SATÁN ENTRONIZADO EN EL TEMPLO SANTO" SE ARRODILLA ANTE HEREJES QUE ODIAN A LA MADRE DE DIOS



EN VIVO

SLIDERS

,

,

martes, 30 de agosto de 2016

26 AGOSTO 2016 ALMA ESCOGIDA .YO OS DIGO QUE PEDRO ROMANO YA ESTÁ ENTRE VOSOTROS










Mensajes De Dios A su Iglesia Remanente 
 A Través De Un Alma Escogida






Mensaje De Nuestro Señor Jesucristo







PEDRO, EL ROMANO





“ESTAS SON LAS ÚLTIMAS LLAMADAS ANTES DE LOS GRANDES ACONTECIMIENTOS”


 Dios Padre: A TODO MI RESTO FIEL



Si el mundo calla la voz de los profetas, les digo que las piedras mismas hablarán, y Yo mismo haré escuchar Mi Voz en toda la tierra.






 Que quien os persigue conozca Mis Palabras y sepan que Yo Soy,

Os hablo y tan sólo sois 
Mi mensajera y servidora.

Que todos conozcan Mi Revelación, aunque esta sea causa de persecución, mejor es temer el Juicio Santo de Dios Altísimo que todos los juicios y condenas de los hombres, que nada pueden en contra del Espíritu, pues sólo Yo, Dios Todopoderoso, tengo Poder, Potestad y Autoridad sobre toda alma, pues todo espíritu Me pertenece, unos para salvación eterna y otros para condenación  eterna.

Todo está sometido a Mí, Único, Verdadero y Eterno Dios.


Dios de vivos, no de muertos, Dios de los Verdaderos Cristianos, no de los paganos.










ALMA ESCOGIDA: Padre mío, heme aquí que he cumplido Tu Santa Voluntad, en esta hora, 11.30 p.m., de este viernes, 26 de agosto; entrando en comunión espiritual con El Santo Padre Benedicto XVI, vicario de Tu Iglesia en la tierra, en este encuentro espiritual de nuestras almas bien dispuestas a Tu Voluntad para Gloria tuya.

Le he hecho llegar Tus Santa palabras que por un tiempo quedaron selladas en mi corazón dándolas a conocer solamente a Tu sacerdote ungido Juan de Dios y al padre Joseph M., sacerdote escogido de Tu corazón.

 Palabras tituladas Benedicto XVI, Mi Vicario, y Juan de Dios, Mi sacerdote ungido, dictadas a mi corazón el día 14 de junio del 2016.

 26 De Agosto 2016


Mensaje De Nuestro Señor Jesucristo





Sierva dócil y humilde, pronta en cumplir Mis deseos, disponiendo vuestra alma para hacer en todo tiempo Mi Santa y Divina Voluntad.

Así lo he deseado Yo:

Que vuestras almas se encuentren y entréis en fusión espiritual con Mi Santo Vicario, Benedicto XVI, hoy en esta noche de este viernes, estando en Adoración y Contemplación Eucarística, habiendo terminado el rezo del Santo Rosario, en compañía de Mi Benedicto XVI.

Temerosa estaba vuestra alma de este encuentro espiritual, sintiéndoos la más indigna para hacer este anuncio a Mi Vicario en la tierra.

Conocí el deseo de vuestro corazón, de entrar en una preparación para este encuentro, y hoy en esta noche os sorprendí haciéndoos saber que era este el momento y la hora para unir vuestras almas en Mi Voluntad, porque para Dios el alma está preparada cuando se reconoce nada ante Mí, Su Dios, cuando reconoce su indignidad y su pequeñez, cuando en la nada se dispone a Mí, anhelando solamente una cosa, servirme y hacer Mi Santa y Divina Voluntad.










Encontré Yo, vuestro Dios, vuestra alma bien dispuesta, anhelando servirme y tener este encuentro con Benedicto XVI, Mi Vicario; y en presencia de la Santísima Trinidad y de María Santísima, Yo, vuestro Dios, fusiono vuestras almas según Mi Voluntad, y preparo y permito así todo encuentro espiritual entre vosotros, para el cumplimiento de Mis deseos.


En vuestra nada os encontráis reunidos en el fiel cumplimiento de Mis deseos, haciéndole llegar, en lectura, Mis Santas Palabras, para que Mi Vicario tome contacto espiritual con Mi ungido, Juan de Dios; porque el tiempo y la hora ya está muy cerca en donde Yo, Sumo y Eterno Sacerdote, recojo las llaves de la Iglesia a la muerte de Benedicto XVI, Mi Vicario, para Yo mismo, Eterno Dios, de Mi misma Mano, Poder y Autoridad, darle las llaves a Mi Sacerdote ungido Juan de Dios, quien guiará a la única y verdadera Iglesia, el resto Fiel que habrá dejado Benedicto XVI.

Pedro, primer papa de Mi Santa iglesia, fue elegido por la misma Mano de Dios Altísimo en el Hijo y no por hombres; pues ahora será de igual manera.


PEDRO ROMANO ya ha sido elegido por Mi Mano, con Unción Divina y no de hombres, pues al igual que Pedro, el primer papa, supo por la acción Divina y unción del Espíritu Santo, reconocer Mi Divinidad como el Enviado de Dios Altísimo, el Hijo de Dios, el Salvador y Mesías, así es en Mi ungido y elegido Juan de Dios.






La Santísima Trinidad hemos elegido, en el Padre Altísimo y Supremo, habiendo elegido como representante de la Iglesia a Benedicto XVI, y en la donación del Hijo que se entrega por las almas, en Juan de Dios, y en la unción de los siete dones a Mi sacerdote Joseph M., para ser pilares de la Iglesia en este tiempo.




He hablado Yo, vuestro Dios, a través de vuestro corazón en este encuentro espiritual con Benedicto XVI, y ahora quedan selladas Mis Santas Palabras y Mi Voluntad en estos tres siervos Míos, Benedicto XVI, Juan de Dios, muy pronto Pedro Romano, y Mi predilecto Joseph M.




Mi Poder y Mi Autoridad actuará en ellos; la Santísima Trinidad actúa para que se lleve a cabo lo que ya ha sido determinado por el mismo Cielo para Mi Iglesia, que pronto dejará de ser terrenal, pues Mi Iglesia pasará a ser espiritual, como ya lo es para algunos que ya se encuentran en el desierto, reunidos sólo en espíritu, ahora aun gobernada por Benedicto XVI, en su remanente Fiel.







Todos vosotros que lleváis el ritual de la Santa misa, revelada y elaborada por Mi ungido Juan de Dios, quien a su tiempo y bajo Mi orden llevará el nombre de Pedro Romano, cuando la Gloria del Olivo me entregue, en el final de su carrera, las llaves de Mi Iglesia, que se le fue confiada por un tiempo determinado, sois Mi Verdadera Iglesia.


Os digo que así como el anticristo de estos tiempos ya está en el mundo, y se encuentra oculto entre vosotros, porque aún no le ha llegado su hora, Yo os digo que Pedro Romano ya está entre vosotros, desconocido aún para el mundo, pero ya le llega el día y la hora de ejercer su ministerio pretino, para Gloria y Triunfo de Mi Resto Fiel.


Al remanente Fiel de Mi Iglesia os pido de orar para que llegue pronto el día y la hora en que todo esto, que os he anunciado, llegue a su cumplimiento.


Serán días de grandes tribulaciones y de grandes pruebas; para eso debéis retiraos del mundo, de sus distracciones y vanidades, que os impiden prepararos espiritualmente para estos grandes y terribles acontecimientos.


Solamente las almas que vivan ya, desde ahora, en recogimiento y oración podrán soportar, con gozo y paz, todo cuanto vendrá para esta humanidad que se apartó de Mí.


No corráis más por las cosas del mundo, huid de ellas, id tras los bienes eternos que serán la recompensa de los justos, de los que buscaron de corazón vivir cada día en Mi Santa Voluntad.


Sostened a Mi Vicario, Benedicto XVI, ofrecedle vuestro amor y donación, como él mismo se ha ofrecido por vosotros, su rebaño Fiel.







Al final es sólo el amor y la caridad lo que queda entre vosotros.



Orad por Mi ungido Juan de Dios, quien pronto pastoreará a Mi Rebaño en medio de grandes tribulaciones y persecuciones, sostenido en compañía de mi predilecto Joseph M., mis dos pilares.








Orad, ayunad y haced penitencia por Mis dos testigos, quienes predican con valentía la verdad y no temen a la muerte, por ser Mis Verdaderos testigos en la tierra, pues muchos son mis amigos que han roto su alianza conmigo, Su Maestro.



La Corte Celestial os custodia de día y de noche; resguardados estáis todos vosotros, Mi resto Fiel, dentro de Mis Santas Llagas que adoráis, dándome alivio a todos Mis dolores y agonías, porque sufro en Mi Cuerpo Místico.


Abrazad con mayor ánimo y fuerza la cruz, en ella ganareis todas las batallas, en ella alcanzareis la vida eterna, en ella ganareis Conmigo muchas almas para Mi Reino.


Ay de aquellos hermanos vuestros que rechazan todo dolor y sufrimiento, toda cruz; les llegará la hora en que buscareis haber sido crucificados Conmigo, por amor, en la Cruz de Redención, pues pesada, dolorosa y temible será el peso de la Cruz que recibiréis vosotros, los que rechazasteis la Cruz, para ser purificados y alcanzar salvación.


Dichosos todos vosotros los que, día a día, caminaron Conmigo llevando la Cruz de cada día, grande será vuestro gozo, aún en medio de las tribulaciones.






Aprended de vuestros hermanos, los santos que vivieron día a día en el gozo de la Cruz, que les alcanzó el gozo eterno, la corona de la victoria y la resurrección.


Grandes milagros obrará el Cielo a la llegada de Benedicto XVI a la Casa Paterna, quien por su sangre derramada, por martirio y amor a la Iglesia, seguirá intercediendo por vosotros, Mi Resto Fiel, la Verdadera Iglesia, que habrá quedado en la mayor tribulación a su partida.




Orad por él, para que pronto entregue las llaves de la Iglesia en el fin y fiel cumplimiento de su Misión como papa y Vicario de Mi Iglesia.


Os bendigo, a vosotros, Mis almas dóciles y humildes, vosotros que buscáis a diario Mi Voluntad para alcanzar la Santidad, a vosotros os aseguro la Victoria en esta batalla final.

Mi paz este con vosotros.




Bendito mi Dios y mi Señor, somos tuyos, para ti vivimos y por ti morimos. Abrazando Tu Santa cruz, precio de nuestra Salvación.
AMEN, AMEN, AMEN.









 Mensaje De Nuestro Señor Jesucristo


BENEDICTO XVI, MI VICARIO
Y JUAN DE DIOS, MI SACERDOTE UNGIDO


14 De Junio 2016



La Santa Misa en comunión con Benedicto XVI, Mi Vicario y Último papa, y Mi ungido Juan de Dios, quien Me ofrece este Santo Sacrificio del Altar; y habéis sido invitada a participar en esta misa por Mi Ungido Juan de Dios, quien le tengo reservadas las Llaves de Mi Iglesia en su preparación, purificación y renovación.






Habéis visto, Mi amada profeta y mensajera, lo que os he mostrado en este Santo Sacrificio del Altar, para que profetices lo que está ya por cumplirse, y cerrar un capítulo de Mi Iglesia en la historia de Salvación, y abrir un nuevo génesis para Mi Iglesia, una vez que haya sido purificada, pues Yo haré nuevas todas las cosas.


Los días contados están ya para Benedicto XVI, EL ULTIMO VICARIO DE MI IGLESIA en este final de los tiempos, y dejo Yo al frente de Mi Iglesia, con Mi Autoridad y Potestad del Hijo de Dios, a Mi Siervo Ungido Juan de Dios, quien obrará en estos días con toda Autoridad Divina.


Lo mismo que le concedí a Enoc y Elías es para estos dos siervos Míos, Juan de Dios y Joseph M.


Juan de Dios podrá hacer llover sobre la tierra, si así se lo ordena, bajo Mi Autoridad Divina, lo mismo puede impedir que las nubes del cielo no envíen su lluvia sobre la tierra, porque vuestro sacerdocio, Mi Juan de Dios, es como el de
Melquisedec, que ofreció un Verdadero Culto a Dios Altísimo, pues sois hombre de verdadera fe y corazón sin doblez.





El Sacerdocio Puro y Real del Sumo y Eterno Sacerdote, que Yo mismo di en herencia a Mis elegidos, haciéndolos Mis predilectos; y la gran mayoría han pisoteado este tan puro y Santo Sacramento, EL ORDEN SACERDOTAL, quienes debían ser OTROS CRISTOS EN LA TIERRA.


Vos, Mi Ungido Juan de Dios, lo habéis levantado con Mi Gracia y Poder, lo habéis dignificado; por eso, os entrego Yo, VUESTRO DIOS Y SEÑOR, las Llaves del Reino al quedar vacante y vacía la Silla de Pedro.




Os hago como Abraham, Padre de las naciones, de muchos pueblos, custodio en la tierra DEL SANTO SANCTORUM, custodiando MI Santo Cuerpo y Mi Preciosa Sangre Redentora, hasta que vuelva en Gloria, dándoos todos los dones y atributos que un día tuvo luzbel, ángel de luz, ángel Divino, y por su gran soberbia y orgullo perdió el estado en el Cielo; y vos, Mi ungido Juan de Dios, habéis ganado su lugar y predilección, como lo tuvo él en el cielo; vos por vuestra obediencia y humillación, como ningún hombre en la tierra actual.


Después de Mi Vicario Benedicto XVI, Mi Vicario en la tierra sois vos, Juan de Dios, el segundo enemigo del mismo Satanás; y lo es también el padre Joseph M. Pero, estáis ambos custodiados por San Miguel Arcángel y toda su hueste de Santos Ángeles, legiones de ángeles de todas las jerarquías al servicio de Mis amados servidores.




Juan de Dios, os puse como profeta a la más escondida e insignificante de entre mis profetas de estos últimos tiempos, quien está en el mundo sin ser del mundo, habiendo renunciado a él y sus placeres y vanidades, pasando así estos nueves años desapercibida e ignorada por el mundo y el clero, hasta que YO mismo la hice levantarse, con Mi fuerza y Autoridad, para que se abriera al mundo y al clero
toda Mi revelación, pues de no haber sido así ya hubiesen muchos enemigos de su alma atentado, y buscando acabar con su vida, mi alma escogida.


El adversario se levanta en vuestra contra, buscando acabar con vuestras vidas.


Bien hacéis, amada Mía, Mi alma escogida, en ir por un tiempo a refugiaros, lejos del lugar que habitáis ahora, donde los enemigos de vuestra alma quedarán confundidos al no encontraros, y ahí permaneceréis hasta que sea el tiempo
indicado; porque en estos días una gran secta satánica y masónica se levanta en vuestra contra y busca vuestra muerte.


Será como un tiempo en el exilio, mientras Yo mismo os preparo un lugar en donde os resguardaréis en los tiempos cada vez más difíciles que ya están por venir.


Espiritualmente buscarán haceros daño y acabar con vuestra vida para poner fin a la misión que os confío; lo mismo hacen con Benedicto XVI, y Mi ungido Juan de Dios, y todos los sacerdotes que lo acompañan en esta Misión. Pero, nada podrán hacer contra MI SANTA VOLUNTAD, nada pueden con sus pactos satánicos y culto al enemigo; y Yo mismo les digo que toda maldad o maldición en vuestra contra recaerá sobre ellos mismos.


La guerra está ya declarada contra vosotros y Mis sacerdotes y profetas unidos espiritualmente en esta misión.


Vosotros habéis sido sellados con el sello de Dios, y ni uno solo de los cabellos de vuestras cabezas os serán tocados por el enemigo, pues cada uno de vosotros estáis bajo Mi protección divina y habréis de cumplir con vuestra misión.


Ciertamente que entrareis todos vosotros en grandes pruebas y tribulaciones, algunos con martirio de cuerpo, y otros del alma; pero Yo, vuestro Dios, limito todo, permito todo y gobierno todo.

Os sello Yo, vuestro Dios, Dueño y Señor de vuestras vidas.

 TODO BAJO MI VOLUNTAD.


JESUCRISTO, SUMO Y ETERNO SACERDOTE.














































LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO