la tierra sedienta.    

Entendí que sin ese rocío la venida de María se hubiese retardado cien años, mientras las descendencias que se nutren de los frutos de la tierra, y se ennoblecen por el aplacamiento y la bendición del suelo, realzasen de nuevo
esas descendencias recibiendo la carne la bendición de la pura propagación.
La figura de la madreperla se refería a María y a Jesús. Además de la aridez de la tierra por falta de lluvia, observé la esterilidad de los hombres, y cómo los rayos del rocio caían de descendencia en descendencia, hasta la substancia
de María. No puedo decirlo mejor. A veces presentábanse sobre los bordes multicolores una o varias perlas en forma de rostro humano que parecía derramar un espíritu que volvía luego a brotar con los demás.


Se anuncia a los paganos el futuro Mesías



He visto que por la gran misericordia de Dios se anunció a los paganos piadosos de esa época que el Mesías debía nacer de una Virgen en Judea.

 Esto sucedió en Caldea, donde había astrólogos, que tenían visiones de una figura en los astros o en mitad del cielo; estos astrólogos profetizaban luego todo lo que veían.

 También en Egipto he visto anuncios de la futura salud.

Le fue mandado a Elías que reuniera a varias piadosas familias dispersar en el Norte, Oriente y Mediodía y las llevase a Judea. Elías envió a tres discípulos de los profetas, que reconoció aptos para dicho objeto, por una señal que le dio el mismo Dios a Elías. Necesitaba gente muy segura, porque era una empresa ardua y arriesgada. Uno de ellos fue al Norte, otro al Oriente y el tercero al Mediodía. Este camino lo llevaba a Egipto por un camino peligroso para los israelitas. Lo he visto en el mismo camino cuando huyó a
Egipto la Sagrada Familia, y luego en la ciudad de Heliópolis.

En un valle había un gran templo, rodeado de muchos edificios, y él llegó allí a tiempo que se prestaba adoración a un buey vivo. De estos animales había varias figuras en el templo, junto a otros ídolos. Se sacrificaban al ídolo niños que habían nacido deformes. Como el profeta pasara por allí, lo detuvieron y lo llevaron delante de los sacerdotes.

Por suerte éstos eran, en general, muy curiosos de novedades: de otro modo lo habrían matado. Le preguntaron de dónde era, y él les contestó claramente que nacería una Virgen de la cual vendría la salud el mundo; que entonces todos sus ídolos caerían por tierra deshechos.

 Se maravillaron de lo que les decía, se conmovieron y lo dejaron marchar.

Después se reunieron en consejo e hicieron la figura de una Virgen, que pendieron en medio de su templo, extendida en el aire como si planeara. La imagen tenía un peinado semejante al de sus ídolos, de los cuales gran número habían sido puestos en fila. Tenía busto de mujer y el resto era semejante Al león. La imagen de la Virgen que hicieron los egipcios llevaba en la cabeza un pequeño vaso, bastante hondo, parecido al que usaban para medir las frutas; los brazos hasta el codo estaban pegados a lo largo del cuerpo,
separándose de él y extendiéndose al alzarse.

 La imagen tenía algunas espigas de trigo en las manos; tenía tres senos, uno mayor en el centro y otros pequeños más abajo a cada lado. La parte superior del cuerpo estaba envuelto en largo ropaje; de los pies, pequeños y muy finos, colgaban algo así como borlas. De los dos hombros se alzaban hermosas plumas en forma de rayos, que parecían alas y que eran como dos peines estrechamente unidos entre sí.

 Tenia otras plumas cruzadas a lo ancho de las caderas, replegadas hacia arriba por la mitad del cuerpo. El vestido no tenía pliegues. Honraron a esta imagen y le ofrecieron sacrificios, rogándole que no destruyera a su buey Apis ni a las demás deidades. Por otra parte, perseveraron en todas las abominaciones de su culto idolátrico, empezando, sin embargo, desde ese momento a invocar a la Virgen de la cual habían hecho la imagen, según creo, de acuerdo con diversas indicaciones tomadas del relato del profeta y tratando de reproducir la figura vista por Elías.
He visto cuadros de la historia de Tobías y del casamiento del joven Tobías, por intermedio del ángel, y supe que había allí una figura de Santa Ana y de su historia.

El viejo Tobías representaba a la raza piadosa de los judíos que esperaban al Mesías.

El haberse puesto ciego significaba que no debía tener más hijos y que debía entregarse más a la meditación y a la oración.

Las molestias que le ocasionaba su mujer con sus quejas significaban las formas vacías de los fariseos y doctores de la ley.

La paloma era una indicación de la primavera cercana y de la salud venidera.

 La ceguera indicaba la espera ansiosa de la redención y la ignorancia del lugar de su advenimiento.

El ángel dijo verdad al afirmar que era Azarías, hijo de Ananías, pues estas palabras significaban más o menos: la ayuda de Dios que viene de la nube de Dios.

El ángel era la conducción de las descendencias y la conservación y dirección de la bendición misteriosa, hasta su cumplimiento en la Concepción Inmaculada de María.

 Las oraciones del viejo Tobías y de Sara, llevadas ante el trono de Dios por los ángeles, por haber sido escuchadas, significaban los clamores y deseos de los piadosos israelitas y de las hijas de Sión, pidiendo la venida de la redención, y también el clamor de Joaquín y de Ana para conseguir la hija de la promesa.

La ceguera de Tobías y la murmuración de su mujer indicaban también el desprecio que se hizo a Joaquín al rechazarle su sacrificio.

Los siete pretendientes de Sara muertos, significaban aquéllos antepasados de María y la salud, como asimismo los pretendientes que Ana tuvo que rechazar antes de Joaquín.

 El desprecio de la criada de Sara indicaba el desprecio de los paganos y de los incrédulos judíos, ante la venida del Mesías, que llevaba a los buenos a rezar. También expresaba el desprecio de la criada de Ana, que movió a ésta a rezar con más fervor hasta que fue oída su petición.

 El pez que pretendía devorar a Tobías significaba la larga esterilidad de Ana; el corte del hígado, la bilis y el corazón del pez expresaban la mortificación y las buenas obras.

 El cabrito que la mujer de Tobías había traído a casa en pago de su trabajo, era realmente hurtado, que los hombres le dieron por bueno y pagado barato.

 Tobías conocía a esta gente y lo sabía, y fue por esto reprochado. Tenía también la significación de los desprecios que sufrían los buenos judíos y esenios de parte de los fariseos y judíos formulistas y otras que no recuerdo.

 La hiel con la cual el ciego Tobías recobró la vista indicaba la mortificación y la penitencia, por las cuales los judíos elegidos llegaban al conocimiento de la salud y redención. Indicaba además la entrada de la luz en la oscuridad, por medio de la amarga pasión de Jesucristo, desde su niñez.



Cuadros de la Inmaculada Concepción




Vi salir de la tierra una hermosa columna como el tallo de una flor. A semejanza del cáliz de una flor o la cabeza de la amapola que surgen de un pedúnculo, así salía de la columna una iglesia octogonal resplandeciente, que permaneció firme sobre la columna. Esta subía hasta el centro de la iglesia como un pequeño árbol, cuyas ramas, divididas con regularidad, llevaban las figuras de la familia de la Santísima Virgen, las cuales, en esta representación de la fiesta, eran objeto de veneración particular.

Estaban como sobre los estambres de una flor. Santa Ana estaba colocada entre Joaquín y otro, quizás su padre.

Debajo del pecho de Santa Ana vi una cavidad luminosa, como un cáliz y en ella la figura de un niño resplandeciente que
se desarrollaba y crecía. Sus manecitas estaban cruzadas sobre el pecho; de su cabecita inclinada partían infinidad de rayos que se dirigían hacia una parte del mundo.

 Me parece que no era en todas direcciones. Sobre otras
ramas circundantes había varias figuras vueltas hacia el centro en actitud respetuosa. En la iglesia vi un número infmito de santos en fila, rodeándola o formando coros, que se inclinaban, a rezar, hacia la Santa Madre.

 Se exteriorizaba el fervor más dulce y notábase una íntima unión en esta fiesta, que sólo podría compararse a la de un cantero de flores muy variadas, que agitadas por el aura suave girasen hacia el sol, como para ofrecer sus fragancias y sus colores al astro del cual recibían sus propios dones y su propia vida.

Por encima de este cuadro simbólico de la festividad de la Imnaculada Concepción, se alzó el pequeño árbol luminoso con un nuevo vástago en la extremidad, y en esta segunda corona de ramas pude contemplar la celebración de una segunda etapa de la fiesta. Aquí María y José estaban hincados de
rodillas y algo más abajo, delante de ellos, Santa Ana. Todos adoraban al Niño Jesús, sentado, con el globo del reino en la mano, en lo más alto del tallo, rodeado de un resplandor maravilloso.

En tomo de este cuadro veíanse a corta distancia varios coros: los de los Reyes Magos, de los pastores, de
los apóstoles y discípulos, mientras otros santos formaban círculos algo más alejados del centro.
Observé en las alturas algunas formas más difusas: los
coros celestiales. Más alto aún, el brillo como de un medio sol penetraba atravesando la cúpula de la iglesia. Parecía indicar este segundo cuadro la proximidad de la fiesta de la Natividad que sigue a la Inmaculada Concepción.

Cuando apareció el primer cuadro me pareció hallarme fuera de la iglesia, bajo la columna, en un país circundante; después me encontré dentro de ella.
Vi a la pequeña María creciendo en el espacio luminoso, debajo del corazón de Santa Ana. Me sentía penetrada de la última convicción de la ausencia absoluta de toda mancha original en la concepción de María. Leí esto con toda claridad como se lee un libro y lo comprendí entonces perfectamente.
Me fue dicho que en otros tiempos hubo en este lugar una iglesia levantada en memoria de esta gracia inestimable otorgada por Dios; pero que fue entregada a la destrucción a causa precisamente de las muchas disputas y escándalos
que se suscitaron a raíz de las controversias acerca de la Inmaculada Concepción de María. Entendí también estas palabras:

 "En cada visión permanece un misterio hasta que se haya realizado".

La Iglesia triunfante sigue celebrando allí mismo la fiesta de la Inmaculada Concepción.


Misterios de la vida de María




A menudo oí a María contar a algunas mujeres de su confianza, Juana Chusa y Susana de Jerusalén, diferentes misterios relativos a Nuestro Señor y a ella misma, que sabía por iluminación interior del cielo o por lo que le había narrado Santa Ana. Le oí decir a Susana y a Marta que durante
el tiempo que llevaba a Jesús en su seno jamás había sentido el más pequeño sufrimiento, sino un continuo regocijo y felicidad indecible.

Contaba que Joaquín y Ana se habían encontrado bajo la Puerta Dorada en una hora también dorada; que en aquel sitio habían recibido la plenitud de la gracia divina en virtud de la cual ella sola había recibido la existencia en el seno de su madre por efecto de la santa obediencia y del puro amor de Dios, sin mezcla de impureza alguna.

 Les hacía comprender también que, sin el pecado original, la concepción de todos los hombres hubiera sido igualmente pura.

Vi en seguida de nuevo todo lo relacionado con la gracia acordada a los padres de María, desde la aparición del ángel hasta su encuentro bajo la Puerta Dorada.

Bajo ella he visto a Joaquín y a Ana rodeados de una multitud de ángeles que resplandecían con luz celestial También ellos eran luminosos y puros, casi como espíritus.

Hallábanse en el estado sobrenatural en que ninguna pareja humana se hubo hallado antes. Creo que era bajo la Puerta Dorada donde tenían lugar las pruebas y ceremonias de la absolución para las mujeres acusadas de adulterio, así como otras expiaciones.

Debajo del templo había cinco pasajes subterráneos de esa clase y existía además otro bajo el lugar donde habitaban las vírgenes. Estos pasajes servían para ciertas expiaciones.

Ignoro si otras personas pasaron por este camino antes que Joaquín y Ana; pero fue este un caso muy raro. No recuerdo si lo usaban para los sacrificios que se ofrecían por las personas estériles: pero sé que en esta circunstancia les fue ordenado a los sacerdotes disponer las cosas en la forma

sucedida.
























CORONILLA DE PROTECCIÓN Y LIBERACION


ESTA CORONILLA EVITA QUE SATANÁS Y NINGUNO DE SUS SECUACES PUEDA ACERCARSELE AL ALMA QUE LA ORA.






LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO