GRUTA DELOURDES FRANCIA EN VIVO

SATÁN ENTRONIZADO EN EL TEMPLO SANTO" SE ARRODILLA ANTE HEREJES QUE ODIAN A LA MADRE DE DIOS



EN VIVO

SLIDERS

,

,

jueves, 23 de julio de 2015

EN TODOS LOS NIVELES SE ESTÁ DANDO YA ESTA DIVISIÓN, QUE ES LA SEPARACIÓN DEL TRIGO Y LA CIZAÑA.















 Mensajes De Dios Al Mundo presenta la guía espiritual del padre josephmaryam a través de los mensajes en sus publicaciones y en sus repuestas a las preguntas de feligreses y comentaristas de la web.

Dos Papas en Roma: uno verdadero; otro falso.


Dos Papas en Roma: uno, que es falso, llamado Bergoglio; otro, que es el verdadero, el Cristo en la tierra, llamado Benedicto XVI.


El que obedezca a Bergoglio no tiene parte en la obra de la Redención de Cristo; es decir, desprecia la Misericordia y tiene una espada de Justicia colgando de su cabeza. Camina hacia la condenación eterna.  Vive como un demonio encarnado.



El que obedezca a Benedicto XVI, que es el Vicario de Cristo, se puede salvar porque se somete a la Cabeza que ha puesto el Espíritu Santo en la Iglesia.

 La salvación está en la obediencia al Papa verdadero.

El Papa es el que es enviado para conquistar las almas perdidas en el pecado. La persona y el ministerio del Papa tienen un significado salvífico: al igual que Cristo vino para librar a los hombres de la pena y muerte del pecado; así todo Papa realiza la misma función. Es el camino para que los hombres vean dónde está la única verdad, la inmutable, la que nunca pasa, y así puedan obrarla y vivirla en sus vidas humanas.

Y sólo la Verdad es la que libera al hombre del pecado.
Sólo la Verdad es la que salva al hombre.

Obedecer al Papa es ser libre, no es estar esclavo del pecado, es batallar contra el demonio, es obrar lo divino en lo humano.

No obedecer al Papa es caer en las garras del demonio y vivir sometidos a todo pecado.

La fe es obediencia. Y obediencia a la verdad. Y sólo el Papa da la Verdad. Tiene esa misión: es el que defiende la verdad y la muestra como camino de salvación.

El Papa es el que une en la verdad porque es la Roca de la Verdad. Y, por eso, ningún Papa puede caer en la herejía, porque Cristo levanta Su Iglesia en la Roca de la Verdad, que es Pedro y sus sucesores legítimos.

Esta es la fe que todo católico debe profesar. Aquel que juzgue y condene a un Papa, automáticamente, sale fuera de la Iglesia.

Ningún alma puede salvarse, aunque siga toda la tradición, todo el dogma, todo el Evangelio, si no obedece al Papa reinante.



El Papa reinante es, en estos momentos, Benedicto XVI: es el que tiene el Primado de Jurisdicción, es decir, el Poder Divino en la Iglesia. Es el que tiene las llaves del Reino de los Cielos.

El Papa que reina es el que posee el Primado de Jurisdicción; el Papa que gobierna es el que ejerce ese Primado en Roma.

Benedicto XVI dejó de gobernar en Roma, pero no dejó el Primado, su reinado, las llaves. Sigue siendo el Papa, aunque no gobierne la Iglesia. Él no renunció a la Elección Divina sobre su persona; pero sí renunció al gobierno de la Iglesia.

No se puede gobernar con herejes. Hay que marcharse. Hay que dejar que los herejes pongan su hombre hereje y gobiernen la Iglesia como ellos quieren.



La Iglesia se gobierna con el Poder Divino que tiene el Papa Benedicto XVI. No se gobierna con el poder humano que le han dado a Bergoglio, el hombre de las mil caras.

Y si la Iglesia sigue a un hombre que no tiene el Poder Divino, se pierde necesariamente en la mente de ese hombre y es culpable de tres cosas: de herejía, de cisma y de apostasía de la fe.

Dos Papas: uno, con un poder humano, Bergoglio;
otro, con el Poder Divino, Benedicto XVI.

Todo cuanto haga Bergoglio es nulo para Dios y para la Iglesia. Todo cuanto haga Benedicto XVI es válido para Dios y para la Iglesia.



Cada alma tiene que elegir entre los dos: no se pueden seguir a los dos, al mismo tiempo.

No se puede decir:
 como ya había cosas que con Benedicto XVI se estaban estudiando, lo que aprueba Bergoglio vale. Esto no se puede decir. Juan Pablo II sigue siendo Beato, aunque su proceso de canonización ya estaba listo. Como no fue canonizado por el Papa verdadero y legítimo, Benedicto XVI, no tiene validez su canonización. Un hereje no posee el Poder Divino para sellar una canonización. Así, todo lo demás, ya sean anulaciones de matrimonios u otras cosas que venían del Papa Benedicto XVI.

La Iglesia Católica descansa sólo en el Papa legítimo y verdadero: Benedicto XVI. La Iglesia sólo está en el Papa verdadero. No puede estar en un falso papa.

No se hace la Iglesia buceando en la herejía.
No se es Iglesia alimentándose de herejías.
No se levanta la Iglesia con el sello de un hereje.

En Roma, se está levantando otra estructura de iglesia, la cual se apoya en un gobierno horizontal, regido por la ley del hombre, la ley de la gradualidad; con una doctrina llena de fábulas, sacadas de la masonería, del marxismo y del protestantismo. Esta nueva iglesia no tiene ningún conocimiento de la verdad, ninguna sabiduría divina, sino que es un sincretismo religioso: en ella todo vale y nada tiene valor sagrado, divino, santo.

Jesús ha abierto la puerta de la vida eterna. Y dejó las llaves de esta puerta al Apóstol Pedro y a todos los que le han sucedido y le sucederán hasta el juicio final.



No se acaba el Papado con Benedicto XVI, sino que se sublima, se transforma.

El Papa Benedicto XVI es el último Papa verdadero antes del fin de los tiempos. Con él se acaba un tiempo: el tiempo en que las almas han sido redimidas.

Pero, tiene que abrirse otro tiempo: el Milenio, en donde se verá la redención de los cuerpos.

Muchos cojean en su fe:
Sólo ven dos venidas de Cristo.

La primera, como Redentor;
la segunda, como Juez.
Y anulan la venida intermedia:

Jesús viene como Rey de reyes y Señor de señores.
Y viene para reinar mil años, aquí en una tierra totalmente renovada y purificada.

«Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; sobre ellos no tendrá poder la segunda muerte, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con Él por mil años» (Ap 20, 6).

Esta Verdad Revelada a muchos se les atraganta, porque tienen una mentalidad dogmática, que les impide bucear en la inteligencia del Espíritu.

Ellos suelen resolver esta Palabra de Dios en los mártires de los primeros siglos, en que ellos reinaban en la Iglesia con Cristo, y con Él regían la Iglesia. Después, vino la época oscura del Renacimiento hasta nuestros días. Y lo que se ve es ya el juicio final.

Esta interpretación es, claramente, una necedad. Pero así piensan muchos teólogos, que amarrados a su dogmatismo, se quedan ciegos para poder comprender la Mente de Dios.

Muchos católicos se vuelven fariseos cuando se habla del Milenio: empiezan a sacar sus argumentos racionales y dogmáticos, ocultando la verdad de lo que ha sido revelado.

Benedicto XVI cierra un tiempo del Papado. Y lo ha cerrado con una Cruz: un Papado que le ha llevado a vivir el desprecio de los suyos en el gobierno de la Iglesia.



Los Cardenales y Obispos han osado tocar a Cristo en la tierra: lo han juzgado y condenado; se han rebelado en contra de él, y le han hecho la vida imposible en su Papado. Para esa Jerarquía tiene que venir la mayor ruina, el mayor castigo: han despreciado la Verdad en un Papa; ahora, se quedan ciegos para siempre y sólo pueden ver la mentira en un falso papa y seguirla de forma necesaria.

Los Obispos y los sacerdotes son otros Cristos sólo si están unidos al Romano Pontífice: si le ayudan en su gobierno en la Iglesia, si siguen su pensamiento. Pero si desobedecen al Papa hasta el punto de hacerlo renunciar de su Papado, entonces esos Obispos y sacerdotes son sólo demonios encarnados. Y así tienen que ser tratados por toda la Iglesia.

No hay respeto ni reverencia a aquella Jerarquía que busca el orgullo del poder humano en la Iglesia.

No se puede obedecer la mente de los hombres en la Iglesia.
No hay ningún respeto ni ninguna reverencia hacia Bergoglio y sus seguidores en el gobierno de la Iglesia.


CARDENALES Y OBISPOS NIEGAN SALUDO A BENEDICTO XVI  EN ALEMANIA FRENTE A LAS CAMARAS




Para los verdaderos católicos, lo que diga Bergoglio entra por un oído y sale por otro.
No hay que estar ya perdiendo el tiempo con Bergoglio. Porque ya es una pérdida de tiempo el luchar en contra de Bergogio. Ahora, hay que dejarlo en su herejía, en su cisma y en su apostasía de la fe. Y hay que seguir siendo Iglesia, comulgando espiritualmente con el Papa reinante, Benedicto XVI. Hay que despreciar al falso papa que gobierna la Iglesia con un falso gobierno de hombres, de cabezas humanas que sólo miran por lo suyo, por su negocio en la Iglesia.


La Iglesia hay que contemplarla desde Cristo, no a partir de las Iglesias locales, no a partir de Roma.

 Es Cristo el que ha forjado, en la historia de los hombres, Su propio Cuerpo, que es la Iglesia. Y es Cristo el que sigue forjando, en estos últimos tiempos, Su Cuerpo, aunque Su Papa, Benedicto XVI, no gobierne la Iglesia.

Él sigue teniendo las llaves del Reino de los Cielos:



Benedicto XVI reina en toda la Iglesia Católica.

 Él solo tiene la capacidad de abrir y cerrar el Cielo. Nadie se puede salvar si no obedece al Papa Benedicto XVI. Nadie puede entrar en el Cielo sin pasar por la puerta, que sólo puede abrir el Papa Benedicto XVI.


Esta verdad ha sido anulada por la Jerarquía que gobierna actualmente la Iglesia.

El Episcopado nace sólo del Apóstol Pedro, no de los Apóstoles. De Pedro procede todo el orden clerical. Los Apóstoles son Apóstoles porque Pedro les da el sentido de su vocación divina. Sin la obediencia a Pedro, el Apóstol no tiene ningún sentido que exista.

La Jerarquía del Vaticano sigue la teoría de que el Episcopado deriva de los Apóstoles, no de Pedro. Por lo tanto, siempre cabe la independencia de Pedro: no someterse a él. De esta manera, se presiona a Pedro, al Papa reinante, para que gobierne con el Episcopado, para que valorice el Sínodo de los Obispos, lo que piensan las múltiples cabezas de la Iglesia. Y así un Papa queda prisionero en su gobierno vertical, y no puede hacer nada que Dios quiera en la Iglesia. El Episcopado no se lo permite.

Así han estado los Papas durante cincuenta años. Y la presión ha sido tanta que Benedicto XVI tuvo que dejar de gobernar. Es imposible gobernar a herejes, a cismáticos y a una Jerarquía que vive la apostasía de la fe.

El Papa Benedicto XVI es Cristo en la tierra y tiene las llaves del Reino de los Cielos. Se obedece al Papa porque tiene las llaves, porque es Cristo en la tierra. No se obedece al Papa porque ejerce un gobierno en la Iglesia.

Muchos católicos caen en este error: como Benedicto XVI no está gobernando, entonces hay que darle a Bergoglio la obediencia.

Jesús levanta Su Iglesia en Pedro, no en Roma.

 En Roma está el gobierno de Pedro; pero en Pedro está el Poder de Dios, las llaves del Reino de los Cielos. Sin esas llaves, el gobierno en Roma es sólo un poder humano, un gobierno de hombres.

Se ama al Papa Benedicto XVI porque es Cristo en la tierra; porque a través de Él el alma entra en el Cielo.

Se odia a Bergoglio porque es un hombre pagano que deambula, como un demonio, por la tierra buscando sus adeptos; porque a través de él se entra en el infierno.

Dos Papas:

uno, pecador, Benedicto XVI; otro, hereje, cismático y apóstata de la fe, Bergoglio. El hereje es un falso papa; el pecador es un verdadero papa.

Muchos católicos sólo se fijan en los defectos del Papa, en sus pecados personales. Y olvidan que se da obediencia a un Papa no por él mismo, sino al Poder Divino que tiene el Papa, a lo que representa el Papa en la Iglesia, que es a Cristo.

Ningún pecado en que caiga un Papa disminuye la Autoridad Divina que posee, ni quita nada a la perfección de la Obra Redentora de Cristo, ni puede anular los Sacramentos, en los cuales se da a las almas la vida de la gracia.

Ningún pecado mortal del Papa reinante produce la sede vacante.

La renuncia al gobierno no produce
la Sede Vacante.

El Papa tiene la misión de administrar la Iglesia, que son tres cosas: guiar en la Verdad, enseñar la Verdad, señalar el camino de la verdad.

Esta misión no es dañada por ningún pecado mortal o venial que la persona del Papa pueda cometer. En esa persona, disminuirá la gracia, aumentará la culpa, pero no puede perder el Poder Divino, porque este Poder no se mancha con ningún pecado de la persona del Papa.

El Poder Divino no es una cosa, una frase, un sentimiento, unas bellas palabras. Es un carisma en la persona del Papa. Y todo carisma es un Espíritu, es decir, es una inteligencia divina y una voluntad divina.

El Espíritu de Pedro, que tiene todo Papa verdadero y legítimo, está en el Papa aunque peque mortalmente.
Su pecado personal no nubla la inteligencia divina que posee por el carisma, ni impide la obra de la voluntad divina.

Un Papa puede pecar mortal y venialmente; pero nunca puede cometer el pecado de herejía. Si un Papa comete ese pecado, eso quiere decir que antes de ser Papa ya era hereje. Y, además, que fue puesto en la Silla de Pedro por los hombres, no por el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo nunca puede elegir como Papa a un hombre que tenga el pecado de herejía. Eso va en contra de la misma Revelación. La Iglesia se fundamenta en la Verdad, no en la herejía. Y, por eso, Cristo no puede levantar Su Iglesia en el pecado de la herejía. Nunca.

Bergoglio era ya un hombre hereje. Y los herejes no pertenecen a la Iglesia Católica. Luego, Bergoglio no pudo haber sido elegido Papa por el Espíritu Santo.

Fueron los hombres los que lo pusieron en ese cargo:

 Lo pusieron como falso papa.

Y él tomó el nombre de Obispo de Roma para organizar una nueva estructura de iglesia en Roma.

Bergoglio no es Papa. Es un falso Papa; es decir, es un hombre que usurpa el Papado para obrar su negocio en la Iglesia.

Es un hombre que levanta un falso papado, un falso gobierno, en el que muchas cabezas son las que deciden el destino de la iglesia.

Bergoglio, al no ser Papa, es sólo un hombre de ideas políticas, que pone por obra con un poder humano, el que le dieron los que lo elevaron a ese cargo. Ese poder humano es un poder masónico, que está basado sólo en una ley:

La ley de la gradualidad.

Los masones gobiernan de grado en grado.

 Ellos tienen su propia jerarquía abominable, la cual nace del pensamiento humano. Buscan la idea más perfecta de todas las mentes. Y ésa es la que se impone a los demás. Quien quiera alcanzar el grado de esa idea perfecta, tiene que renunciar a muchas cosas para poder servir a esa idea, que sólo está en la mente del hombre, no en la realidad de las cosas. El masón vive el idealismo puro: se inventa su vida, sus obras, su dios, su religión, su salvación, sus castigos, sus normas de moralidad, sus gobiernos, etc… Construye su vida de acuerdo a su ideal mental. Construye su realidad como está en su mente, no como está en la realidad. Por eso, todo masón vive imponiendo su idea y habla lo que el otro quiere escuchar, para llevarlo siempre a su idea.

Esto es lo único que hace Bergoglio.

 Por eso, Bergoglio entretiene a todo el mundo y vive imponiendo su idea.


Actitud arrogante de Francisco ante Monjas 
después de tropezar.


 Una imagen vale más que mil palabras.



 Es un gran orgulloso.

 Y los que están a su alrededor conocen este orgullo. Bergoglio es putrefacción mental. Sólo hay que leer sus escritos para darse cuenta del sueño que vive ese hombre, del vacío en que se encuentra su vida, de la testarudez con que invoca su pensamiento para justificarse a sí mismo de que vive bien.

Bergoglio vive su vida dando vueltas a su pensamiento humano. Y no puede salir de ese rodeo. Sólo ve lo que él piensa. No puede detenerse en el pensamiento de los demás. Si lo que piensa el otro está de acuerdo a su idea, entonces acepta al otro. Pero si no está de acuerdo, entonces lo usa para una cosa y después lo tira, lo desprecia.

Bergoglio no tiene las llaves del Cielo. Bergoglio no es Cristo en la tierra. A Bergoglio no se le puede respetar porque vive en su herejía.

A los Obispos y sacerdotes que están en el pecado mortal, se les debe el respeto y la reverencia. Pero aquella Jerarquía que ha caído en la herejía, ya no hay respeto ni reverencia, porque ya no son otros Cristos. Sólo son hombres, que piensan y viven como los hombres.

Dos Papas:

La división en la Iglesia y en el mundo entero.

«Así está ya sucediendo en todos los niveles, dentro de la Institución de Mi Iglesia:

desde la más Alta Jerarquía, dos Papas, uno que es el Verdadero Vicario, Hijo de la Luz, defensor de la Verdad, Pastor Verdadero y legítimo de Mi Rebaño, contra el falso profeta, el hijo de las tinieblas, el engañador, el que se disfraza de luz pero es tiniebla.
Es como el sepulcro blanqueado: por fuera, aparenta pureza, y por dentro, está lleno de obscuridad, la tiniebla que hay en su corazón.

En todos los niveles se está dando ya esta división, que es la separación del trigo y la cizaña, de la verdad y la mentira; entre las familias, en todas las sociedades y en todos los niveles; en creyentes y no creyentes también hay esta separación de los justos y los injustos.

Todas las órdenes religiosas, seminarios, empresas y gobiernos, están ya siguiendo la verdad o aceptando la mentira. Por sus frutos los reconocerán.

Lo mismo es en toda parroquia, y en el lugar de vuestra diócesis de esta ciudad, tierra de mártires, semillero vocacional para el sacerdocio ministerial.

Ya se nota la división entre Mis consagrados, los fieles y los infieles».
(Jesús a un alma escogida).

La Verdad sólo puede estar en una cabeza, no en dos cabezas al mismo tiempo. Cristo es la Verdad, los hombres son la mentira.

En la Iglesia se sigue el pensamiento de Cristo, no se sigue el pensamiento de ningún hombre, aunque esté vestido como un Obispo. Si esa Jerarquía no da la Verdad, entonces se la desprecia y se deja a un lado.

Es Cristo el que da la interpretación de la verdad. No son los hombres los que trabajan para aclarar la Verdad. La Verdad se aclara en Ella misma, no en la bodega de un pensamiento humano.

Muchos católicos son sólo racionales, pero nada espirituales. Caen en el racionalismo: todo lo miden, todo lo calculan, y no hay manera de que se enteren de la soberbia que tienen, que muestran cuando hablan.

Muchos católicos se pierden con Bergoglio sólo por su soberbia: ven las cosas como son, pero como todo lo miden con sus cabezotas, acaban dando culto al hereje.

Tienen que rezar por la Jerarquía, que es la ciega en todo lo que acontece en la Iglesia. Ellos no ven nada. Y no les sirve su teología para salvarse, sino su amor y obediencia al Papa verdadero, Benedicto XVI.

Si ellos no lo ven como el Papa, están todos perdidos. Por eso, no pierdan el tiempo rezando por el Sínodo. Eso es sólo un teatro que se van a montar para iniciar la destrucción de la Iglesia. Recen para que la Jerarquía abra sus ojos y elija: el verdadero papa o el falso papa. Que se vean claras sus intenciones.

Mucha Jerarquía dice que está con el Papa Benedicto XVI, pero sigue obedeciendo a Bergoglio. Es un absurdo. Mucha Jerarquía se sabe el dogma y la tradición, y continúan obedeciendo a Bergoglio. Otro gran absurdo. Son tibios: ni fríos ni calientes. Hablan la vedad y obran la mentira. Y Dios a los tibios los vomita de su boca.

Que Burke no espere salvarse si no obra en contra de Bergoglio. Él sabe cómo son las cosas en la Iglesia, pero sigue teniendo a Bergoglio como papa. Es un tibio, como muchos católicos.





Respuestas a los fieles
y comentaristas de la web.


Víctor
14 JULIO, 2015 EN 5:50 AM
Buenos días.

Yo soy un hombre pecador, que nunca se ha acercado mucho a La Iglesia, de hecho no tengo hecha la confirmación, y a pesar de que fui bautizado y me crié en una familia Católica nunca se me inculcó ningún tipo de fe o moralidad correspondiente… Pero desde hace dos años comencé a darme cuenta de que todo estaba mal, y comencé a investigar sobre Cristo y su doctrina, con lo que quedé completamente convencido de que él es Dios y su Iglesia es La Iglesia Católica Romana…

Hace un año me acerqué a la parroquia en la que fui bautizado para poder conseguir el certificado de bautismo, para poder así empezar a hacer mi primera comunión y confirmación, y al fin recibir La Eucaristía… Cuando entré a las oficinas escuché a las secretarias teniendo una plática indecente que terminó justo cuando se dieron cuenta de mi presencia, y a pesar de que me hirvieron las entrañas lo decidí pasar por alto. Hice el trámite para poder sacar el acta de bautismo. Le expliqué a la secretaria si me podía registrar para recibir catequesis, y me respondió que eso mejor lo hiciera en la parroquia que me toca. Un momento después me dispuse a preguntar por el cura, ya que tenía ciertas dudas, por mi misma falta de evangelización, a lo que simplemente recibí la respuesta de “No está.”, por lo que después de pagar decidí retirarme, ya que me pareció que realmente poco les interesaba atenderme en lo que necesitaba, y me decepcionó hasta el fondo que no tuviesen a alguien para recibir a gente con dudas en cualquier momento, y por lo poco que parecía importarles mi evangelización…

Un día después fui a la parroquia de mi barrio, en la que me registré para lo que supuestamente sería una plática, con la que se me daría la primera comunión y la confirmación ese mismo día… Fui a la plática el día que se dispuso, y recibí otra decepción por ver que no iba a ser el cura quien la impartiera, si no una laico… Ya sentía yo que algo estaba mal, porque únicamente aparecía para misas, y en todo lo demás estaba completamente ausente, u ocupado en no sé qué, las veces que llegué a verlo sólo fue para intercambiar un saludo… Regresando al tema, lo cual fue mi peor decepción, y mi desgracia por mucho tiempo; Cuando estaba en la plática aquella mujer se puso a hablar de filosofía barata, que incluso yo sé que no tiene nada que ver con Cristo… Yo le pregunté por la castidad y el matrimonio, y me salió con algo de que era sólo una recomendación, que siempre hay que poner primero el amor, y que son cosas en las que se están haciendo esfuerzos por cambiar, ya que los “juicios dogmáticos” no son acordes a las enseñanzas de Jesús… Me levanté y me fui casi llorando, porque sé que eso está mal, y estuve meses deprimido porque me sentí estafado, y que lo que me estaba dando fe desde hace tiempo se había desmoronado completamente.

Durante meses me sentí algo deprimido, y no sabía bien qué hacer… Yo vi que algo estaba claramente mal, y tal vez esa no era La Iglesia de Cristo que yo buscaba… Hace tiempo encontré esta página y me puse a seguirla con regularidad, aunque tal vez un poco receloso al principio, por mi propia experiencia. Con el tiempo me convencí de que sin duda están hablando con la verdad, y me gustaría que me asesoraran. No sé si debo volver a insistir por ir allá a recibir los sacramentos, o alejarme completamente de ellos… Yo no he recibido ningún tipo de instrucción religiosa, y lo poco que sé fue por mi propia investigación, lo cual fue suficiente para poder discernir de lo que era bueno y malo. Pero me encuentro confundido en lo que debería hacer ahora para poder acercarme a Cristo como se debe.

Muchas gracias por su atención. Que Dios los bendiga.


RESPONDER:
Padre: josephmaryam
14 JULIO, 2015 EN 6:44 AM

Busque un buen sacerdote que le prepare para la communion y la confirmación. No deje de recibir los Sacramentos porque la Iglesia esté mal. Los Sacramentos son la vida divina para el alma, son necesarios para crecer en la vida espiritual. Siempre puede asisitir a las clases que se imparten en otra parroquia. Busque y encontrará. Nunca Dios cierra las puertas a aquel que quiere encontrarlo.



Veritas
14 JULIO, 2015 EN 7:03 AM

Padre(s) y hermanos(as) buen día.

Padre(s) compartiendo el hecho de que Bergoglio por sus obras no es, ni será nunca Papa, quisiera pedir su ayuda con las siguientes palabras atribuídas al Santo Padre Benedicto XVI que en su semántica generan dudas.

“Seguiré estando especialmente cerca con la oración, sobre todo en los próximos días para que estéis totalmente iluminados por el Espíritu Santo en la elección del nuevo Papa, que el Señor os muestre lo que él desea. Entre vosotros está el futuro Papa al que desde hoy ya le prometo mi reverencia y obediencia incondicional”
http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/28/internacional/1362050087.html

Puede prometer obediencia con quien lo sucederá en su muerte?

“ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino”
http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/speeches/2013/february/documents/hf_ben-xvi_spe_20130211_declaratio.html

“Mi decisión de renunciar al ministerio petrino no revoca la decisión que tomé el 19 de abril de 2005 (cuando fue elegido papa). No regreso a la vida privada, a una vida de viajes, encuentros, conferencias, etc. No abandono la Cruz, sigo de una nueva manera con el Señor Crucificado. Sigo a su servicio en el recinto de San Pedro”
http://www.lanacion.com.ar/1558381-benedicto-xvi-se-despide-de-los-fieles-en-su-ultima-audiencia-papal

Mi pregunta es a qué se debe que haya utilizado un lenguaje tan criptico para dar a entender su renuncia y cómo se deben entender esas frases.

Desde ya le doy las gracias.


RESPONDER
Padre: josephmaryam
14 JULIO, 2015 EN 8:19 AM

La vida espiritual privada de un Papa no es la vida de la Iglesia.
Estar en comunión espiritual con el Papa Benedicto XVI no es estar en comunión con su vida espiritual.
El pecado del Papa de obedecer a un hereje no anula su Poder Divino y el hecho de seguir estando en comunión espiritual con él.
Sus palabras deben ser juzgadas por Dios, no por los fieles. Las dijo porque conocía la situación de la Iglesia. Y su intención queda oculta. Ahí se ve su inteligencia espiritual porque no puede revelar lo que realmente sucede. Tiene que dejar en la ignorancia a muchos. No puede hablar claro. No puede decir: no voy a obedecer a un nuevo papa.
Si lo han sacado del cargo, él es más listo que todos ellos. Los deja en la posibilidad de hacer un nuevo cónclave, sabiendo que no se puede realizar, porque él sigue siendo el Papa; pero como son orgullosos, quieren poner su papa, entonces que hagan lo que quieran. Él les dice las palabras que ellos quieren escuchar: obedeceré a un nuevo papa. Y así todos contentos. Así, el Papa puede salvar su pellejo, porque Cristo no le pide dar su vida en ese momento. Cristo le pide retirarse, porque su vida la dará cuando Cristo se lo pida, libremente, no con la imposición de los hombres.

El ministerio petrino es el gobierno de la Iglesia, no es la renuncia al Papado. Eso ya se explicó en otras entradas. Y no vamos a repetir lo mismo.

Sepan diferenciar la vida espiritual privada de un papa de la vida eclesial. Muchos católicos no saben hacer esto. Como tampoco saben diferenciar al Papa como teólogo privado del papa cuando habla ex catedra, cuando enseña algo en la Iglesia.
Por eso, hay tanta papolatría de la gente. No saben lo que es un papa. Sólo saben seguir las palabras y las obras exteriores de un papa. Es decir, les importa un comino el papa y la Iglesia.




Vania
14 JULIO, 2015 EN 11:52 AM

Padre Joseph, tengo una consulta, como puedo hacer con el curso de religion para mis hijos, en la escuela que prepraran a los niños es muy de mundo y les ensenan a recibir la comunion en la mano y cuando les hacen participar en las misas no muestran ningun respeto por el tabernaculo y/o altar y a mi punto de vista no me parece correcto, y por eso he optado por no enviar a recibir el curso de religion a mi hijo mayor, que deebo hacer Padre, estoy cometiendo falta al no enviar a mi hijo a recibir el curso de religion o es posible que lo le ensane en casa el catesismo, no se que hacer Padre me pueder orientar. gracias.

RESPONDER
Padre: josephmaryam
14 JULIO, 2015 EN 12:42 PM

Usted puede enseñarle todas las cosas del catecismo. Cuando vea que su hijo está preparado, entonces que se confiese y que haga la comunion.
Cuando los sacerdotes ya no enseñan la verdad sobre la comunion y confesión, sino que dejan esa preparación a los laicos, y éstos enseñan mal, entonces no hay obligación de seguir llevando al niño a la catequesis. Sólo va si el colegio pide la asistencia para la nota. Pero si es libre, entonces que no vaya.
La familia es la encargada de las cosas espirituales cuando la parroquia no hace su deber: enseñar la verdad.
Para hacer la primera comunión sólo el niño debe estar preparado en cuanto a la confesión y a la comunión. No hace falta que haga el acto social, ni que pida permiso para hacer la comunión al párroco.
Si ustedes no están seguros de lo que enseñan, entonces busquen a un sacerdote que examine a su hijo para ver si puede o no puede hacer la comunión.




angelusia
14 JULIO, 2015 EN 2:38 PM

Ayer, y por casualidad, entré en el blog “Ecce Cristianus” en el que aparecía la renuncia de Su Santidad Benedicto XVI en latín. Evidentemente, yo no sé latín, pero los que la comentaban sí. Parece ser que, en el mismo acto de su renuncia, Benedicto la anuló, al introducir un error en el latín. En la versión escrita el error fue corregido por el Vaticano. pero en la oral, o sea en el video en el que el mismo Benedicto la lee, aparece clarísimamente el error, porque en vez de decir “commisso” Su Santidad dice “commissum”, lo que parece ser un gravísimo error desde el punto de vista del derecho canónico, puesto que un solo error en latín anula el documento. Como creo que Benedicto conoce perfectamente el latín, intuyo que él, conocedor de la ley canónica, cometió el error “ex profeso”, para dejar sentado que, si bien era obligado a renunciar, les daría una renuncia inválida totalmente. Pregunto ¿por qué se siguió adelante con todo el circo para elegir un nuevo Papa, si la renuncia no fue válida?

RESPONDER
Padre: josephmaryam
14 JULIO, 2015 EN 2:59 PM

Es clarísimo: todos quieren representar una obra de teatro. Todos eligen sus papeles, sus roles. Cada cual, pone cara de serio, de circunstancia, y se hace el importante.
Ya no interesa la invalidez de nada. Ya no interesa la ley de Dios.
Desde el momento en que se OBLIGA a renunciar al Papa legítimo, TODO ES UN ENGAÑO.
Todos participan de esa obra de teatro. Y todos se la creen. Todos están de acuerdo.
Y ya no importa ni la herejía ni cualquier otra causa de anulación.
Todos viven en la apostasía de la fe.
Entonces, todos quieren seguir adelante con todo el circo, sabiendo que es un circo, queriendo ese circo, para elegir al payaso de ese circo. Y que ese payaso tenga la función de entretener a todos los idiotas que quieren ese circo. Y ahí hay que meter a ilustres católicos y Alta Jerarquía que viven de ese circo.
Pero, ¿qué cree en qué se ha convertido Roma?
¿Por qué la Jerarquìa siguió adelante con ese circo?
Porque son DEMONIOS ENCARNADOS.
No son hijos de Dios. No son hijos de la Iglesia. No son hijos de María.
Son los malditos hijos del demonio que sólo viven para maldecir el día que Jesús levantó Su Iglesia en Pedro, y para reirse de toda la Iglesia con ese circo que han levantado en Roma.




Sofía
14 JULIO, 2015 EN 4:55 PM

Padre, perdone mi atrevimiento pero no estoy de acuerdo con Ud. Hoy vale discernir la fe del celebrante en la consagración. Pero si en noviembre, cambia la doctrina con la excusa de la pastoral y los sacerdotes se adaptan a esa nueva doctrina que burla a Cristo traicionándolos en sus sacramentos NO se podrá asistir a esas misas. Habrá que buscar sacerdotes que permanecerán fieles para poder hacerlo.
La comunión a los adúlteros ataca de cuajo el sacramento de la confesión, del matrimonio y de la eucaristía.
Jesús nació y murió en la cruz por nuestros pecados, en la eucaristía está todo el milagro de su muerte y resurrección. Si el sacerdote cambia la doctrina estará burlando el santo sacrificio de la Misa. Serán burlas, sacrilegios, no se deben participar de ellas. Hay que buscar al sacerdote que permanezca siempre fiel a Cristo y a Su Verdad.

RESPONDER
josephmaryam
14 JULIO, 2015 EN 5:25 PM

Disciernan entre el pecado y la herejía para no caer en este error.
El cambio de la doctrina no es el cambio de la fe.
Se cambia la fe cuando la persona cree en otra cosa, independientemente de la doctrina.
El dar la comunión a los malcasados es un pecado grave, no es un pecado de herejía.
El problema no es la doctrina, sino la fe.
El problema no es la comunión en la mano, sino la fe en el Altar.
Quien cree en el Misterio del Altar, aunque peque porque da la comunion en la mano o da la communion a un homosexual, etc, sigue poniendo a Cristo en el Altar. Y esa Misa es válida, aunque se cometan muchos pecados.
Cuando se cambia la esencia del Sacramento, entonces es cuando se invalida la misa.
No sean fariseos, hipócritas.
Sepan lo que es la doctrina, sepan lo que es la fe.
Una doctrina verdadera hace que el alma permanezca en la fe.
Una doctrina falsa produce que el alma, poco a poco, vaya perdiendo la fe.
Pero la fe no se pierde por la doctrina, porque cambie la doctrina, sino por la persona. Ya deja de creer por seguir las fábulas. Hasta perder totalmente la fe.
Después del sínodo hay que seguir haciendo lo mismo: discernir al sacerdote, su fe. Será más claro. Se quitarán las caretas.
Lo último que van a anular es la Eucaristía. Por lo tanto, en el lío de la doctrina, entre las fábulas, seguirá Cristo en el Altar si todavía el sacerdote cree.
Si el sacerdote NO CREE, entonces no hay MISA.
Si el sacerdote cambia la doctrina, entonces peca mortalmente.
Si lleva esa doctrina hasta la herejía, entonces es cuando pierde la fe.
Tengan las cosas claras para no caer en la hipocresía, en el fariseismo, como caen los sedevacantistas y todos los falsos católicos que niegan a los papas, por querer seguir la doctrina.

 


Sofía
14 JULIO, 2015 EN 5:00 PM

Y el sacerdote que permanezca fiel a la verdad, deberá desobedecer a su obispo.
Y el obispo que permanezca fiel a Cristo deberá desobedecer al “supuesto Papa”.
El religioso fiel deberá desobedecer a su superior.
Si por obediencia a éstos dejan a Cristo y su doctrina NO se podrá acudir a ellos.

Por tanto, sí habrá una diferencia antes y después del sínodo a la hora de acudir a las misas.
Esas misas habrán dejado de ser válidas. O se cree en la eucaristía o no se cree. No se puede creer a medias en ese sacramento mezclándolo con mentiras blasfemas, sacrílegas y herejes.

RESPONDER
Padre:josephmaryam
14 JULIO, 2015 EN 5:29 PM

Esas misas seguirán siendo válidas porque no se cambia la esencia del Sacramento de la Eucaristía.
¿Comprende esto?
Una cosa es la fe necesaria para poner a Cristo en el Altar; otra cosa es el pecado de dar la comunion a un malcasado.
No junte las dos cosas para ser un fariseo.
La validez de una misa solo depende de tres cosas en el celebrante: intención, fe y voluntad.
Y solo depende de una cosa en la doctrina de la Iglesia: que no se cambien las palabras de la consagración.
Habiendo esto, por más que los homosexuales comulguen, la misa es válida.



bluesofia
14 JULIO, 2015 EN 8:15 PM

Padre no había leído esta Bulla donde se explica la unidad de los católicos con un solo y único pontífice y no dos cabezas como un monstruo.

Sobre la unidad de la Iglesia Unam sanctam La bula también declaraba que la Iglesia debía permanecer unida y que el papa era su única y absoluta cabeza: «Por tanto, de la unidad y unicidad de la Iglesia, sólo hay una cabeza y un cuerpo, no dos cabezas como en un monstruo»

https://es.wikipedia.org/wiki/Unam_sanctam

Para los que han aceptado la absurdez y la gran mentira de que puedan existir dos papas o como si pudiera existir uno emérito mientras otro usurpa su lugar.



MARIANA
14 JULIO, 2015 EN 9:22 PM

Me gustaría hacer una pregunta al Padre JOSEPHMARYAM ...  más me confundo... pero realmente no sé ....

La pregunta es esta: ¿Por qué obligaron al Santo Padre Benedicto XVI (mi querido Papa) a renunciar ...? que fue lo que él hizo ..? que.motivos tenían para exigir su renuncia ...?

Claro ... que por la enfermedad no fue ... pues continua lúcido, inteligente y orante. Para mí ... un misterio eso. Perdemos su presencia ilustre y fiel a Dios en nuestra iglesia ... y estamos casi obligados a asistir diariamente a los "espectáculos" de un .... payaso !!! Eso es triste!

Gracias.




RESPONDER
Padre: josephmaryam
15 JULIO, 2015 EN 3:51 AM

¿Por qué Adán pecó teniendo todos los dones de gracia y de Gloria?
¿Por qué los hombres pecan haciendo renunciar al que tiene las llaves del Reino de los Cielos?
Porque los hombres no quieren obedecer a Dios, a su ley.
Por su orgullo: se ponen por encima de toda Autoridad Divina para ser ellos autoridad.
¿Por qué?
Porque quieren ser dioses.
Y no hay otra razón. Y pondrán miles de razones para aplacar a las masas.
Pero sólo hay una razón: el maldito pecado de orgullo y de soberbia, que se renueva cada día, después que Adán pecó.
Es el Misterio del Mal.
No quieren un Papa que les hable de la verdad; quieren su maldito, que haga su política y su negocio en la Iglesia.
Y no hay más razones.
Es el grito del no te serviré.
«Por mucho que te laves con nitro, por mucha lejía que emplees, siempre verán mis ojos la suciedad de tu depravación» (Jer 2, 22).

Es la profunda degradación del hombre. No buscan a Cristo en Su Iglesia. Se buscan a sí mismos para levanter su propia iglesia.
Quieren ser como Cristo en su pensamiento humano, en la perfección de la maldad que habita en su inteligencia.
Quieren ser más que Él. Quieren perfeccionar la obra de Cristo, cuando ésta es perfectísima, no admite más perfección.
Y dicen a un payaso: tú eres mi papa.
Y dicen a la estructura de iglesia que están levantando: tú me haces vivir. Tú haces posible que mis pecados sean el norte de mi vida. Tú posibilitas que nadie me juzgue por mis pecados. Yo y mis pecados son el valor de mi existencia. Hagamos de mis pecados la ley que todo el mundo tenga que cumplir.
Es el Misterio del mal.
Hay hombres que han nacido para destruir la verdad. Que viven para destruir la Iglesia.
Si no entienden esto, entonces no pueden comprender sus vidas.
No vivimos en el cielo, sino en el primer escalón del infierno.
La vida se ha dado para batallar, día a día, contra los hombres endemoniados, que se visten de sacerdotes y de Obispos, con el único fin de que la gente les dé culto.

Hay que luchar en contra de esos hombres, que han tomado Roma para hacerla maldita. Que han hecho renunciar a un Papa para perseguir a los verdaderos católicos, a las almas que buscan la verdad en sus vidas para encontrar el sentido divino de su existencia.
Todos se han rebelado contra Dios. Y todos siguen en su rebeldía, alimentándose diariamente de sus pecados de rebeldía.
Y no hay castigo del cielo que les haga aprender, que les haga arrepentirse.

Viven para condenar a las almas.
Viven para condenarse ellos mismos.

Han vivido sus sacerdocios para desobedecer a los Papas.
Han vivido sus ministerios sacerdotales para obrar la desobediencia al Papado.
Han vivido su rebeldía hasta conseguir hacer renunciar al Papa.
Han vivido y viven para eso: para destruir a Cristo y a su Iglesia.
Y a la gente le cuesta entender que exista una jerarquía así.
Es una jerarquía habituada en los caminos del crimen, de la rebelión, de la desobediencia, del orgullo.
Es una jerarquía que vive como sepulcros blanqueados. Todo el día se dicen a sí mismos: somos inocentes, somos justos, somos buenos, somos santos, somos perfectos. No hemos pecado, hacemos las cosas bien.
Cuando dan un discurso a la gente, enseguida se llenan la boca de que son muy pecadores y de que Dios ha tenido misericordia de ellos. Pero cuando dejan de hablar a la gente, con sus obras maldicen a Dios y a toda la Iglesia.
Es el misterio del mal que muy pocos católicos quieren profundizar.
Prefieren estar con un payaso; limpiarle sus babas cada día; defenderlo de aquellos que lo atacan.





Petros
15 JULIO, 2015 EN 11:21 AM

Está muy interesante esto que Ud dice. Por desgracia le tengo dos noticias:

1- La renuncia del Papa Benedicto XVI fue autentica
2- Aunque a priori se haya elegido a Bergolio como Papa; el Cónclave lo ratificó.

Yo no soy católico, soy Ortodoxo Tradicional; por ende considero que Roma incluso está alejada de la verdad apostólica desde el CISMA. Sin embargo soy conocedor del Derecho Canónico Romano y le puedo asegurar que esta elección es legítima, por ende se tendrá que “bancar” al Papa argentino gústele o no le guste.

RESPONDER
Padre: josephmaryam
15 JULIO, 2015 EN 11:53 AM

¡Dios qué gran ignorancia de la ley de Dios!
¡Qué orgullo!
¡Qué soberbia!
¿Quién pone un Papa: los Cardenales o el Espíritu Santo?
¿Para poner un Papa hay que regirse por la ley de la gracia o por la ley canónica?
¿Sabe responder a esto?

Le tengo dos noticias:

1. La renuncia del Papa Benedicto XVI no fue verdadera. Fue inválida.

Si no se lo cree, siga con su pensamiento humano.
Ha quedado demostrado las irregularidades del Cónclave, por las cuales se hace nula la elección de Bergoglio como papa.
Ha quedado demostrado que existió todo un complot para derrocar al Papa Benedicto xVI, que sigue reinando, para poner a un impostor, a un usurpador.
Ha quedado demostrado que el Papa Bendicto XVI solo renunció al gobierno en Roma, pero no al Papado.
¿Usted sabe derecho canónico y no sabía estas tres cosas?
¡Es usted un idiota!
Ha quedado demostrado que Bergoglio es un hereje.
Es así que un hereje no pertenece a la Iglesia Católica. Luego, Bergolgio no es papa.
Ha quedado demostrado que Bergoglio no está en las profecías sobre el Papado.
Ha quedado demostrado que el magisterio de la Iglesia Católica, auténtico e infallible, anatematiza a Bergoglio.

Dejen de poner frases sin argumento.
Frases que indican su soberbia y su orgullo porque no saben de qué están hablando.

Es usted ortodoxo: siga en su cisma. A nosotros ni nos va ni nos viene su opinión, su juicio soberbio y orgulloso.
El Cónclave, es decir, el conjunto de Cardenales, el conjunto de hombres, muchos de ellos herejes, apóstatas y cismáticos, ratificó a su hombre. Pero el Espíritu Santo no pudo ratificar lo que hicieron los hombres.
Hablen con propiedad. Dejen de hablar sus babosidades.

El Espíritu Santo NO PUEDE PONER A UN HEREJE COMO PAPA. Esto es la ley de la gracia. ¿Sabe lo que es la ley de la gracia? No es la ley canónica. ¿Sabe que la Iglesia solo se fundamenta en la ley de la gracia? ¿No lo sabe? Entonces, ¿por qué habla? ¿Por qué no se calla su estúpida boca?
En la ley canónica, en el Cónclave, no pudo darse la ley de la gracia. Y un hombre sin la gracia, sin el carisma de Pedro, sin el Espíritu de Pedro, nunca es Papa, por más que lo elijan los hombres.
No es la ley canónica la última palabra en la elección de un Papa. Es siempre la ley de la gracia. Es siempre la voluntad de Dios. Es siempre la Mente de Dios la última Palabra en la Iglesia.
¿Comprende este punto?
¡Qué va a comprender!
Sólo le interesa su babosidad intelectual. De ella vive.

Como todo esto, en su iglesia ortodoxa, le trae sin cuidado, porque allí son todos unos apóstatas y unos cismáticos, aparte de vivir en la herejía, porque no se someten a los dogmas de la Iglesia Católica, entonces usted habla como los idiotas que les trae sin cuidado ni Cristo ni su Iglesia. Sólo buscan en el Papado a un líder politico, a un empresario, para así estar a gusto con su conciencia, llena de tibieza espiritual, abierta a todas las opiniones del mundo, pero incapaz de poseer la verdad en su mente.

Por eso, es usted un sepulcro blanqueado: viene diciendo “muy interesante lo que dice“, pero es más interersante las noticias que le tengo.
Fariseo, hipócrita, charlatán, basurero del demonio, adorador de la mente del hombre, vividor de su pecado.
No venga a engañar con sus palabras baratas y blasfemas. No se pase de listillo.

Aprenda a discernir las cosas de la Iglesia, que no son como las del mundo.
Y cállese la boca que, como usted, está la Iglesia y el mundo: lleno de charlatanes de su propio pensamiento humano.

Lo que hay que aguantar de la gente.




Madre
15 JULIO, 2015 EN 4:26 PM

Y ¿ cómo cree la gente que va a ser elegido el Falso Profeta?, obviamente tendrá que ser elegido por los cardenales y en un cónclave con toda la apariencia de normalidad para no levantar sospechas y engañar en lo posible a todos, o acaso creen que lo van a elegir de otro modo y diciendo ¡ahora, vamos a elegir al falso profeta!; incluso el mismo Bergoglio con todas sus herejías y apostasías sigue engañando a gran número de personas justamente porque se han fiado de los señores cardenales y de su cónclave, no son capaces de ver más allá.


RESPONDER
José Sarto
15 JULIO, 2015 EN 6:24 PM

El problema para los que quieren seguir a Benedicto XVI como Papa verdadero, es que él nos dice que el Papa es Bergoglio. ¿Cómo reconocerle si no asume lo que es?

RESPONDER
josephmaryam
15 JULIO, 2015 EN 7:21 PM

Él oficialmente, como Papa, no ha pedido la obediencia de la Iglesia a Bergoglio. Él sólo ha dicho que él, por su cuenta, obedece a Bergoglio.
Luego, se está en comunión espiritual con Benedicto XVI.
Su pecado de obediencia a Bergoglio no anula su Autoridad Divina ni el sometimiento de los fieles a Benedicto XVI.
Sepan discernir entre la vida espiritual del Papa y su enseñanza como Papa en la Iglesia.
Benedicto XVI NO ENSEÑA a obedecer a Bergoglio. No lo enseña como Papa. No lo enseñó en su renuncia. Su renuncia fue el último acto oficial como Papa.
Lo puede decir privadamente. Y lo que es privado en un Papa no pertenece a la Iglesia, no indica obediencia de los fieles al Papa.

Estas cosas son la base de toda la Iglesia. Y muy pocos católicos tienen claro esto.
Ni saben lo que es la obediencia a un papa, ni saben cuándo el papa habla enseñando, ni saben cuándo el papa habla de su vida espiritual particular, privada.
Y ustedes se hacen un lío impresionante. Y es culpa de ustedes.

El Papa Benedicto XVI ya no puede asumir el Papado en cuanto al gobierno, porque ha sido usurpado. Puede seguir enseñando, recibiendo gente, etc.. Y ahí puede actuar como papa o como persona privada. Depende de la intención del Papa. Él asume el Papado en cuanto al Poder Divino que posee como Papa.

Él sigue teniendo la potestad divina. Y eso no cambia. Pero él tiene que ser muy prudente en esta situación de usurpación. Cuanda habla o cuando recibe gente, tiene que actuar de otra manera, escondiendo su verdadera intención.

Dios sólo pide la comunión espiritual con el Papa Benedicto XVI. No puede pedir una obediencia a su gobierno, porque ya no puede gobernar. No pide una obediencia plena al Papa Benedicto xVI.
En esa comunión espiritual está todo lo que se debe a un Papa: respeto, reverencia, obediencia, unión con sus intenciones, etc… Pero sabiendo que no es plena, porque ahora quien guía a la Iglesia no es el Papa Benedicto XVI, sino la Cabeza Invisible, Jesucristo. Ahora, la plenitud de la obediencia se da en Cristo, no en el Papa, no en la Cabeza Visible de la Iglesia.

Deben permanecer en comunión espiritual con el Papa Benedicto XVI, pero bajo Cristo como Cabeza.
Y entonces la plenitud de la obediencia al Papa se consigue en la obediencia al Espíritu de Cristo.

Por eso, si ustedes no son auténticamente espirituales no van a saber escuchar la voz del Espíritu de Cristo, y no van saber moverse en esta situación de usurpación en la Iglesia.

Ya no pueden obedecer en plenitud al Papa Benedicto XVI: no deben caer en este error. Si buscan la plenitud entonces buscan que el Papa Benedicto XVI gobierne de nuevo la Iglesia, como antes. Y esto es un error.

El Papa Benedicto xVI ya no puede gobernar la Iglesia como antes: su renuncia se lo impide. La Iglesia ha pasado al Reino de Dios, no permanence en la Jerarquía. No está en Pedro.

Sin embargo, Benedicto XVI puede seguir guiando a la Iglesia en lo que Dios quiera, en lo que Cristo, como Cabeza Invisible, le ponga. Porque sigue siendo el Papa, con su autoridad divina; pero no puede ejercer (en el gobierno) esa autoridad divina, por la usurpación del Trono. En esa usurpación, es Cristo el que lo gobierna todo en la Iglesia con su Espíritu. Y ese gobierno es pleno, absoluto; y en él no se mete ningún hombre.

Cristo, en su gobierno, pedirá al Papa Benedicto XVI que guíe a la Iglesia, que marque el camino de la Iglesia, cuando llegue el momento. Los que estén en comunion espiritual con Benedicto xVI lo seguirán como Papa. Los que no estén en comunión espiritual lo dejarán a un lado, porque no son capaces de ver la obediencia que todavía se le debe al Papa Benedicto XVI.

Todo es muy sencillo: Benedicto XVI sigue siendo el Papa. Pero la plenitud de la obediencia es a Cristo, no al Papa. Ya no pueden obedecer a ninguna jerarquía en plenitud.

Este es el punto que a ustedes, laicos, les cuesta entender.
Si no hay plenitud en la obediencia al Papa, tampoco la hay en la obediencia a la demás jerarquía. Porque es Cristo quien guía a cada alma en su iglesia. Cada alma. Las almas ya no están vinculadas a una jerarquía.

Es más, los laicos tienen la obligación de orar y hacer penitencia para que la jerarquía despierte de su sueño y salga de toda esa situación de condenación en la que viven.
Mientras ellos sigan obedeciendo a un hereje, las almas quedan libres de toda la Jerarquía. Sólo se obedece a lo que es verdad. En lo demás, ya no hay obediencia.


 


¡Viva Cristo Rey y la Virgen de los Dolores!
15 JULIO, 2015 EN 11:13 PM

ORTODOXIA CATÓLICA

LA CATÓLICA Y CON TODA la fe apostólica ortodoxa ..una
-LA HEREJÍA NO SE PROPONE, NI SE SOPESA; SE COMBATE.
•“Toda la autoridad se pervierte y desnaturaliza (se deslegitimiza) al ejercerse impugnando la justicia y la verdad, para lo cual fue instituida”.

-DISPOSICIONES CANÓNICAS:

•”No se puede contar entre los cismáticos a quienes rehúsan obedecer al Romano Pontífice por considerar su persona sospechosa o, teniendo en cuenta los rumores en circulación, de dudosa elección”. (F.X. WERNZ P. VIDALl – Ius Canonicum, 7:398, 1947).
•”Ni alguien es cismático por negar la sujeción al Romano Pontífice por tener dudas sólidamente fundamentadas concernientes a la legitimidad de su elección o de su potestad”. (DE LUGO, Disputationes Scholasticae et Morales, De Virtute Fidei Divinae, disp. xxv, sect. iii, nn. 35-8).

• SAN Bernardo de Claraval:

“EL QUE, POR OBEDIENCIA, SE SOMETE AL MAL, ESTÁ ADHERIDO A LA REBELIÓN CONTRA DIOS Y NO A LA SUMISIÓN DEBIDA A ÉL”.

•SAN VICENTE FERRER:

“Es muy peligroso para el alma cristiana adherirse como a papa al que no lo es; el falso papa es como “un dios extranjero en este mundo, un ídolo, una estatua, una imagen ficticia de Cristo”. La responsabilidad es mayor para el que tiene autoridad o ciencia, pero alcanza a todo cristiano”.

•SAN ROBERTO BELARMINO:

«Tal como es lícito resistir al Pontífice que agrede el cuerpo, también es lícito resistir a quien agrede las almas o quien altera el orden civil, o, sobre todo, a quien intenta destruir la Iglesia. Digo que es lícito resistirlo, no haciendo lo que él ordena y evitando que se ejecute».

•SANTO TOMÁS CAYETANO, O.P. (1469-1534) Teólogo y Cardenal:

“Adherirse a un falso obispo de Roma es estar fuera de la comunión con la Iglesia “.
Señala que el famoso axioma “Ubi Petrus, ibi Ecclesia” (Donde está Pedro está la Iglesia) es válido sólo cuando actúa y se comporta como un Papa, porque Pedro está sujeto a los deberes de la Oficio, de otra manera, tampoco ni la Iglesia está en él, ni él está en la Iglesia.

•SAN CIPRIANO (200-258):
“Quien se adhiere a un falso papa o antipapa se adhiere a un falso cristo”.

•SAN FRANCISCO DE SALES (1567-1622) OBISPO Y DOCTOR DE LA IGLESIA:

“Ahora bien, cuando el Papa es explícitamente hereje, cae ipso facto de su dignidad y fuera de la Iglesia…”

•SAN ATANASIO, PADRE Y DOCTOR DE LA IGLESIA CATÓLICA:
“Ellos PRETENDEN representar a LA IGLESIA pero en realidad, ellos mismos se han salido de ella y se pierden. Aunque los CATÓLICOS fieles a la TRADICIÓN se reduzcan a un puñado, ellos son la VERDADERA Iglesia de Jesucristo…”.


José
16 JULIO, 2015 EN 9:03 AM

Así que para creer que Francisco no es Papa hay que creer que estamos en el fin de los tiempos y además ser milenarista…Aviados estamos, dirían los españoles.

RESPONDER
josephmaryam
16 JULIO, 2015 EN 10:17 AM

¡Esta es la estupidez de muchísimos católicos!
¡Esta es la incredulidad de muchísimos católicos!
¡Este es el fariseísmo de muchísismos católicos!
¡Esta es la hipocresía de muchísimos católicos!
¡Estos son los sepulcros blanqueados en que se han convertido muchísimos católicos!

Y católicos con años de teología.
Y católicos que se la saben todas.

Y católicos que sólo buscan la hermeneutica del lenguaje, pero que se olvidan de la vida espiritual de la Iglesia.

Son católicos que miden la Iglesia con sus estúpidas mentes humanas, con sus inteligencias cerradas en lo oficial.
Y se paran en esto: como los Cardenales han elegido a Bergoglio como papa, entonces Bergoglio es oficialmente Papa.
Esta es la estupidez y la idiotez de tantísimos católicos.

Son estúpidos: viven su fe de la palabra y de la obra oficial de la Jerarquía. Ven la Iglesia desde Roma, pero no desde Dios.
Y son idiotas: viven su vida espiritual conforme a su medida humana. Como no saben discernir espíritus, no tienen ni idea de lo que es eso; si les hablan de espíritus, enseguida sacan a Santa Teresa y San Juan de la Cruz para negar toda revelación privada. Porque, claro, la Iglesia es lo que diga Roma. Punto y final.

Y entonces argumentan: para creer que Francisco no es papa hay que creer que estamos en el fin de los tiempos.
¡Esta es la idiotez más grande en todos esos católicos!
Son más brutos que los brutos.
¡Animales!
¿Para qué tenéis la inteligencia?
¿Para poner en un comentario la idiotez de vuestros estúpidos razonamientos?
La gente ni quiere ni sabe pensar en la verdad. Son como Pílatos: ¿Qué es la verdad? Y se quedan en su necio pensamiento humano.

Para creer que Bergoglio no es papa, hijo mío, ve a sus claras herejías. Y aplica lo que dice la Iglesia sobre un hereje.
Pero, ¡qué animales que son todos los católicos!

Bergoglio es hereje: ahí están las herejías para los que quieran entender quién es Bergoglio.
Es asi que un hereje no pertenece a la Iglesia católica.
Luego, saquen la conclusion: Bergoglio no es papa.

¡Brutos! ¡Brutos! ¡Brutos!
¡Qué gente más inculta!
¡Qué gente más ignorante!
¡Qué gente más estúpida!

Si no cree que estamos en el fin de los tiempos, entonces aplica lo que dice el magisterio de la Iglesia sobre los herejes.
¿Esta usted en la Iglesia católica y desconoce el magisterio auténtico e infallible de la Iglesia?
Usted es un sinverguenza que viene aquí a vomitar su blasfemia y a quedarse como el sabelotodo.
Usted se escandaliza, como los fariseos e hipócritas, de lo que dicen los profetas de Bergoglio, y no se escandaliza de las herejías que cada día ese idiota habla en la Iglesia.
¡Fariseo, hipócrita, sepulcro blanqueado!
Usted se escandaliza de la Virgen María que en Fátima profetizó dos Papas en Roma y no se escandaliza de lo que han hecho los Cardenales al obligor a renunciar al Papa Benedicto XVI.
¡Qué católicos más sinverguenzas hay en la Iglesia!

Todos estos católicos, superinteligentes porque no creen en el fin de los tiempos, hacen del Papado una rifa: ¿Quién cree usted que es Bergoglio? ¿Quién cree usted que es el Papa?
El Papado se ha convertido en una rifa, pero no en una verdad divina.
Ahora, hay que someterse a Bergoglio porque oficialmente ha sido elegido. Pero como no gusta, porque dice herejías, en vez de atacarlo y decir que no es papa, hay que mantenerlo porque hay que creer en la palabra oficial de la jerarquìa para ser iglesia. Así piensan ilustrísimos católicos. Son sólo unos babosos de su propia mentira. Gente si fe. Gente de mente dura, de juicio propio.

A esto se dedican ilustres católicos, con años de teología, que no tienen ninguna fe. Sólo son charlatanes de su propio pensamiento humano. Su verborrea. Y están contentísimos con su estúpida verborrea.
En vez de dedicarse a atacar las herejías de Bergoglio; se dedican a lavarle las babas, a buscar una excusa para decir que Bergoglio es papa.

Y esto va a ser la condenación de tantísimos católicos, de ilustrísimos católicos, que no acaban de creer, porque están colgados de su necio pensamiento humano.

¡Cuántos católicos que viven ya condenados, en camino de condenación! Y quieren vivir así. Y hacen lo posible para que los demás lo sigan en sus pensamientos humanos.




martín
16 JULIO, 2015 EN 12:58 PM

Hola Padre quiero hacerle una pregunta .
La consagracion como se toma por invalida. Y otra pregunta hace unos dias atras le pregunte al Padre que esta en mi pueblo ,por que se recibe a Dios en la mano ya que es un pecado grave , el me dijo que se puede recibir en la mano , en la boca y de rodillas , el me dijo que sigue lo que se dice en el vaticano. Esto es válido para un laico .Espero su respuesta Padre que Dios siempre lo bendiga.

RESPONDER
Padre: josephmaryam
16 JULIO, 2015 EN 4:21 PM

Sobre la renuncia del Papa Benedicto XVI:

No renunció al Papado, sino al gobierno en Roma:


Sobre el team Bergoglio:



Sobre las irregularidades del Cónclave:


En cuanto a la comunión en la mano, es un pecado grave hacerlo y permitirlo.

La Iglesia no enseña a comulgar en la mano: no está en su magisterio auténtico e infalible.
Ha sido el magisterio errado de los Obispos y sacerdotes que no creen en la Iglesia lo que se ha impuesto.
Ese sacerdote sigue al Vaticano, pero no al magisterio auténtico de la Iglesia.
Este es el error de mucha jerarquía, que no sabe discernir la verdad.
Y tanto para el laico como para la Jerarquía hay sólo obediencia al magisterio auténtico e infallible. No hay obediencia a todo lo que viene del Vaticano.
De Roma vienen muchas cosas que no son de la Iglesia.
Si no tienen claro estas cosas, entonces se pierden en el lenguaje oficial del Vaticano que, por sí mismo, no es Iglesia, que no hace la Iglesia.
No hay que seguir la oficialidad. Hay que conocer lo que me están diciendo y discernirlo. Este es el error grave de muchos católicos que se tragan todo de la Jerarquía y que son engañdos por ésta.




arturo
17 JULIO, 2015 EN 2:50 PM

2 tesalonisenses 2:11
Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad.

Padre, ¿Cómo debemos entender este pasaje?
¿Que significa “poder engañoso”? Puesto que Dios no miente, ¿Cómo puede enviar un poder engañoso? ¿Se referirá al engaño que sufre hoy la iglesia por bergoglio y sus secuaces?

RESPONDER
Padre: josephmaryam
17 JULIO, 2015 EN 4:25 PM

Dios envía Su Justicia siempre en la obra del demonio.

 El demonio tiene la misión de obrar la Justicia de Dios.

Dios castiga a través del demonio, a través de los hombres malos, pecadores.

Nada se mueve en la Creación sin que Dios lo quiera o lo permita. Y Dios permite las obras del demonio y de la jerarquía blasfema para aplicar Su Justicia.

Si los hombres quieren vivir condenados, entonces ahí tienen a Bergoglio para que vivan así en sus vidas humanas y ya no puedan salvarse.

 Cada uno merece de Dios lo que busca en la vida. Y si se busca la maldad, eso se tiene de Dios. Y Dios lo da a través del demonio. Por eso, Dios les envía un poder engañoso, una Justicia Divina, en la cual ya no pueden salvarse. Es lo que ellos han querido y buscado en la vida de la Iglesia.

Todo es sencillo para los sencillos.

Por eso, no pidan por Bergoglio y demás, porque ya viven su condenación en vida. Esto es lo que mucha gente no acaba de entender, porque han anulado la Justicia de Dios.

Ya Dios no castiga, no condena, sino que siempre es misericordia. Esta es la blasfemia que se vive en Roma y en todas las parroquias del mundo.

arturo
17 JULIO, 2015 EN 8:49 PM

Gracias, padre. Que Dios lo proteja y lo guarde.




nicolás sencillo
21 JULIO, 2015 EN 8:27 AM

P. Josephmaryam:

Admito que a estas alturas tal vez poca importancia tenga ya lo que voy a decir, pero aun así me gustaría preguntarle a usted lo siguiente.

A propósito de este mismo post:

Usted informa de que en el cónclave del 2005, la jerarquía relativista y masónica infiltrada ya tenía a su candidato, a Bergoglio,que finalmente no salió elegido.

Vale. Y he aquí la pregunta acaso “de poca importancia”:a ese cónclave entró también como posible papable -aunque ya casi no entraba en las quinielas como favorito- el cardenal italiano Carlo Maria Martini, jesuita,arzobispo de una diócesis tan importante como la de Milán, biblista prestigioso, etc. Según su punto de vista, ¿también el cardenal Martini entraba en el grupo de los cardenales “preferidos” por la jerarquía masónica y relativista que ya apostó claramente por Bergoglio?

Gracias. Dios le bendiga.

RESPONDER
Padre: josephmaryam
21 JULIO, 2015 EN 2:34 PM


El Cardenal Martini siempre ha sido papable, el hombre ideal para los masones. Y, por eso, siempre se ha temido su elección en un Cónclave. Era un falso Cardenal que seguía las ideas que el maldito que gobierna la Iglesia en la actualidad manifiesta.

El Papado ha sido una política durante cincuenta años.

 Y muchos se escandalizan de esto. Muchos creen que se encierran hombres santos en un conclave para elegir a un santo.

En la Jerarquía todos nos conocemos. Y sabemos de qué pie cojeamos. Todos conocían a Bergoglio y a Martini. Todos conocían a Raztinger.

Cuando murió Juan Pablo II, todos temíamos que Martini fuera elegido. Dentro de la Iglesia, en la Jerarquía, ya vivíamos el desastre en la Cabeza. Y sabíamos cómo era la cosa en un Cónclave. Así que cuando salió Ratzinger, todos respiramos, pero por poco tiempo.
Raztinger era un hombre muy inteligente, que conocía el estado de la Curia. Pero no era espiritual.

Raztinger es un hombre que ha conquistado la fe a base de dejar muchas inteligencias erradas. Por eso, él conoce muy bien a todos los herejes que gobiernan Roma.
Raztinger era débil en el Espíritu; con fe, pero sin tener la fuerza espiritual necesaria para combatir la Curia.
Por eso, una vez que renuncia Benedicto XVI, era claro el desastre que venía a la Iglesia. Sólo quedaba Bergoglio. Y ése iba a ser el elegido.

Raztinger tuvo que hacer política con esos dos candidatos: Bergoglio y Martini. Candidatos opuestos a él.
Y hacer política en un Cónclave supone muchas cosas que la gente no entiende.
Sin embargo, en la política de los hombres, en las ideas y obras de los hombres, Dios seguía guiando a la Iglesia. Y sin importar la política, Dios pone Su Papa verdadero y legítimo.
La Iglesia terrenal está un mundo sin Dios, en el primer escalón del infierno. Y, por eso, hay papas para cada tiempo y cada circunstancia. Y esos papas pueden ser pecadores, pero nunca herejes.

El Cardenal Martini era el preferido, por encima de Bergoglio, por los masones. Era más inteligente y tenía presencia en el gobierno. Bergoglio es solo un idiota, que le gusta vivir la vida y besar los traseros de los demás.











LA SANTA BIBLIA FUE HECHA POR LA SANTA IGLESIA CATÓLICA............DAR CLICK EN LA IMAGEN

PADRE NUESTRO TU QUE ESTAS EN LOS QUE AMAN LA VERDAD

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES

DAR CLICK EN LAS IMÁGENES
DEVOCIÓN PRECIOSA SANGRE, LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE

DAR CLICK EN LA IMAGEN: TERCEROS VIERNES DE MES  DEVOCIÓN DE LA PRECIOSA SANGRE
LA DEVOCIÓN MÁS GRANDE DE NUESTRO TIEMPO